symphonic metal / alternative metal
 Apocalyptica
Reflections
ZONA-ZERO
100
43 VOTOS
82
+
Apocalyptica Reflections
Publicación:
Febrero 2003
Sello:
Universal
Productor:
Vegard Blomberg
Género:
metal

Tracklist

  • 01. Prologue (Apprehension)
  • 02. No Education
  • 03. Faraway
  • 04. Somewhere Around Nothing
  • 05. Drive
  • 06. Cohkka
  • 07. Conclusion
  • 08. Resurrection
  • 09. Heat
  • 10. Cortége
  • 11. Pandemonium
  • 12. Toreador II
  • 13. Epilogue (Relief)

Miembros

  • Eicca Toppinen: chelo
  • Paavo Lötjönen: chelo
  • Perttu Kivilaakso: chelo
  • Dave Lombardo: batería
  • Sami Kuoppamäki: batería
  • Nina Hagen: voz
  • Antero Manninen: chelo

Análisis

por el 06 Jun 2003
4245 lecturas
El rock es el género musical que más estilos abarca, y el que más y mejor ha evolucionado, en relativamente poco tiempo, y es que en 50 años hemos pasado de la guitarra acústica de Elvis a la brutalidad y espectacularidad de Slipknot. Pero, ¿qué es el rock? ¿Existe una definición que englobe todos sus estilos? Posiblemente podríamos decir que un grupo de rock es guitarra, más bajo, más batería, con más o menos añadiduras. También podríamos decir que es una música popular creada con un objetivo principal de rebeldía y de dar rienda suelta a la creatividad. Pero no nos equivoquemos, porque si nos ponemos ante Apocalyptica, todos nuestros esquemas se vienen abajo. Estamos ante el ornitorrinco de la música, un grupo instrumental, un grupo sin guitarras ni bajos, un grupo que crea las más bellas composiciones y melodías con riffs de violonchelo, viola y violín, y que no necesitan nada más para crear discos inolvidables, inmejorables, casi perfectos en todo sentido.

Parece mentira que una anécdota freakie en 1996, como fue “Plays Metallica By Tour Chellos”, haya ido evolucionando hasta convertirse en esta obra de arte y verdadera obra maestra del rock (y de la música en general) que es “Reflections”. Un disco impresionante de principio a fin.

Supongo que para muchos Apocalyptica os resultará desconocido, así que vamos a indagar un poco en la formación. Actualmente son un trío, de origen finlandés, formado por Eicca Toppinen, Paavo Lotjonen y Perttu Kivilaakso. Estos tres jóvenes se criaron musicalmente hablando en el conservatorio de Helsinki, donde aprendieron a tocar el violonchelo con una maestría más que notable (¿qué diría Pau Casals si levantará la cabeza?). En esta primera etapa musical, todos ellos estaban influenciados por el célebre músico ruso Dimitri Shostakovich, pero un buen día, vieron en televisión un video de Metallica, y decidieron dejar el elitista mundo de la música clásica para tocar metal. Pero no lo iban a hacer de cualquier forma, lo iban a hacer a su estilo, sin preocuparse de modas o estilos, y de ese modo, cogieron sus chelos y se pusieron a reinterpretar los mejores temas de Metallica, Faith No More y Sepultura. Muchas cosas han pasado hasta este 2003, pero una cosa está clara, han sabido evolucionar, madurar y han dejado de lado las versiones, para meditar y reflexionar, componer e interpretar sus propias canciones. Precisamente de estas reflexiones surge el nombre de su disco (aparecido en febrero del 2003): “Reflections”.

Este álbum ha sido grabado sin escatimar medios, y a parte de contar con un equipo de instrumentistas de renombre en la música clásica tras sus espaldas, el fichaje estrella para este disco ha sido la del cubano Dave Lombardo, batería de Slayer, Fantomas, Grip Inc. y Testament. Esta es entre otras, una de las claves del disco, y es que Lombardo es uno de los mejores baterías del mundo, especialista y casi inventor del doble bombo, ese que da grandeza y poder a toda canción.

El disco empieza con un prólogo titulado “Prologue (Apprehension)” que es con casi toda seguridad el mejor tema del disco. Una canción veloz, emotiva y espectacular. No tengo palabras para describir lo que se siente al escuchar esta canción. Imaginaos la cuerda frotada del chelo a enorme velocidad, alternando ritmos graves y agudos, con cierto aire a música celta, y de fondo, en todo momento pletórico, el doble bombo de Lombardo. Sin tiempo a encajar el golpe emocional que resulta ser esta canción, llega “No Education”, que no dista mucho de la anterior, ya que ambas se podrían considerar una unidad. Lombardo sigue sin descansar ni un segundo, mientras los tres chelistas juegan con sus instrumentos a crear la melodía más bella.

“Faraway” sigue impresionando, aunque aquí Lombardo no participa. Nos encontramos ante una composición épica, sentimental, emotiva, preciosista… ¿Qué más se puede decir? La falta de batería y otros instrumentos hace que los violonchelos y los violines gocen de una desnudez entrañable, refrescante, melancólica… impagable. Pero por si esto fuera poco, ya hacia el final de la canción, se empiezan a sumar instrumentos, como los platillos de la batería, una guitarra grave y distorsionada, teclados… pero siempre los chelos como protagonistas. Esta canción es impagable. Aquí uno se da cuenta el porqué no es necesaria la voz ni la lírica en este grupo: todo lo que se necesita expresar, lo hacen las cuerdas de sus instrumentos. “Somewhere Around Nothing” sigue en la misma línea que la anterior, aunque en esta nos introducen un elemento hasta la fecha inaudito: el chelo electrónico, que no se aleja demasiado del sonido de la guitarra.

“Drive” es una canción que resulta más orquestal, con teclados, batería con doble bombo aunque no tan agresiva, el ya mencionado chelo electrónico y una buena dosis de instrumentos de cuerdas, que conforman una dulce y agradable melodía, que al igual que todas las de este disco, se convierte en mágica y especial. Por contrapartida, “Cohkka” es más ambiental, sin tanta orquestación, pero con una composición que juega a tres bandas: un chelo frotado, un chelo pinzado y el chelo electrónico, con la ayuda de Lombardo en sencillos y discretos compases de batería, que ayudan a dar profundidad a otra nueva maravilla musical.

Las canciones se van alternando entre poderosas y frágiles, dando a este disco “Reflections” una variedad sorprendente a pesar de tratarse de un disco instrumental. “Conclusion” pertenece al grupo de canciones frágiles, y esta lo es mucho. Un chelo melancólico dibuja figuras de tristeza por todo el pentagrama, es una canción que te hace pensar, no en lo que es o en lo que dice, sino en ti mismo, y es que este disco, no es un disco de fiesta, no es un disco para escuchar con los amigos o un disco para escuchar cada dos por tres cuando no tengamos nada mejor que hacer. Bueno, mejor dicho, este no es un disco para oír, sino un disco para ESCUCHAR. ¿Cuál es la diferencia? Pues que para oír tan solo se necesita tener la música puesta, sin necesidad de prestar atención al mensaje o a la interpretación, mientras que escuchar requiere estar concentrado en lo que se escucha, requiere todos los sentidos, obliga a pensar y a reflexionar, y esto es lo que se necesita para escuchar a Apocalyptica. Se trata de un disco difícil de escuchar, es más, requiere mucha sensibilidad saber escuchar este disco. Los acordes se suceden, pero no hay letras. Cada uno debe meditar en que significan para él las melodías. Si no eres reticente a la hora de escuchar música distinta, música inteligente, música para los sentidos y música clásica, “Reflections” es un trabajo de compra obligada.

Continuando con la magia de este grupo, “Ressurrection” nos lleva a un rincón más agresivo, en el que los chelos suenan violentos, poderosos y punzantes. De nuevo la batería de Lombardo hace un papel extraordinario. De la canción hay que destacar el solo de chelo hacia el final, unos cuantos compases que demuestran la valía de estos chicos finlandeses, a los que desde que compré este disco, idolatro. A pesar de este solo que he mencionado, Apocalyptica no es un grupo que se base en los solos, al igual que otros roqueros de conservatorio como el violinista roquero Mark Word, sino que estos trabajan como orquesta. Atención a la canción “Heat” porque suena pesada y poderosa totalmente, concierto aire latino, al que sin lugar a dudas ha contribuido la percusión caribeña de Lombardo. Un tema de grandes constrastes, que puede llegar a resultar parecida en fragmentos e interludios a Rammstein (sí, sí, música industrial, machacona y bailable), mientras que otros instantes resultan más emotivos, y otros caribeños, con unos timbales divertidos que parecen no pegar con los chelos, pero que con la maestría de los cuatro músicos que hay en escena, llegan a parecer perfectamente complementarios.

13 temas de una duración total de poco menos de 50 minutos, que resultan 13 temas imprescindibles, cada cual igual de bueno o mejor que el anterior. En “Cortège” volvemos al lado más agresivo y oscuro de estos finlandeses aficionados al heavy y al gótico. Esta canción vuelve a repetir el esquema de variaciones musicales, entre los fragmentos más clásicos de estilo barroco hasta fragmentos realmente poderosos y agresivos, todo un lujo de transiciones y de quiebros.

“Pandemonium” es un tema curioso. A parte de ser el más breve del disco, con poco más de dos minutos, encontramos un ritmo industrial de fondo (sin arreglos electrónicos ni parafernalias) que bien podría estar sacado del “Antichrist Superstar” de Marilyn Manson, y sobre ese fondo, riffs de chelo endemoniados, que otorgan más oscuridad y pureza a la canción. Un nuevo solo de chelo sirve para demostrar por enésima vez que musicalmente hablando, no hay quien haga sombra a Apocalyptica.

Por desgracia, los temas 12 y 13 ya son los últimos, y es que a pesar de 50 minutos de música, uno se queda pidiendo más y más. En “Toreador II” encontramos guitarras eléctricas y el doble bombo de Lombardo que crean un fondo sónico de altísimas revoluciones, mientras que los chelos van mucho más lento, pero de nuevo, una aparente contradicción, resulta en armonía. Este tema es pesado y agresivo, con unos toques de trompeta ya al final, que nos recuerdan a México, a los orígenes latinos y a la fiesta española. Finalmente, como toda ópera, sinfonía o aria que se precie, llega el epílogo, titulado “Epilogue (Relief)”, que cierra el disco con desnudez y fragilidad de violines. Este tema suena a muerte, a separación, a pérdida... y es cierto, estamos ante la muerte de este disco, ante la separación de nuestros sentidos y el verdadero arte musical, ante la pérdida de la ignorancia. Por suerte, tan solo con volver a darle al “play”, podemos revivir toda la magia de esta pieza indispensable de la música moderna.

En definitiva, 13 canciones imprescindibles, 13 composiciones que llegan a lo más profundo del alma, 13 temas que no morirán jamás en tu cabeza.

A parte de lo musical, el disco cuenta con una portada, un librito de fotos, una edición y diseño de verdadero lujo, cuidado todo ello hasta el más mínimo detalle, con una delicadez y buen gusto digno de mención. Una razón más para no pasar por alto este disco y comprarlo tan pronto como puedas.

En mi opinión, el mejor disco que llevamos de 2003, y probablemente lo seguirá siendo al finalizar el año. Recomendadísimo.

Como comentario excepcional, me gustaría lanzar la siguiente pregunta a los lectores: ¿cuál es la razón para que un país de 5 millones de habitantes tenga tantos y tan buenos grupos? (HIM, Apocalyptica, Stratovarious, Thorpe, Nightwish...).


Lo Mejor: Clase, estilo y buen gusto.

Lo Peor: ¿Para cuándo voces?
 


COMENTARIOS

22 Comentarios

  • 80 Bueno

    Harkness
    Muy bueno,y tremendamente original, aunque también algo pesado. Es uno de los grupos que mas me han marcado, además. Y si, la verdad es que suenan mejor sin voces y sin tanta batería, aunque esas cosas en menores dosis son las que terminan de hacer a esta banda cojonuda.
  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    archetype
    Muy buen disco.
  • 78 Bueno

    Dark_Monkey
    Me parece realmente bueno, y una cosa; soy el único que piensa que Apocalyptica suenan mucho mejor sin voces que tapen los instrumentos? es una duda...
  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Khaoz
    Como una banda sonora.... siendo heavy bastante clasico no se hace nada pesado y se escucha con bastante facilidad para lo que cabria esperar y mejora con el tiempo. por cierto una gran review. Discazo
  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    a_buried_soul
    un gran disco sin duda. Un pequeño detalle para la critica, que esta muy bien: toda la musica se escucha, y no solo Apocalyptica. No he conseguido aun su ultimo album, que por cierto, lo poco que escuché de el me parecio un desastre comparado con sus trabajos anteriores... Valo vale, pero que pinta el cantante de The Rasmus? en fin, este es muy bueno.
  • 80 Bueno

    Pikolin
    Faraway es impagable, sublime, perfecta.
  • 100 Excelente

    DoLhFiN
    Si en disco son buenos, en directo todavia mejores ;)
  • 100 Excelente

    Pikoketa
    Una joya.
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    BitchFactory
    Me gusta mucho mucho más su otro disco, Cult. Es dificil escucharlos xq no hay voz, y la base resulta repetitiva, pero se nota que estos 3 tios aman su instrumento ^_^
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    Blackponny
    BUEN DISCO, GRANDES COMPOSICIONES, PERO PARECE DEMASIADO DE ESTUDIO, TENDRIA QUE VERLOS EN DIRECTO, A VER COMO FUENCIONAN COMO BANDA.
  • 100 Excelente

    36snowfists
    La palabra es: clase
  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Sbiky
    Una orquesta de camara tocando al estilo heavy, cuanto menos interesante... Y luego descubres que es un flipe xDD, cosas de la vida.
  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    fear57
    yo conoci al grupo gracias a un amigo que tambien le gustaba metallica como a mi. Un dia me pasó una cinta que era el apocalytpica - plays metallica by four cellos por una cara y el inquisition symphony por la otra, la verdad es que flipé, eran canciones con una atmosfera oscurisima, esa sensación me daba el sonido de los cellos, me sonaban a musica triste, con mucho sentimiento, ideal para un funeral. Me alegro que ahora que tienen sus propias composiciones se lleven el exito que merecen, este reflections con la inclusion de la bateria me parece excelente, grupo atipico donde los haya pero que son geniales.
  • 100 Excelente
    USER_AVATAR
    jincho
    Sencillamente perfecto.
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    Javier_AG
    Coincido totalmente con Stigma.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre