Fear Before
ZONA-ZERO
87
4 VOTOS
87
+
Fear Before Fear Before
Publicación:
Octubre 2008
Sello:
Equal Vision
Productor:
Casey Bates
Género:
punk-core

MEDIA

Tracklist

  • 01. Treeman
  • 02. I'm Fine Today
  • 03. Fear Before Doesn't Listen To People That Don't Like Them
  • 04. Get Your Life Together
  • 05. Jabberwocky
  • 06. Everything's Not Shitty
  • 07. Tycho
  • 08. Bad Days
  • 09. Stay Weird
  • 10. Review Our Lives (Epic)

Miembros

  • Adam R. Fisher: guitarra, teclado, voz
  • Clayton "Goose" Holyoak: batería
  • Michael L. Madruga: bajo
  • David M. Marion: voz
  • Zachary M. Hutchings: guitarra

Análisis

por el 05 May 2012
922 lecturas
Qué sorpresas te llevas a vaces en esto de la música. Me considero un desengañado por naturaleza, desconfiado en extremo que piensa que es muy difícil que un grupo saque más de un disco sobresaliente en su carrera. Bien es cierto que conozco muchas excepciones, pero por lo general, cuando escucho un disco realmente bueno de una banda semidesconocida, mi sentimiento en el fondo es que no van a ser capaces de repetir tal hazaña. Y es una verdadera lástima que demasiado a menudo el tiempo me da la razón.

Por eso es una satisfacción difícil de explicar con palabras cuando pones grandes esperanzas en un disco próximo y el grupo te regala una nueva maravilla. Es precisamente la satisfacción que sentí al pincharme este álbum. Para los que no les conozcan, este quinteto de Colorado que comenzaron su andadura musical con el nombre de Fear Before the March of Flames. Bajo esa denominación editaron dos primeros álbumes que flirteaban con el metalcore, el emo y el math metal a partes iguales, consiguiendo un sonido interesante pero sin llegar a cautivar. Fue en 2005 cuando con "The always open mouth" la banda se desligó de cualquier etiqueta entregando un trabajo fresco, original y experimental que transgredía todos los estilos a los que se habían visto adscritos anteriormente. Estructuras sorprendentes, escarceos con la electrónica, voces dobladas, melodías oscuras y, en definitiva, un álbum redondo con una cohesión pocas veces vista. De todo esto se desprende que dejaron el listón tremendamente alto de cara a sus siguientes trabajos.

La edición de este álbum me pilló por sorpresa, porque aunque hacía ya tres años desde aquello, les perdí la pista y me enteré de la exitencia de este nuevo álbum cuando ya estaba a punto de salir. Quizá porque el grupo, probablemente conscientes de que su trayectoria musical está tomando un sendero distinto al que acostumbraba, ha decidido acortar su nombre a Fear Before. Y no sólo eso, sino que han titulado a su primer disco bajo este mismo, como queriendo afirmar que éste es el nuevo sonido de este “nuevo” grupo. Tras la primera escucha no pude más que rendirme a sus pies.

Es posible que este nuevo álbum no sorprenda como lo hizo "The always open mouth" porque no es sino una continuación de auqel, que fue el que marcó la ruptura. La grandeza de los nuevos Fear Before radica en haber cogido el estilo indefinible que les salió allí y hacerlo propio, asumiéndolo, asimilándolo y expandiéndolo para asentarlo como algo tangible y consistente y no fruto de la experimentación del momento. Lo difícil en todo esto es conseguir que la fórmula se traduzca en buenos temas, y esa es la mejor noticia: han conseguido traducir el concepto sónico de su anterior álbum a canciones con identidad y de calidad.

El sonido del álbum es difícil de describir: podría tratarse de un post-hardcore con reminiscencias emocore pero definitivamente más inquietos y marcianos que otros colegas como Circa Survive. Emparentados con bandas experimentales como The Fall of Troy o The Sound of Animals Fighting (con los que comparten la particularidad de tener dos vocalistas), Fear Before combinan la experimentación con la inmediatez, lo que hace que sus temas entren mucho mejor. Temas como "Tree man" o "I’m fine today" así lo atestiguan. Pero también nos encontramos bizarradas sónicas como esa ·Fear Before doesn’t listen to people who don’t like them· en la que juguetean con el mathcore y el post rock en tan sólo tres minutos y medio, o "Tycho", en la que se desmarcan como un grupo capaz de sacar himnos épicos en clave indie. Pero el momento más destacado y sorprendente del disco está en "Jabberwocky", corte en tono de balada acústica que rompe todo prejuicio que podamos tener sobre esas dos palabras. Y todo esto es sólo el principio.

Una obra inmediata y marciana a partes iguales, capaz de emocionar y a mismo tiempo sorprender al más pintado con su desarrollo inverosímil y su estructura desestructurada. Creatividad desbordante para un sonido único en el mundo. Lástima que actualmente estén separados.


Lo Mejor: La originalidad y la vuelta de tuerca (otra más) que le dan a su sonido.

Lo Peor: Que el álbum no haya recibido la respuesta que se merece.
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 87 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    kiba
    Muy grande.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Octubre