alternative metal / hard rock / groove metal / noise rock / post-hardcore / experimental rock
 Helmet

CRÓNICA

Aquellos maravillosos años
Helmet, Local H
18 de Febrero de 2017 por Jorge Azcona Sala Jimmy Jazz, Vitoria 1006 lecturas

Después de sendos recuerdos tanto del "Meantime" como del "Betty" en forma de giras aniversario, llegaba el turno de que Helmet volviera a nuestro país para defender nuevo material. Siendo sinceros no creo que muchos hubieran venido para escuchar el último disco al fin y al cabo y eso se respiraba en el ambiente, se veía en la media de edad del respetable e incluso en su vestimenta. Habíamos retrocedido 25 años para aterrizar de nuevo en los 90.

Pasadas las 9 de la noche salían a escena Local H, banda que acompaña a los neoyorquinos durante toda la gira europea y que pese a tener un largo recorrido a sus espaldas son bastante desconocidos por estas tierras. Lo primero que llamaba la atención es que se trata de un dúo. Sí, esa formación a cargo de voz/guitarra y batería que tan de moda está actualmente, solo que estos ya lo hacían en los citados 90 de una manera mucho menos mainstream. A pesar de contar con la ayuda de un efecto de voz en la mayoría de los temas y de los miembros de Helmet (salvo Page) en “Hands On The Bible”, su propuesta se basa principalmente en la energía que desprenden en las tablas tanto Scott Lucas (miembro fundador y alma de la banda) como un Ryan Harding enorme tras los timbales. Sin hacer ascos a desarrollos instrumentales y pajas varias (unas más efectivas que otras, todo hay que decirlo), cuando más conectaron fue en temas directos como "Bound For The Floor" o "High-Fiving MF", buenos ejercicios de rock alternativo.

Y sin dilatarse demasiado sonaba "Unsung" para abrir el show de Helmet, dejando a alguno a punto de perderse uno de los mayores clásicos de la banda. Puede que sean conscientes del arsenal que tienen bajo la manga, o puede que también fuera para equilibrar un set muy orientado en su primera mitad hacia el reciente "Dead To The World". Hay que reconocer que las nuevas canciones sonaron más convincentes que en su versión de estudio, y "Life Or Death", "Drunk In The Afternoon" o "Red Scare" (esta posiblemente lo mejor que han hecho en los últimos años), no desentonaron demasiado entre temas de todas sus épocas como "See You Dead" o "So Long" de los discretos "Size Matters" y "Seeing Eye Dog" respectivamente.


Por su parte el riff de "Milquetoast" dio paso a una segunda mitad repleta de grandes éxitos que, obviamente, todo el mundo estaba esperando. Un sonido perfecto, mezclando potencia y precisión como pocos grupos saben hacer, que hizo enloquecer en clásicos como “Wilma´s Rainbow” o el juguetón “The Silver Hawaiian”. No hace falta decir que el concierto dio un vuelco totalmente esperado, e incluso salió a relucir el peculiar sentido del humor de Page Hamilton tras haber estado ausente y sin apenas mediar palabra hasta entonces (el momento de cantar debajo del micro mientras iba cayendo poco a poco fue realmente gracioso).

“Tic” y una inmensa “In The Meantime” cerraron un concierto aplicable al famoso “de menos a más”, y donde solo faltó “Just Another Victim” para cerrar los ojos e imaginar que no ha pasado el tiempo.

Foto: Ryan Harding de Local H.

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA