Shining Silver Skies
ZONA-ZERO
94
3 VOTOS
92
+
Ashram Shining Silver Skies
Publicación:
Mayo 2006
Sello:
Equilibrium
Productor:
Autoproducido
Género:
otras tendencias

Tracklist

  • 01. 5 Steps...
  • 02. Maria and the Violin's String
  • 03. Sweet Autumn (part II)
  • 04. Lullaby
  • 05. Il Mostro
  • 06. All'Imbrunire
  • 07. Last Kiss
  • 08. Elizabeth
  • 09. For Each and Every Child
  • 10. Tango para Mi Padre y Marialuna
  • 11. Lady
  • 12. Shining Silver Skies
  • 13. Rose and Air
  • 14. Ultimo Carillon

Miembros

  • Sergio Panarella
  • Luigi Rubino
  • Alfredo Notarloberti

Análisis

por el 03 Sep 2008
2670 lecturas
Ashram es un trío italiano formado en 1997 del que ya hace algún tiempo hablamos en la sección Underground de Zona-Zero, donde dicho sea de paso, el grupo se convirtió en uno de los mejor valorados por nuestros usuarios.

Pues bien, gracias al buen hacer del sello portugués Equilibrium el segundo disco de Ashram llega a nuestro país con algo de retraso. ¡Pero bendito retraso! Porque cabe mencionar que “Shining Silver Skies“ es uno de los discos más cuidados y emotivos de los últimos años.

El grupo comenzó su aventura musical publicando un disco homónimo que enseguida consiguió atraer a un pequeño pero fiel grupo de seguidores, del que por desgracia, no hubo una inmediata continuación. Se tuvo que esperar hasta bien entrado 2006 para que Ashram presentasen su segundo Lp, bajo el título “Shining Silver Skies“.

Las premisas de este disco en contraposición con el anterior son las mismas. De hecho, el estilo del grupo ha permanecido inamovible en el tiempo, algo que a bien seguro agradecerán los amantes de la música etérea y ambiental. Aunque los cuatro años que el trío italiano tardó en publicar un nuevo disco no fue en vano, ya que tanto su experiencia persona así como musical les permitió grabar un disco prácticamente perfecto en cuanto a composición y estructura. Una auténtica joya de la partitura en el que los sonidos neo-folk, neo-clásicos y ambientales se juntan para ofrecer una obra oscura, llena de matices y de una riqueza artística difícil de encontrar en los días que corren.

Dentro de los principales detalles que diferencian “Shining Silver Skies“ del anterior disco del grupo es que Sergio Panarella, cantante, se ha decantado por el inglés como idioma único a lo largo de las catorce canciones que componen esta magnífica obra. El tema del idioma tiene una doble lectura: la primera es positiva, y es que el grupo tiene ahora la posibilidad de acceder a un público mayor (entendiendo mayor desde la perspectiva de un género tan minoritario como este). El otro, es negativo, y es que en mi opinión, se le ve algo forzado cantando en inglés. Pero en realidad, el idioma es lo de menos, porque en el momento que uno se introduce en los mundos de luces y sobras, amores y odios que forman “Shining Silver Skies“ se da cuenta de que todos los instrumentos junto con la voz forman un único cuerpo, una única y preciosa melodía en la que sumergirse y dejarse llevar.

En cuanto a la estructura principal de las canciones de “Shining Silver Skies“, podría decirse que se basa principalmente en el piano, las armónicas melodías de violín y cuerda así como la voz. A esto, se le suelen añadir elementos clásicos y efectos de sonido que ayudan a ganar profundidad en las composiciones. Todo perfectamente estructurado y organizado para que el deleite musical sea sumo. Por ejemplo, destacaría la que es para mí mejor canción del disco: “For Each and Every Child”, una joya musical y toda una obra maestra que merece ser escuchada con todo el detenimiento del mundo. En concreto nos encontramos con una canción sutil, llena de matices musicales y de tonalidad dulce, melódica y melancólica. Una especie de recorrido musical a través de las emociones en el que Ashram hacen gala de todo su virtuosismo bien aplicado. Nada de lucimientos instrumentales. Sencillamente belleza en un piano parsimonioso con el que Luigi Rubino parece juguetear e intensidad en el violín de Alfredo Notarloberti (un genio con algún que otro disco en solitario que también merecerían una reseña), así como un más que buen trabajo lírico de Sergio Panarella.

En cuanto al resto del disco, cabe mencionar el altísimo nivel de todas las composiciones. No hay un minuto malo o prescindible. Encontramos desde momentos ambientales de cristalina fragilidad como en el caso de “Il Mostro”, una canción instrumental perfecta para pensar, hasta canciones más intensas musical y emocionalmente como es el caso de la romántica “Lullaby” o la gótica “Rose and Air”.

Sin lugar a dudas, este es un disco de esos que merecen mil escuchas y del que se podría escribir miles de líneas que nunca se le haría justicia. Un disco atemporal que suena igual de bien hoy que el día que se editó del mismo modo que seguirá siendo una obra maestra de aquí a 10, 15 o 50 años.

Indispensable.


Lo Mejor: Excelencia compositiva, ambientación perfecta y variedad musical.

Lo Peor: Personalmente creo que la voz de Sergio Panarella está un peldaño por debajo del resto de instrumentación del grupo.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Octubre