MISCELÁNEA

Películas:
Mamá
04 de Marzo de 2013 por Lluis Puig 2714 lecturas
Ir al cine en febrero nunca es buena idea, el nivel de la cartelera es proporcional a lo poco holgados que estamos después de Navidad. Así que a nadie le extrañe que Mamá se marque un nº1 en las dos orillas del charco.

Director: Andrés Muschietti
Guión: Andrés Muschietti, Neil Cross, Barbara Muschietti
Reparto: Jessica Chastain, Nikolaj Coster-Waldau, Megan Charpentier, Isabelle Nelisse, Javier Botet.

Nota: 50

Ciertamente España tiene algunas cosas dignas de estudio, una de ellas es la facilidad para hacer un producto concreto de cine de terror. Quizás endiñar a la gente una casa y que con el paso del tiempo esta acabe provocando en un terror insufrible (en el mejor de los casos) es un hecho que nos es tremendamente familiar. Otro caso digno de estudio, y este ya ocurre fuera de nuestras fronteras, son esas extrañas oportunidades que se les da a directores noveles. Bueno, Andrés Muschietti no es un jovenzuelo, pero sorprende la apuesta que Benicio del Toro hace al adoptarle. Muschietti solo parte de un par de cortos, el último es simplemente un ejercicio de estilo del que saldría el largometraje Mamá. No quiero confundir al personal, pues más allá del enchufe el ojo de Del Toro es bueno y el talento de Muschietti interesante.


La historia empieza como un tiro, y las primeras secuencias de convivencia de las niñas con la pareja protagonista están bien resueltas. Aún así Muschietti falla. La película contiene dos suspenses: el primero y más evidente es saber cuando el elemento paranormal empezará a armar jaleo, el segundo (y sobre el que se sustenta media película) consiste es saber si existe ese elemento paranormal, y si existe, saber qué narices es. Pues se podría decir que media pelicula se tira al retrete, pues a los tres minutos ya nos han desvelado una incógnita. ¿De que nos sirve jugar al gato y al ratón, por no hablar del personaje del psicólogo, cuando ya sabemos que ha pasado en la casa del bosque durante esos 5 años?



Mamá tiene otro grave problema y lo arrastra durante todo el metraje. No sabe que tipo de película es, no se decide. Hay fases en las que Mamá recuerda los mejores momentos de algunos trabajos de James Wan. Sabe crear una tensión que no aburre al público palomitero (Insidious) y por otro lado consigue plantar a los personajes en una soledad desesperante, sin ninguna ayuda posible (Saw). En algunas fases uno se pregunta que hubiera hecho Wan con este material, pues muchas cosas se le pueden achacar a este director, pero efectista lo es un rato. La secuencia de la cámara de fotos (recurso utilizado en las dos películas mencionadas) es el ejemplo que cierra este circulo. 


Vale, hasta aquí teníamos una película de casas encantadas regular, pero es que el último acto te deja el culo torcido. En una extraña y mal ejecutada sucesión de acontecimientos, los protagonistas vuelven a unirse y es entonces cuando Mamá abandona el terror psicológico y se agarra a la... ¿Fantasía gótica?. Pues sí, Tim Burton firmaría el final e incluso parece que Danny Elfman se adueña de la banda sonora. Todo resulta muy confuso, tan confuso que aún no sé como me ha gustado, resulta incluso emotivo, bonito por momentos. Esta es la gran virtud de Mamá, te deja un buen sabor de boca, pero son solo los postres. Los demás platos son precocinados.


Por cierto, nos la intentarán colar con que Jessica Chastain es la típica punkarra, pero todos sabemos que parece salida de un concierto de metalcore aberroncho.

 

  


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • #2
    USER_AVATARel 9 de Mayo de 2013
    krowcuervo
    Eso de Metal Core Aberroncho me suena.
  • #1
    USER_AVATARel 5 de Marzo de 2013
    Missa
    Brutal la ultima frase del analisis.


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


RockZone - Ya disponible el número de Diciembre