Giroplayboy
ZONA-ZERO
50
5 VOTOS
38
+
Girocerebro Giroplayboy
Publicación:
Julio 2006
Sello:
Psychotic Armadillo
Productor:
Medusa, Girocerebro
Género:
pop-rock

Tracklist

  • 01. Rock’n’Roll
  • 02. Saigón
  • 03. Piel
  • 04. Mujeres Asesinas
  • 05. 100.000 W
  • 06. Giroclon
  • 07. Miena
  • 08. Girocerebro
  • 09. Satánico Amor
  • 10. Me Estás Poniendo
  • 11. Vampiro
  • 12. Giroplayboy
  • 13. ¡Estoy Libre!
  • 14. Bastallas
  • 15. Eufória
  • 16. Motobomba
  • 17. Experimentos Fallidos de Giroclonación

Miembros

  • Mikel Oteiza

Análisis

por el 03 Jul 2006
1605 lecturas
Un día un señor y una señora le pusieron a su hijo de nombre Mikel Oteiza. Pues bien, cuando creció, este chico decidió ponerse todo tipo de apodos y pseudónimos “artísticos”: Girocerebro, Gyrobrain (el mismo de antes pero en inglés), Gyrogod (¡viva la humildad!), Gyrology, Gyroplayboy… y Stacey. ¿Y quién es este personaje? Pues se trata del cantante, compositor y guitarrista del grupo El Paso Killers (quienes están actualmente preparando su disco debut), y que mientras su proyecto “serio” graba, el se dedica a lanzar bajo el pseudónimo de Gyrobrain discos de heavy/thrash industrial. Con ese nombre publicó dos trabajos, “Gyrology” (1997), el cual fue aclamado por la crítica, logrando un notable éxito de ventas además de estar presente en la banda sonora de la película de Alex de la Iglesia “Perdita Durango”. Posteriormente publicó “Gyrogod” (2000), un disco menos heavy y más hard rock, un disco más sucio. Estos dos discos, cantados en inglés, marcaron una tendencia que seguiría en la carrera de Mikel Oteiza: cada vez más sucio, cada vez más sencillo, cada vez más directo y cada vez más guarro y pervertido. Con esto en mente, Mikel dejó el inglés y se pasó a cantar en español, cambiando de este modo su nombre artístico por el de Girocerebro. Tras semejante cambio y demostración de originalidad, se lanzó a grabar el disco que ahora nos atañe: “Giroplayboy”.

Como ya he dicho al principio, la espiral decadente en la que se ha metido este hombre, sigue su decurso natural en este trabajo. Aquí el rock es extremadamente simple, el sonido y la lírica es sucia a más no poder y la actitud de Girocerebro roza lo depravado. ¿Mola, no?

Seguramente, los que hayáis leído hasta aquí (ya va siendo hora de que de las gracias a los que leen lo que escribo) estaréis pensando: “este tío se está picando con Girocerebro”. Pues no, nada más lejos de la realidad. Me limito a escribir aquello que en la hoja de promoción don Girocerebro dice, y es que no hay mejor carta de presentación que la sinceridad y la honestidad por bandera. ¿Las pretensiones de Girocerebro con este disco? Pues como dice: hacer un disco más accesible / comercial que entre mucha basura pueda ofrecer 2 o 3 hits. ¿Lo consigue? Pues sí. Salvando el público del Opus Dei, a quienes no les recomiendo el CD, el resto podrá encontrar 17 canciones sin mayor pretensión que divertir y entretener, entre las cuales se pueden encontrar canciones que aunando la paranoia de Albert Plà, el cachondeo de los Mojinos Escozios y la fuerza guitarrera de Extremoduro, logran penetrar en la cabeza y resonar con fuerza varios días. Buen ejemplo de ello serían canciones como “Mujeres Asesinas”, “Girocerebro” o “Giroplayboy”.

En lo referente a la temática del disco, pues bien, poco hay que comentar, y es que volviendo a parafrasear la información promocional del disco (que no siente precedente): “la mayoría [de las letras] no es ninguna maravilla”. Casi todas (mejor dicho, todas) hablan de fiesta y de las ganas de cachondeo de Giroplayboy, ese alocado alter ego de Mikel Oteiza obsesionado con el sexo y los excesos de todo tipo. De hecho, si tuviese que citar de dónde creo que ha salido la inspiración lírica de este disco, tendría que citar cierto órgano exclusivamente masculino.

Musicalmente hablando, “Giroplayboy” es un disco de estructura punk y que cuenta con un potente muro de guitarras hard rock, logrado grabando 5 pistas de guitarra con ritmos idénticos, de ahí el curioso sonido del CD. Los solos aquí son minoría, y normalmente siguen la tónica general de la simplicidad del disco. De hecho, la simplicidad y sencillez compositiva es para Stacey una de las principales virtudes de este disco, puesto hace alarde de haber compuesto canciones con un único riff (algunas con 2, y gracias) y con una estructura repetitiva de estrofa / estribillo / estrofa / estribillo / seguidilla / estribillo. En definitiva, rock directo compactado en canciones de alrededor de dos minutos de duración. Tampoco tiene desperdicio la voz de Girocerebro, a medio camino entre la de Rober de Extremoduro, la de Ozzy Osbourne y la de Rob Zombie. Creo que queda claro que tipo de tonalidad tiene Stacey, ¿no?

Está claro que musical y artísticamente, “Giroplayboy” es un disco que no pasará a los anales de la historia, de hecho, esa tampoco era la intención del creador. Eso sí, donde sí puede marcar un hito este CD es en vuestras fiestas más salvajes, donde desde Rock Sound Zona-Zero os recomendamos escuchar este trabajo, o en su defecto, como dice el compositor, ponedlo bien alto en un descapotable en la compañía de una buenorra.


Lo Mejor: Las pocas pretensiones del disco provocan que resulte facilón y divertido. Salvaje y sucio, perfecto para fiestas repletas de excesos.

Lo Peor: Simple, repetitivo, falto de pretensiones artísticas...
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 60 Mediocre
    USER_AVATAR
    MASH
    me gustó mas el girogod pero este tampoco está mal
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre