The Long Way Home
ZONA-ZERO
70
1 VOTO
60
+
Confession The Long Way Home
Publicación:
Febrero 2012
Sello:
Lifeforce Records
Productor:
Fredrik Nordström
Género:
metal, punk-core

Tracklist

  • 01. Intro
  • 02. Confused/Hopeless
  • 03. I Created This Horror
  • 04. Piece By Piece
  • 05. Asthma Attack
  • 06. Gimme A.D.D
  • 07. Nearly 30
  • 08. Die To Live
  • 09. The True Shine Through
  • 10. Heartless
  • 11. The Long Way Home

Miembros

  • Michael Crafter: voz
  • Dan Brown: voz, guitarra
  • Adam Harris: guitarra
  • Tim Anderson: bajo
  • Shane O'Brien: batería, percusión

Análisis

por el 13 Ene 2012
1275 lecturas
Surf, playa, desierto, carreteras interminables, canguros y, lo que es más importante, koalas. ¿Quién no querría vivir con todo esto alrededor? Si además le sumas el hecho de que bandas como Parkway Drive o I Killed the Prom Queen alcancen las listas de éxitos de ventas del país (las generales, no las especializadas en rock y música alternativa), a uno le entran ganas de hacer la maleta mañana mismo. Por lo menos tenemos la suerte de que buena parte de los tours de bandas australianas pasen a menudo por estas tierras, como es el caso de los ya mencionados Parkway Drive, ya que los de Byron Bay vuelven en abril, menos de un año después de su última y exitosa gira, donde ofrecieron shows impecables en los que se vio una entrega por parte del público bastante inusual en nuestros escenarios. En esta ocasión, volverán acompañados de The Ghost Inside, Miss May Iy otra banda australiana, que reúne caras bastante conocidas de la escena hardcore/metalcore australiana como Michael Crafter (ex-vocalista deI Killed the Prom Queen, Carpathian y Bury Your Dead) o Dan Brown (guitarrista de 50 Lions y encargado de las voces limpias de la banda). La banda, aún desconocida para muchos por estos lares, se llama Confession, y acaban de publicar su segundo largo: "The Long Way Home" (Resist, 2011).

 Crafter es perro viejo. Ya lo dice en “Nearly 30”, una de las piezas del disco cuyo título habla por sí solo, y se denota en buena parte de sus letras, donde la nostalgia es uno de los temas que aparecen con más frecuencia. Y como viejo conocido y conocedor de la escena, se ha rodeado de buenos músicos y ha parido un álbum que ni de lejos inventa algo nuevo, pero que recoge todo aquello que podía gustar a sus antiguos seguidores en I Killed the Prom Queen (breakdowns por doquier y partes a toda castaña) y le ha sumado aquellos elementos que hacen que bandas como Miss May Io We Came As Romans estén calando hondo en las nuevas generaciones, véase fragmentos muy melódicos e incluso algún toque de electrónica. El resultado es un álbum notable, con el principal reclamo de la voz del bestia de Crafter, pero que no acaba de sorprender y repite cliché tras cliché, haciendo que al principio te cueste mantener la atención porque todo te suena a refrito de refritos, pero que coge fuerza con las escuchas y te va enganchando poco a poco hasta el punto de que, sin darte cuenta, te sorprendes a tí mismo silbando sus adictivas melodías.

 Algo tendrá para que vuelvan a alcanzar las listas de éxitos australianas, superando el éxito de su predecesor “Cancer”, y es un algo bastante inexplicable porque aún siendo consciente de que no estás oyendo nada que no hayas oído antes, sobresale por encima de la media y consigue engancharte. Es más, estoy seguro de que el primer nombre que le viene a la cabeza a quien escucha por primera vez temas como "Confussed/Hopeless" o "Asthma Attack" es claramente Parkway Drive, a los que incluso hacen un guiño ("sinking, always sinking/I clearly stole this line from a friend of mine"). Pero al oír temas como "Piece by Piece" o "Gimme ADD" es inevitable que bandas del metalcore más melódico te vengan a la mente (el estribillo de "Gimme ADD" es puramente A Day To Remember). Por último, el tercer elemento es el sonido de bandas como For the Fallen Dreams o Hundredth, incorporado a la perfección entre las partes más melódicas y las más pesadas y simplonas, haciendo que el exceso de breakdowns sea más llevadero incorporando arpegios y arreglos melódicos que dotan de mayor variedad al disco sin eliminar ningún atisbo de agresividad y fuerza. En resumen, no inventan nada nuevo, pero saben por qué camino tirar en cada momento. No será el disco de tu vida, pero si te gustan bandas como todas las citadas, Confession no te defraudarán. Palabrita de niño Jesús.


Lo Mejor: Breakdowns por doquier, estribillos adictivos y temas variados. ¿Qué más se le puede pedir a una banda de su estilo?

Lo Peor: Excesivos arreglos de estudio en las voces melódicas, que suenan poco naturales. Pecan de falta de originalidad.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre