Chapter I: Delirium
ZONA-ZERO
79
1 VOTO
72
+
Colosseum Chapter I: Delirium
Publicación:
Febrero 2008
Sello:
Firedoom / Firebox
Productor:
Mike Smail
Género:
metal

Tracklist

  • 01. The Gate of Adar
  • 02. Corridors of Desolation
  • 03. Weathered
  • 04. Saturnine Vastness
  • 05. Aesthetics of the Grotesque
  • 06. Delirium

Miembros

  • Janne Rämö
  • Olli Haaranen
  • Juhani Palomäki
  • Sameli Köykkä

Análisis

por el 01 Feb 2008
742 lecturas
Antes de ponerse a escuchar “Chapter I: Delirium“, nuevo disco de Colosseum, ayuda mucho saber que no estamos ante los enésimos adalides del doom metal, sino que se trata del primer rayo de luz (curiosa metáfora tratándose de un grupo de doom) que muestra que hay vida más allá de Yearning.

Cuando un grupo del peso específico y trascendencia de Yearning se ve imbuido en una espiral de autodestrucción, lo mejor es dejarlo correr y rápidamente ponerse a pensar en otra cosa. Eso fue lo que sabiamente decidió hacer Juhani Palomäki, quien estuvo casi dos años escribiendo nuevo material y grabando varias demos hasta conseguir el que para él era el disco perfecto para volver a intentar su peculiar asalto al trono del doom metal.

El resultado: “Chapter I: Delirium“, una argamasa de seis canciones y más de una hora de duración en el que nos reencontramos con el doom metal más pesado, progresivo y oscuro que se pueda hacer. Como si Palomäki hubiese intentado rescatar de su pasado más glorioso al funeral doom, este disco nos muestra un sonido puramente doom, lento a más no poder y cargado de niebla sepulcral en forma de requiems, guitarras pesadas, lírica deprimente y unas orquestaciones propias de la parca en su día más aciago.

Lo mejor de “Chapter I: Delirium“ es que se trata de un álbum prodigioso en cuanto a ambientación e instrumentación se refiere. Hacía mucho tiempo que no sonaba en mi mini-cadena algo tan triste y sinceramente desesperado, de modo que mientras sonaba este CD, todo a mi alrededor parecía palidecer. Los coros fúnebres, las orquestaciones lúgubres y sobretodo esas guitarras sincopadas que toman lo mejor del rock gótico, el stonner metal y el doom de los noventa, hacían que uno fuese capaz de sentir el dolor creativo del compositor. Sin lugar a dudas, temas como “Weathered” no tiene precio. Sus más de 13 minutos de desolación demuestran que Colosseum ha sabido dar continuidad al buen trabajo realizado por Yearning, pero dotándole de menos melodía y de más estilo progresivo. Si este tema no consigue hacerte sentir mal, es que eres el optimismo personificado.

Y tampoco se quedan atrás otras canciones, como la “corta” (en comparación con el resto del disco) “Corridors of Desolation” en la que también encontramos un magnífico solo de guitarra más cercano al heavy metal y en la cual la voz gutural se encarga de guiarnos a través del funesto laberinto de emociones que debe ser la mente creativa de Palomäki.

Pero no todo iba a ser tan bueno… y es que el disco comete un pecado gravísimo a mi entender: peca de presuntuoso.

Escuchar el disco entero, es todo un ejercicio de resistencia emocional y musical. Los temas son largos, llenos de cambios de ritmo y ambientaciones espesas y la constante ausencia de estribillos o melodías hace que la obra no acabe de darse por completa. Tal vez uno pueda pensar que el disco es puro doom y que retoma la senda abierta por grupos míticos como Thergothon, Yob o Anathema, pero creo que la falta de aire fresco en medio de tanta condensación emocional acaba por minimizar la grandeza compositiva del disco.

En resumen: los amantes del doom, el stonner metal y el gótico más extremo están de enhorabuena pues ha nacido un nuevo antidios. El resto, abstenerse y si aún así deciden escucharlo, que se aseguren antes de no tener cicuta cerca.


Lo Mejor: La calidad técnica y la ambientación del disco.

Lo Peor: Excesivamente pretencioso.
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 72 Bueno

    CESAREE
    no creo que lo pretencioso del disco sea lo peor,de hecho me suelen gustar los discos así
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre