MISCELÁNEA

Películas:
Excision
28 de Mayo de 2013 por MrReilly 1119 lecturas
Título: Excision
Año: 2012
Género: Comedia, terror, drama
Director: Richard Bates Jr.
Actores: AnnaLynne McCord, Traci Lords, Malcom McDowell, John Waters

Nota: 80

Seguro que has visto muchas películas americanas de adolescentes (pre o post) malgastando su tiempo (y el tuyo) que sufren por no ser comprendidos, por no entrar en Yale, por no conseguir la aprobación de sus padres o por llevarse a la cama o a alguien con quien compartir fluídos. Pero seguro que no has visto ninguna como Excision.
Pauline (AnnaLynne McCord) es una joven marginada de 18 años bastante rarita que vive en la casa típicamente neutra de los suburbs americanos, con un anodino padre (Roger Wart), su perfecta e insoportable madre (Traci Lords) y una hermana (Ariel Winter) que es la única persona por la que Pauline parece albergar algún tipo de sentimiento afectuoso.

La vida de la protagonista es un asco, gracias a su padre sufre un herpes permanente en el labio, su madre la obliga a ir a sesiones de pseudo-terapia con el padre William (John Waters) porque no pueden permitirse un psicólogo de verdad, los compañeros del instituto la ignoran y su hermana se está muriendo a causa de una fibrosis quística.



A pesar de todo la chica es feliz porque tiene varias metas en mente; perder la virginidad, convertirse en cirujana para curar a su hermana, fantasear con una sexualidad llena de fluidos menstruales, cuerpos mutilados y tampones usados. Nada la va a separar de sus objetivos aunque tenga que diseccionar cadáveres de animales, automutilarse, suspender los exámenes, acostarse con el quaterback del instituto o liarse a hostias con la jefa de las animadoras.

Con este rebuscado argumento que recicla elementos que hemos visto en miles de películas Bates arma una comedia negrísima con tintes de género (esos sueños macabros y sangrientos cargados de erotismo que disfruta la protagonista) para regalarnos una película novedosa y perturbadora con uno de los finales más impactantes que del cine fantástico americano de los últimos años. Avisados estáis.



El film no ofrece nada nuevo en la forma de armar la acción, es un relato en primera persona dónde el espectador avanza de la mano con la protagonista a pesar de sus enfermizas obsesiones, Bates se sirve de los clichés que hemos visto en miles de películas para lanzar las típicas críticas a la clase media americana pero lo hace a través de uno de los monstruos que genera dicha sociedad. Aquí encontramos lo más interesante de la cinta; Pauline no pretende aleccionar al espectador, ni destapar la doble moral de nadie, Pauline se enfrenta a su madre, a su padre, a Dios y si misma desde el punto de vista de una mente enferma que hace dudar constantemente al espectador ¿será capaz? ¿y si la chica tiene razón?

Cuando uno se mueve entre esos extremos de la moral y la psicología es mucho más fácil cuestionar los temas y reírse de todo (recordemos al pedófilo de Happiness). Bates deja que esa sensación se apodere del espectador añadiendo las dosis adecuadas de escenas de sexo y violencia explícita, hasta que llega el final de la película y destroza literalmente (en el buen sentido) el confortable asiento de comedia negra en el que nos hemos movido durante hora y pico para terminar con un puñetazo en la boca del estómago que vais a tardar unos días en digerir.


  


COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


RockZone - Ya disponible el número de Julio