MISCELÁNEA

Películas:
La noche más oscura
27 de Febrero de 2013 por Lluis Puig 2929 lecturas
No son buenos tiempos para el revisionismo histórico, sobretodo si hablamos de sucesos muy recientes. La conspiración y la mentira gubernamental están a la orden del día, solo los patriotas, los manipulados o los necios pueden defender ciertas versiones que se han dado de muchos hechos. La muerte de Bin Laden no es el mayor ejemplo, pero si el que cierra una etapa.

Directora: Kathryn Bigelow
Guión: Mark Boal
Reparto: Jessica Chastain, Joel Edgerton, Taylor Kinney, Kyle Chandler, Jennifer Ehle, Mark Strong

Nota: 85

En Tierra Hostil entusiasmó a pocos y dejo frío a muchos. Defender esa película es difícil y la tirria que se gano Kathryn Bigelow gracias a la sobrevaloración del film quizás no fue justa. Al fin y al cabo no tiene la culpa del mal gusto de la academia. Así pues, las expectativas con La noche más oscura eran más bien bajas. Y donde más bajas son las expectativas más altas son las sorpresas. La noche más oscura es una película brillante, que sin llegar a ser genial es impecable y el mejor trabajo realizado sobre la lucha contra el terrorismo. 



Ya no es solo la magnitud de la sorpresa, es la dificultad del reto. La temática que maneja Bigelow es carne de pifia monumental, de aburrimiento patriótico. Y allí reside una de las  victorias del film, en La noche más oscura no hay una escala de valores preconcebida, nosotros la creamos. Torturas inhumanas, muertes de inocentes, operaciones secretas en suelo extranjero... el abanico de guarradas que se marca la C.I.A. es largo y variado. Pero el punto de vista es lejano, a Bigelow no le da morbo eso, pasa del tema, lo muestra y a otra cosa. En La Noche más oscura los protagonistas son simples hormigas, gente corriente que ha de cumplir su trabajo. Profesionales que entienden la magnitud de su cometido. Aunque eso si, solo Maya (Jessica Chastain) se lleva el trabajo a casa. Renuncia a una década de su vida para cazar al hombre más buscado del planeta. ¿Recompensa? ninguna, pero es su compromiso, su implicación moral con la causa lo que consigue que el espectador entienda la importancia del asunto. Es una especie de simbiosis, pues la búsqueda de Bin Laden es un asunto capital para cualquier estadounidense que ha sido bombardeado con publicidad terrorifica. Para cualquier ciudadano que ha focalizado sus temores en dos palabras, Bin y Laden


La otra victoria es sencilla, hablamos de puro ritmo y suspense. Estamos delante de un manual de como hacer ciertas cosas bien. Todo el mundo sabe como acaba la historia, aún así la tensión es asfixiante, y no para de crecer y crecer... incluso en los típicos bajones que proponen estas películas (siempre hay un paso en falso, un tropiezo que te hace perder la esperanza) La noche más oscura aprovecha eso y sigue creciendo, no mete ningún bajón. Cuando justo estamos apunto de acomodarnos explota una bomba, acontece un tiroteo, se pierde una pista... se encuentra una de nueva... guión inmaculado, timing preciso.




El rigor con la historia también se las trae. Hablar de rigor en estos casos es difícil, pues nunca sabemos que es verdad y que es mentira. Lo que si podemos valorar es como se ha tratado el tema y como recibe el espectador la información. Eludir el lanzamiento de Bin Laden al océano era estrictamente necesario (esto podría ser un spoiler, pero es que llegarán los créditos y estaréis tan sumergidos que ni os acordaréis), pues es una anécdota tan o más chistosa que la de Sergio Ramos tirando la copa desde el autocar. Otra muestra más de que a Bigelow no le interesa ese frente. Pasa de las polémicas y de las banderas. Y hablando de banderas, creo que salen más banderas estadounidenses en la campaña publicitaria que en la propia película. Cualquier interesado en geopolítica disfrutara con los muchos detallitos que va soltando la película. La tensión hacía el final es alta, pero si entiendes completamente la operación, de donde salen de Afganistán, hacía donde parten de Pakistán, que papel tiene este país en todo el conflicto... vamos, te dan ganas de aplaudir al comando SEAL por los cojones que le ponen.


Y aquí llegan, el comando SEAL. Mucho se ha hablado del último acto de La noche más oscura, y mucho se hablará. Se dice, se comenta, que la pelicula en un inicio no acababa con el asalto al fortín de Bin Laden, pero que la sorprendente captura del terrorista hizo cambiar el guión y decidieron añadir el último acto. El cine tiene estas virtudes, cuando las cosas se van más de madre es donde salen las grandes obras. La secuencia en sí no deja de ser un asalto del que ya sabes como acabará. Pero la ausencia de música, de emotividad y épica le dan un tono nunca antes visto. La fotografía consigue algo increíble, nos sitúa en plena noche y permite que lo veamos todo sin ayuda de luces artificiales. Estamos ante media hora de colofón final que le da a la película otra dimensión, aún chocando con toda la estructura del guión. Una recompensa para el espectador.



Zero Dark Thirty vendría a significar “media hora después de medianoche”, más o menos. Los traductores españoles se les va la mano demasiadas veces, pero empiezo a pensar si será una de esas traducciones libres tan brillantes que poquísimas veces nos han dado. No se si ponerla a la altura de Centauros del desierto y Jungla de cristal. La cuestión es que La noche más oscura tiene su punto álgido, curiosamente, en la noche más oscura, los instantes anteriores a la tempestad.


Allí esta Maya, en mitad de Afganistán, la luz escasea, los focos deslumbran, los SEAL se preparan, los helicópteros echan a volar y la arena lo cubre todo. Las cartas están echadas y ya no hay vuelta atrás. La música empieza a sonar, majestuosa, genial y terrorífica. Los soldados bromean, otros prefieren la soledad, cada uno se concentra a su manera. La fotografía es increíble, la noche es cerrada. Un grupo de hombres se batirán en duelo a la pesadilla de un país entero y llegan a la cita sumergidos en la negrura, amagando sus vergüenzas. No será bonito y no gustará a muchos, es necesario ocultarselo al mundo. El mayor imperio del planeta tendrá una cita con el destino, allí, en la noche más oscura.



  


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • #1
    el 28 de Febrero de 2013
    kiba
    Pues no sé, a mí me pareció muy meh, tanto ésta como En Tierra Hostil. Sabes lo que vas a ver cuando vas al cine a ver cualquier película de esta mujer. No defrauda si tus expectativas son esas, si esperas algo más... te llevas un meh.


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


RockZone - Ya disponible el especial Resurrection Fest