Courtesy and Good Will Toward Men
ZONA-ZERO
71
3 VOTOS
70
+
Harvey Milk Courtesy and Good Will Toward Men
Publicación:
Febrero 1997
Sello:
Relapse Records
Productor:
Andy, Kyle
Género:
metal
Estilos:
sludge metal

MEDIA

Tracklist

  • CD1
  • 01. Pinnochios example’s
  • 02. Brown Water
  • 03. Plastic Eggs
  • 04. My Broken Heart will never Mend
  • 05. I Feel Miserable
  • 06. The Lord’s Prayer
  • 07. Sunshine (No Sun) Into the Sun
  • 08. Go Back to France
  • 09. A Good Thing Gone
  • 10. One Of Us Cannot be Wrong (Cohen)
  • 11. The Boy With Bosoms

  • CD2 – Live at TT The Bear’s
  • 01. Pinnochio’s Example
  • 02. Merlin is Magic
  • 03. Come and Spit
  • 04. F.S.T.P.

Miembros

  • Creston Spiers: voz, guitarra
  • Stephen Tanner: bajo
  • Pauly Trudeau: batería

Grupos relacionados

Análisis

por el 22 Feb 2007
1048 lecturas
Muchos serán ya los que se hayan preguntado donde y cuando se originó esos estilos que se vienen llamando post-metal, post-rock y post-hardcore. Introduciendo un paréntesis: es curioso, pues este género es totalmente contemporáneo, pues según los entendidos no estamos en la modernidad, no, ya no somos modernos, estamos en la post-modernidad, ya somos post-modernos, ¡bravo! Pero los críticos, que siempre los hay, mejor así, dicen que esto de la post-modernidad se acaba a la de tres. Quiero decir que espero que a estos estilos no les pase lo mismo, que sobrepasen el límite del tiempo que es la moda. Es un dato reconfortante para la música alternativa que haya grupos que aprovechen el sonido de bandas ya clásicas como The Who, Pink Floyd o Led Zeppelín, magnifica, en mi opinión, a las nuevas hornadas de chavales, y no tanto, músicos no profesionales, la mayoría, que crean piezas para la historia. ¿Qué me decís de Pelican, su último disco editado es irresistible, Isis, Tool o los mismos Mastodon? Parece que algo se cuece, como se tenía que cocer, hora era. Pero volviendo a lo que hizo iniciar este discurso, muchos han sido los que se han remitido a las bandas clásicas ya citadas, pero, no nos equivoquemos, estos géneros nunca han muerto, y en medio, cuando las masas preferían a Nirvana, Metallica o Pantera, entre finales de los 80 y principios de los 90, con todo respeto, otras bandas no eran preferibles, simplemente, porque su propuesta rompía la armonía.

Harvey Milk, procedentes de Athens (Georgia, EE.UU) lo hicieron, a principios de los 90, ahora ya han desaparecido, pero Relapse, muy inmiscuida en este tipo sonidos, ha recuperado su obra “Courtesy and Good Will Toward Men” de 1995, para reeditarla y reivindicar la influencia, estoy seguro, de esta banda en las nuevas generaciones. Legítimo y alabable.

Lo cierto es que su obra no es nada fácil. Difumina tanto su sonido, que no es fácil clasificarlos, ni creo que tengamos que molestarnos mucho. He tardado, lo admito, casi en un par de meses en decidirme a adentrarme en este proyecto (truncado) de ruidos, expansión, grises oscuros, casi negro y atmósferas patéticas. Si genios son en algo, es en manejar el espacio-tiempo, la estrategia del silencio psicológico crudo (vamos, unos Quintero, pero en músicos), hasta poner los pelos de punta en más de una canción. Escuchad, pues “Pinnochio’s Example”, la primera canción de diez minutos donde se comprueba las distorsiones, instrumentos premeditadamente desafinados, gritos de ultratumba, que pueden recordar a Isis. Pero, no os olvidéis, estos aún no habían nacido. Con arrogancia, que parece una bomba a un segundo de explotar, pero que nunca lo hace.

Pero claro, ¿quien es la mente afilada que lo escucha entero? Sinceramente, para mi no miréis. Pero tienen sus momentos centrados, sobre todo cuando juegan con arpegios y armónicos limpios que envuelven, trasladándonos hacia Oriente en “I Feel Miserable”. “Lord’s Prayer”, que puede recordar, con imaginación, a Coldplay o dredg, pero con un vocalista de voz afónica. “Sunshine (No Sun) Into The Sun” comienza como un tema de cantautor, para de repente, sin aviso, bajar al ultramundo sonoro con gravísimos bajos y una ritmo propio de la Semana Santa. Pero a destacar, sobre todo, “Brown Water”, de tono épico e incluso próxima al heavy, con un solo de guitarra que empieza bien, pero, como no, se masturba.

En el segundo CD, en directo, directamente, se lo podían haber ahorrado. Entiendo que pare coleccionistas pueda tener valor, pero el sonido es realmente sucio y ruidoso. Ya es difícil discernir su propuesta en estudio, imaginaros en un directo con una producción mala. Además son cuatro canciones.

Para finalizar, decir que de existir Harvey Milk, ahora mismo estaríamos hablando de unos músicos venerados, aunque supongo, que ya han sido clasificados, como muchos grupos que producen, pero no consiguen lo esperado, como grupo de culto. Así sea. Por cierto, como anécdota, contar que el grupo cogió su nombre del primer supervisor de San Francisco que decidió declararse abiertamente homosexual, por lo cuál fue asesinado en 1978, junto al alcalde de la ciudad George Moscone. El Harvey Milk High School es un centro donde estudian sólo homosexuales y transexuales en Nueva York. Obviamente, su función no deja de ser polémica en EE.UU.


Lo Mejor: Se pueden considerar hermanos mayores de un estilo en alza. La locura se convierte, por momentos, en genialidad. Para quien le guste el “noise”, perfectos.

Lo Peor: Es muy difícil de digerir. Necesita su tiempo. La obra tiene muchos altos y bajos, cualitativamente, es difícil de interpretar. Te puede parecer ruido sin sentido.
 


COMENTARIOS

3 Comentarios

  • 75 Bueno
    USER_AVATAR
    Kupak
    El hermano feo de los Melvins, muy molon.
  • 65 Bueno
    USER_AVATAR
    DjBateman
    Se me hace demasiado pesado
  • 71 Bueno
    USER_AVATAR
    MaNuKN
    Bien puestos los "instrumentos" los tenian, porke...en pleno fervor del grunge hacer esto...joeeee...
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre