The Fallen Host
ZONA-ZERO
75
3 VOTOS
79
+
Blueneck The Fallen Host
Publicación:
Enero 2010
Sello:
Denovali Records
Productor:
Corin Dingley
Género:
pop-rock
Estilos:
post-rock

MEDIA

Tracklist

  • 01. (Depart from Me, You who are cursed)
  • 02. Seven
  • 03. Low
  • 04. The Guest
  • 05. Children of Ammon
  • 06. Weaving Spiders come not Here
  • 07. Lititu
  • 08. Revelations

Miembros

  • Duncan Attwood: voz, guitarra, piano
  • Rich Sadler: guitarra
  • Ben Green: guitarra
  • Ben Paget: bajo
  • Johnny Horsewell: batería

Grupos relacionados

Análisis

por el 25 Ene 2010
1211 lecturas
Más poesía intimista acecha nuestra alma a través de los surcos virtuales y explosivos del nuevo trabajo de los ingleses Blueneck, calificativo utilizado en USA para denominar a aquellas personas que mantienen sus valores dentro de los parámetros de lo conservador, tradicional e incluso rural. Sin embargo el enfoque de su propuesta está bastante lejos de lo convencional o clasicista, pues suenan a Post Rock cordial y fácilmente audible.

A través de sus sonidos pausados y encerrados en una especie de burbuja asfixiante, pasa nuestra vida o parte de nuestros pensamientos, por el tamiz de la desesperación más exagerada e inevitable. Es como si por un momento sintiéramos que estamos atrapados entre 4 paredes, sin ventanas y sin posibilidad de salir al exterior, de manera que pudiéramos concentrarnos en nosotros mismos y llegar a todas esas respuestas que jamás vislumbramos.

3 años han tenido que pasar desde que Blueneck publicara en el 2006 su primera obra “Scars of the Midwest” y ahora nos brinden este flagrante conjunto de canciones que podrían formar parte de la BSO mas triste del año. No está de más recordar que este tipo de música va más allá de lo que pudiera considerarse música fácilmente auditiva, pues a pesar de que sus sonidos te atrapan a la primera, no deja ser música para la reflexión, para el encierro espiritual y todas sus consecuencias.

En una época en la que el destino de la Humanidad es a veces un poco incierto, es “The Fallen Host”, la medicina adecuada para purgar todos esos sentimientos encontrados y poder, un poco más tarde, salir de uno mismo con la sensación de que todo ha sido dicho y escuchado.

El conceptualismo es claro en los ocho temas que comprende esta nueva obra, pues el conjunto te imposibilita dividir uno a uno los temas que van desde los 3 a los 9 minutos de duración. Desde la introductoria “(Depart From Me, You Who Are Cursed)” donde un violín tímido y semi silencioso acaricia nuestra tranquilidad mientras el piano seduce nuestra ALMA, que da paso a “Seven”, donde se añaden batería sintetizada y ambiente oscurecido, como de Otoño sereno y vaticinante de momentos no demasiado positivos, en los que instrumentos de cuerda se abrazan infinitamente hasta una eclosión rezumante de poder natural.

Continuamos con “Low”, donde acordes de guitarra profundamente emotivos se entremezclan con románticos susurros cantados durante la práctica totalidad de los más de nueve minutos del tema, algo casi celestial y ciertamente ecléctico. Es “The Guest” todavía más intimista si cabe, música desnuda, sin más vida que la eternidad y un piano crónico que alimenta el sueño de seguir soñando y pensando que va a pasar, donde estamos y a donde queremos ir. El último minuto del tema es realmente hermoso, una especie de detonación poética.

La segunda parte del disco, que en su edición de vinilo se subdivide en dos 10”, comienza con la misma parsimonia y lentitud que el resto de temas, ya que en el fondo está centrado en la melancolía y en la reflexión más intimista, comenzando con “Children of Ammon”, cinco minutos de pinceladas sonoras de una belleza inaudita que enlazan casi sin descanso con “Weaving Spiders Come not Here”, también pausada, con hermoso piano casi ausente de adornos o efectos adyacentes, que finalmente es acompañado de otra batería simplista pero eficaz.

“Lititu”, single promocional del disco, es el único tema ligeramente cantado, con toques del pop más edulcorado del siglo XXI, revestidos con sonidos post modernos y con adornos pregrabados que resultan perfectos para crear ese ambiente triste que reina durante la totalidad del disco.

“Revelations” cierra el disco sin descubrirnos nada nuevo que no hayamos saboreado en los temas anteriores, pero con un toque apocalíptico que define el final de una obra excelsa, perfecta para esos momentos de soledad y sobre todo para ayudar a esas reflexiones que a veces se atascan en nuestras limitadas mentes.

Una banda interesante desconocida para mí hasta la fecha.


Lo Mejor: La capacidad de envolverte con una propuesta aparentemente sencilla.

Lo Peor: El sonido de la batería en algunos temas.
 


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • 83 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Jolocho
    Mi puntuación del disco va a pachas con tu análisis. Otro GRAN análisis, Dryuss!!. El segundo párrafo me ha llegado mucho: en siete líneas pasas de la desesperación a la esperanza. Consigues el objetivo principal de todo análisis músical: que tenga ganas de escuchar el disco (los que no lo conocemos) y que tengan ganas de reescucharlo otros para ratificar o contradecir lo que escribes (los iniciados). Y encima sales siendo mejor persona después de leerlo. Porfa, mándame un privado cuando publiques otro nuevo análisis, no me lo quiero perder!!!!! xxx
  • 75 Bueno
    USER_AVATAR
    dryuss72
    Gracias por tus palabras Jolocho, te prometo que a partir de ahora te informaré cada vez que suba un análisis, de hecho son pocas las ocasiones que alguien te comenta de manera sincera lo que piensa sobre lo que has escrito, yo por mi parte intento darle sabor a cada uno de mis escritos, de manera que no sean burdas copias de un tipico analisis, en algunos casos no es facil conseguirlo y en otros, cuando los discos son una mierda, imposible, ... jeje abrazotes
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre