progressive rock / alternative rock / post-rock / art rock
 Demians
Building An Empire
ZONA-ZERO
91
9 VOTOS
85
+
Demians Building An Empire
Publicación:
Mayo 2008
Sello:
InsideOut / SPV
Productor:
Nicolas Chapel
Género:
pop-rock
Estilos:
progressive rock, alternative rock, post-rock, art rock

MEDIA

Tracklist

  • 01. The Perfect Symmetry
  • 02. Shine
  • 03. Sapphire
  • 04. Naive
  • 05. Unspoken
  • 06. Temple
  • 07. Empire
  • 08. Sand

Miembros

  • Nicolas Chapel

Análisis

por el 29 Jul 2008
1132 lecturas
Demians es uno de esos grupos cuyo nombre enmascara a una única persona. De hecho, hablar de Demians debería considerarse más como un proyecto personal que como un grupo. En este caso se trata del músico francés Nicolas Chapel el que se ha encargado de absolutamente todo: componer, grabar todos los instrumentos, producir y mezclar. Y como consecuencia de ello, lanza al mercado el debut de Demians bajo el título de “Building an Empire“.

Contra la creencia popular de que quien mucho abarca acaba por no conseguir nada, “Building an Empire“ se erige como la excepción a la regla, pues estamos ante un disco maravilloso que gustará a los amantes del rock / metal más experimental y progresivo, aderezado con toques de ambient rock y algo de trip-hop.
Lo cierto es que cuando comencé a investigar sobre la banda, constantemente leí comparativas a Porcupine Tree y a su líder Steven Wilson. “¿Tanta similitud será posible?”, me preguntaba. Pues bien, es cierto que las directrices musicales son las mismas, incluso añadiría que el debut de Demians presenta también cierta similitud con Marillion o el otro proyecto de Steven Wilson, Blackfield, pero resumir a Demians como un homenaje a Porcupine Tree me parece cuanto menos peligroso. Y es que “Building an Empire“ tiene un sonido maravilloso. La composición de cada uno de los ocho temas que componen el disco son mágicos en sí mismo y por si eso fuera poco, Nicolas Chapel ha sabido dotar de una sensibilidad y emotividad sin parangón cada una de las estrofas que forman el disco.

Es cierto que la originalidad no es el punto fuerte de este disco, pero dejando de un lado eso, se podría decir que musicalmente es todo un descubrimiento. Una pequeña joya dentro de un género tan complejo y repleto de tanta calidad como es el del rock progresivo en su vertiente más vanguardista.

Building an Empire“ está compuesto como ya dije por ocho canciones. Ocho canciones en su mayoría muy largas, oscilando entre los 6 minutos y los 16 de “Sand“ (el mejor tema del disco en mi opinión), pero que evitan en todo momento la complejidad porque sí. Son canciones técnicas y brillantes a nivel musical, pero aquí priman los sentimientos y los sentidos. Música para estremecerse en la que la oscuridad y el tenebrismo de los fragmentos más duros (en los que abundan las guitarras) contrastan con la magia y la luminosa esperanza que emanan aquellos compases más sutiles, elegantes y cargados de energía musical.

Personalmente, disfruto muchísimo cada vez que escucho el disco. Y si bien requiere que el oyente ponga todos sus sentidos ante esta obra, enfrascarse en el peculiar mundo que interpreta Nicolas Chapel en este disco es un verdadero placer.

Musicalmente hablando, destacaría por encima de todo “Sand“, el tema que mencioné anteriormente. “Building an Empire“ cierra con esta obra maestra del género de más de dieciséis minutos. La canción está formada por constantes cambios de ritmo que evocan distintas imágenes, todas ellas de bella melancolía. Las guitarras se muestran en su faceta más dura en contadas ocasiones, siendo el trabajo de los teclados y el bajo el que más brilla. Tampoco hay que olvidar la experimentación que Chapel realiza con los sonidos electrónicos, que pueden llegar a recordar en ocasiones a los utilizados por Nine Inch Nails en sus últimos discos.

Pero más allá de la tenebrosa belleza de “Sand“, “Building an Empire“ está plagado de grandiosas canciones. Por ejemplo, “Temple”, una especie de intermedio acústico de solo tres minutos en el que unas voces espectrales crean una ambientación superior a la que podría crear una orquesta. De nuevo aquí se muestra la genialidad de Chapel. Otra pieza destacada es “Empire”, la más agresiva y oscura, casi asfixiante y en la cual encontramos la mayor cantidad de elementos electrónicos de todo el disco. Retomando una vertiente más clásica, destacaría “Sapphire” o la inicial “The Perfect Simmetry”.

En resumen, creo que es muy injusto etiquetar este disco como una alternativa a Porcupine Tree. Demians es un grupo con personalidad propia y que ha logrado en su debut crear una obra maestra que todos los amantes de la buena música deberían degustar.


Lo Mejor: La excelencia compositiva y la emotividad de todos sus temas.

Lo Peor: Tal vez no sea el disco más original del año.
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 85 Muy Bueno

    Musicite
    Me ha sorprendido gratamente.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre