Grime vs Grandeur
ZONA-ZERO
71
1 VOTO
71
+
Falconer Grime vs Grandeur
Publicación:
Septiembre 2005
Sello:
Metal Blade
Productor:
Andy La Roque
Género:
metal

Tracklist

  • 01. Emotional Skies
  • 02. Purgatory Time
  • 03. I Refuse
  • 04. Humanity Overdose
  • 05. The Assailant
  • 06. Power
  • 07. No Tears For Strangers
  • 08. The Return
  • 09. Jack the Knife
  • 10. Child of the Wild

Análisis

por el 24 Sep 2005
1164 lecturas
Al fin tenemos entre nosotros el cuarto trabajo de Falconer, “Grime vs. Grandeur”, un disco que ha generado mucha expectación entre la comunidad power-metalera, debido a los diversos altibajos de la formación sueca. Con un primer trabajo homónimo impactante, la banda puso su propio listón realmente alto, y demostró, un año más tarde, ser capaz de mantenerlo con “Chapters From A Vale Forlorn”. Sin embargo, llegados a este punto, cuando el grupo decidió dedicar grandes esfuerzos a las giras, Mattias Blad, su cantante hasta la fecha, decidió bajarse del barco, dada su imposibilidad para dedicar tanto tiempo a dar conciertos a lo largo del mundo. De este modo, Kristoffer Göbel fue elegido como el encargado de continuar la labor de Blad. Sería con Göbel con quien aparecería, en 2003, “The Sceptre Of Deception”, un disco cuyo título tendría más significado del que, probablemente, la banda quiso otorgarle. Este lanzamiento constituyó un descenso bastante pronunciando con respecto a la calidad de los dos primeros trabajos del grupo. No es de extrañar, pues, que todas las miradas estén puestas en “Grime Vs. Grandeur”, a la espera de ver si la banda ha sabido recuperarse, o ha sentenciado ya su caída definitiva.

Algo que llama bastante la atención de este disco es que en practicamente ninguno de los diez cortes (a excepción de momentos puntuales en “Jack the Knife”) que lo integran podemos ya encontrar esos toques folk de los que hacían gala las composiciones de los trabajos anteriores. Toda la carga melódica del disco se encuentra ahora centrada en los riffs y las voces. Otro aspecto a resaltar es la orientación hacia el directo de la que varias de las canciones hacen gala. Sus estribillos tienen ese toque “épico” que tanto gusta corear a la gente en los conciertos. Y no solo eso, sino que en muchas ocasiones, dichos estribillos son cantados a varias voces, de modo que parece que lleven una etiqueta que diga “corear aqui”. Sin embargo, también es cierto que algunas canciones tienen altibajos en sus composiciones, y mientras que unas secciones son potentes e inspiradas, hay determinados momentos que parecen más de relleno que otra cosa.

Un ejemplo de ello es “Emotional Skies”, corte que se encarga de abrir el disco. Las guitarras son bastante potentes, la batería intercala doble bombo de manera verdaderamente interesante, y todo suena muy enérgico, hasta que entra en escena el estribillo, donde se produce un giro un tanto brusco, el doble bombo desaparece, y entran en juego los coros. Otros temas que destacan de este “Grime vs Grandeur” son “Purgatory Time”, por su velocidad y su melodía de estilo Maiden, “Power”, con una letra muy crítica con los Estados Unidos (vaya, parece que ahora, si no criticas a EEUU, no eres nadie en el mundo de la música), o la excelente “Jack the Knife”, inspirada en Jack el Destripador. El disco, de prácticamente una hora de duración, no se llega a hacer pesado, gracias a la buena diversidad compositiva que existe entre los distintos cortes del álbum.

Así, podemos confirmar que Falconer han sabido recuperarse, que Göbel ha terminado de encontrar su lugar en la banda, y que las piezas del engranaje vuelven a girar a buen ritmo, habiendo así dado forma a un trabajo consistente, de ideas bastante claras, con un excelente trabajo de producción que ofrece un sonido limpio y equilibrado, y que aunque no llega a alcanzar el nivel de los dos primeros trabajos de la banda, con casi toda seguridad funcionará bien entre el público. Aunque se trata de una banda a la que se le puede pedir más, “Grime vs Grandeur” es uno de esos discos que merece la pena escuchar por lo menos una vez.


Lo Mejor: Temas variados, buena instrumentación y una excelente producción.

Lo Peor: Algunos altibajos en las composiciones.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre