black metal / death metal / thrash metal / hard rock / heavy metal / melodic death metal
 Guilles De Rais
The Bridge
ZONA-ZERO
88
2 VOTOS
83
+
Guilles De Rais The Bridge
Publicación:
Enero 2014
Sello:
Autoeditado
Productor:
Género:
metal, pop-rock, nacional
Estilos:
black metal, death metal, thrash metal, hard rock, heavy metal

Tracklist

  • 01. Eye
  • 02. Seed and Reincarnation
  • 03. Price of the Contempt
  • 04. Fly over the crap
  • 05. Spoon of Ants
  • 06. A long tongue of Shit
  • 07. To the point of no return
  • 08. Acceptation
  • 09. The Bridge
  • 10. and far beyond...

Análisis

por el 01 Dic 2014
8051 lecturas
Cuatro largos y un mini álbum, quince años de carrera, y, sobre todo, un inesperado e-mail, fueron necesarios para que este escriba descubriese la música de los castellonenses Guilles de Rais. Y, paradójicamente, apenas bastaron unos minutos de “The Bridge”, su última (y magnífica) referencia discográfica hasta la fecha, para, entre la rabia de no haberlos descubierto antes y la alegría que me supuso desenterrar uno de los muchos tesoros ocultos en el subsuelo de este absurdo país, reafirmarme en el propósito de dedicar menos tiempo a las bien promocionadas medianías foráneas para centrarme en apoyar el talento de grandes bandas cuya voz apenas se oye entre nuestras fronteras.

“The Bridge” es un álbum conceptual que, sí, habla de puentes, pero en abstracto: del tránsito entre la vida y la muerte, de la reencarnación, de la dolorosa maduración del ser humano desde la infancia hasta la adultez, y también de la mediocridad y la indecencia que nos rodea y hace zozobrar nuestras frágiles vidas. Novelas clave del existencialismo como “La náusea” o “La insoportable levedad del ser”, el credo budista o iconos tan míticos de la cultura cinematográfica como el trineo de "Ciudadano Kane” podrían ser referentes válidos para ilustrar cómo Guilles de Rais tiñen sus letras de filosofía, angustia vital y nostalgia de un tiempo idealizado precisamente porque no volverá.

En lo que a la música se refiere, “The Bridge” sigue las pautas marcadas por el anterior “Art of Defect” perfeccionando si cabe el particular estilo de la banda, una suerte de death metal melódico de raíz sueca con una fuerte base thrash de groove rockero y un punto de black metal. En los nueve temas –a los que hay que sumar la intro “Eye”– que integran la obra, ricos en matices y perfectamente ensamblados en su constante evolución, se nota el oficio, la sabiduría y la madurez del veterano Sevi (también componente de Carnivora Masacre y del primigenio grupo de death metal Rottest Slag), único encargado de la composición del álbum. Y por la manera que en “The Bridge” se entretejen los géneros, que fluyen casi como si fueran líquidos en vasos comunicantes, podríamos hablar de él como de una especie de Dan Swanö del death metal nacional. Así, Guilles de Rais podrían ser, salvando las distancias, sus particulares Edge Of Sanity. Porque hay algo en esta banda que deja un regusto a esa genial ola de death metal sueco que surgió a mediados de los noventa, cuando el melodeath no era una etiqueta ni el sota, caballo y rey que es, salvo raras excepciones, en la actualidad.

La total asimilación del material que maneja el guitarrista, la soltura que le da su comprensión de los mecanismos de cada género y la obvia intención de tratar la obra como un todo sin descuidar la dinámica interna de sus partes, hacen que “The Bridge” funcione como un complejo puzzle en el que letra, música y una logradísima producción orgánica encajan a la perfección. Aquí no hay puntada sin hilo, todo suma: los ocasionales teclados, los riffs memorables de la magistral “Price of the Contempt", el aplastante thrash de “Fly Over the Crap”, el estribillo machacón y el break misterioso en mitad de “To the Point of No Return”. Son medidas recompensas para que el oyente siga enfrascado en una escucha atenta, absorbente, como el asno que persigue una zanahoria sin desmayo.

Pero, por muy vital que sea Sevi para Guilles de Rais, sería desconsiderado por mi parte desmerecer al resto de sus componentes, cuya técnica posibilita la plasmación de las ideas del compositor. Excelentes son los riffs de Paños, la cruda y descarnada voz de Adrián y el bajo de Enrique, que mantiene el pulso rítmico a la perfección destacando en no pocos pasajes. Además, en esta ocasión, como guinda del pastel, la banda ha contado con la participación del batería Alfred Berengena (Soziedad Alkoholika, Mistweaver, Ethos…), cuyos inventivos fills, ocasionales blast beats y dobles bombos, en definitiva, su dinamismo ejecutado no solo con sus brazos y piernas sino también con la cabeza, propulsa el conjunto a un nivel aún más alto.

En el tramo final del álbum, la etérea instrumental “Acceptation" sirve de antesala a “The Bridge (Through the Hole)”, que empieza como si de un tema de Porcupine Tree o Riverside se tratase: otra sorpresa más a la que podríamos añadir el épico broche final de “And Far Beyond…”, que recuerda a los primeros Dark Tranquillity. En resumen, “The Bridge” es una obra de arte que lleva en volandas desde el primer minuto, que cautiva y crea adicción. Desde el más puro diletantismo, sin hacer ruido ni esperar nada a cambio, Guilles de Rais han editado una de las mejores piezas de metal extremo de la temporada. Suerte la mía que me enteré para poder contarlo.


Lo Mejor: La calidad de las composiciones, su trabajado estilo, entender el álbum no solo como un conjunto de canciones.

Lo Peor: Que sigan siendo una banda de culto.
 


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • 90 Muy Bueno

    Carlos Pb
    El "Seviswano",je,je.....se sale por todos los lados
  • 75 Bueno
    USER_AVATAR
    hollow_life
    Muy acertada la comparación con Swano.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre