Helplessness Blues
ZONA-ZERO
79
5 VOTOS
82
+
Fleet Foxes Helplessness Blues
Publicación:
Mayo 2011
Sello:
Sub Pop
Productor:
Género:
pop-rock

Tracklist

  • 01. Montezuma
  • 02. Bedouin Dress
  • 03. Sim Sala Bim
  • 04. Battery Kinzie
  • 05. The Plains/Bitter Dancer
  • 06. Helplessness Blues
  • 07. The Cascades
  • 08. Lorelai
  • 09. Someone You'd Admire
  • 10. The Shrine/An Argument
  • 11. Blue Spotted Tail
  • 12. Grown Ocean

Miembros

  • Robin Pecknold: voz, guitarra
  • Skyler Skjelset: guitarra
  • Christian Wargo: bajo, guitarra, coros
  • Casey Wescott: teclados, coros
  • Josh Tillman: bateria coros

Análisis

por el 08 May 2011
1194 lecturas
Siempre suelo desconfiar de las publicaciones llamadas “especializadas” cuando encumbran a según que grupos en lo alto del panorama musical más “cool”. Esa especie de obsesión por querer estar siempre en la onda, buscando lo más de lo más para los enteradillos de la música siempre me ha echado para atrás… aunque a veces hasta aciertan y todo. Eso fue lo que pasó en 2008 cuando a todo el mundo le dio por encumbrar el debut homónimo de esta banda de Seattle.

Fleet Foxes es una joven formación del sello Sub-Pop con aspecto de hippies que se mueven por lo que ellos mismos llaman un “pop-folk de aires barrocos”. Escuchando su música de declarada vertiente acústica, uno encuentra fácilmente similitudes con Crosby, Still, Nash & Young, las melodías vocales de los Beach Boys o incluso la manera de entender el pop aportando elementos menos habituales en este género al igual que los han hecho Arcade Fire.

Esta propuesta hizo que su primer disco fuese todo un éxito a nivel independiente gracias a piezas tan bonitas como “White Winter Hymnal” o “He Doesn’t Know Why”. Tres años después nos llega su continuación, “Helplessness Blues” en la que optan por seguir a lo suyo, sin grandes cambios pero reafirmando que tienen un estilo propio e inconfundible.

En un primer acercamiento es posible que pensemos que se trata de un trabajo bastante inferior a su predecesor. No encontramos temas tan directos, que nos hagan enamorarnos a la primera, aunque sin duda uno aprecia que sus señas de identidad siguen ahí: la delicadeza acústica, esos coros casi celestiales, el aire campestre que desprenden las composiciones. Si, todo lo que nos gustaba de ellos sigue aquí, pero no resulta tan brillante como antaño… o al menos a primera vista.

Es por ello que con las siguientes escuchas empezaremos a apreciar todos y cada uno de los detalles que esconden temas en apariencia tan simples como “Bedouin Dress” o “Sim Sala Bim” donde se arrancan a todo trapo en su recta final. “Helplessness Blues” se nos destapa como el mejor corte del álbum en un ejercicio de folk que consigue emocionar con esa primera mitad más alegre y optimista y la siguiente en un tono más melancólico.

“Blue Spotted Tail” tira de intimismo para volver a sobrecogernos tras los ocho minutos de “The Shrine/An Argument” en la que muestran todo su poderío antes del estruendoso cierre capitaneado por violines y un desordenado ataca de instrumentos de viento que llega incluso a resultar inquietantemente molesto. Por fortuna en “Grown Ocean” vuelven a dar con la tecla para firmar otro de los mejores cortes del álbum demostrando que su puesto entre los grandes del neo-folk es más que merecido.

Así pues, este “Helplessness Blues” supera con nota la siempre difícil revalida del segundo disco, aunque para próximas entregas quizás deberían plantearse aportar ideas más arriesgadas, lo que no quita que posiblemente estemos ante uno de los trabajos favoritos para los medios de los que hablábamos al principio de aquí a que acabe el año.


Lo Mejor: Contiene algunas canciones de gran belleza acústica.

Lo Peor: No ofrece nada nuevo y puede resultar un tanto inferior respecto a su debut.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre