The Hurt Process
ZONA-ZERO
60
2 VOTOS
65
+
Her Only Presence The Hurt Process
Publicación:
Octubre 2007
Sello:
Promise! Promise! (A Record Company)
Productor:
Autoproducido
Género:
pop-rock, nacional

Tracklist

  • 01. Larmes d'une Lettre
  • 02. Isolate, the Elm
  • 03. Simple
  • 04. A Short Prologue
  • 05. Grey
  • 06. 01.05
  • 07. &ATheory
  • 08. Once Upon a Time
  • 09. It all Ends and Starts
  • 10. Pain

Grupos relacionados

Análisis

por el 17 Oct 2007
1079 lecturas
Tras el nombre de Her Only Presence se esconde el proyecto casi unipersonal de Luis Cifre: él compone, canta, toca, graba, produce y edita, para lo que ha creado su propio sello discográfico. “The Hurt Process” es su segundo trabajo tras un debut (“Ghost of the Year”) con el que consiguió girar junto a Elephant Micah y Kristofer Astrom.

Her Only Presence define su propuesta musical como “sadcore lo-fi home made emotional indie folk”. ¿Perdón? Intentemos definir su música de manera que podamos entenderlo: canciones delicadas, intimistas, acústicas, para escuchar con el volumen bajito y hartarse de llorar por la pérdida del amor. “The Hurt Process” es básicamente un disco lánguido y tristón, poco recomendable para épocas de depresión a menos que quieras cortarte las venas.

Una breve intro instrumental a base de metalófono y máquina de escribir da paso a “Isolate, the Elm”, donde hasta las panderetas suenan desganadas y donde percibimos los principales puntos flojos de Her Only Presence: necesitaría una voz con más personalidad y una producción mejor. Sí, ya sé que el Do It Yourself está muy bien y que a algunas personas les gustan las producciones caseras pero, en mi opinión, un sonido limpio suele jugar a favor del grupo. El asunto de las habilidades vocales se suple de alguna manera en los temas en los que Laura (Maple, Lek Mun) presta su cristalina voz, por ejemplo “Simple” o “Pain”.

Centrándonos en los puntos fuertes, el disco tiene pasajes instrumentales interesantes, repletos de detalles que necesitan varias escuchas para poder apreciarlos plenamente. Pongamos como ejemplo “01.05”, tema enteramente instrumental que sirve de ecuador del trabajo, o la inclusión de un violín en “Pain”. Pero, en general, el tono del disco es demasiado lineal, uno no sabe bien dónde acaba un tema y empieza el siguiente porque todos suenan más o menos igual.

En resumen, “The Hurt Process” quizás guste a un público muy concreto pero a mí no ha conseguido engancharme. Demasiada languidez y demasiada tristeza concentradas en apenas media hora que se hace demasiado monótona.


Lo Mejor: las colaboraciones.

Lo Peor: la homogeneidad, en el peor sentido de la palabra.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre