mathcore / deathcore / grindcore / groove metal / math metal
 Ion Dissonance
Cast The First Stone
ZONA-ZERO
80
2 VOTOS
80
+
Ion Dissonance Cast The First Stone
Publicación:
Noviembre 2016
Sello:
Good Fight Music
Productor:
Antoine Lussier
Género:
metal, punk-core
Estilos:
mathcore, grindcore, math metal

MEDIA

Tracklist

  • 01. Burdens
  • 02. The Truth Will Set You Free
  • 03. To Expiate
  • 04. To Lift The Dead Hand Of The Past
  • 05. Untitled II
  • 06. Suffering: The Art Of Letting Go
  • 07. Ill Will
  • 08. (D.A.B.D.A.) State of Discomposure
  • 09. Treading On Thin Ice
  • 10. Virtue
  • 11. Perpetually Doomed: The Sisyphean Task

Miembros

  • Kevin McCaughey: voz
  • Antoine Lussier: guitarra
  • Sebastien Chaput: guitarra
  • Dominic Grimard: bajo
  • Jean-François Richard: batería

Análisis

por el 14 Dic 2016
569 lecturas
No hay duda de que hacer un análisis a un álbum como este requiere de muchísimas escuchas para escribir algo coherente que se asemeje a la complejidad y la ciencia que se esconde detrás de esta música caótica y arbitraria como ella sola. Valga la excepción de hablar aquí un poco de ello y por encima, puesto que las escuchas del álbum hasta ahora han sido insuficientes como para entrar en profundidad y rebanarlo en trocitos como se merece.

Pero sí hay algunas cosas que podrían decirse a primera vista: lo más importante son los seis años que estos canadienses han tardado en editar de nuevo, tras un hiato que se produjo tras el imponente "Cursed", que es ya una de las referencias claras del math metal actual. Incluso el mismo grupo ha declarado que son demasiados años, y que mantuvieron la incertidumbre durante el proceso de grabación sin adelantos para que pudiéramos escuchar el resultado final al completo, sin expectativas. Y la jugada ha sido buena, porque esto no se digiere precisamente fácil.

¿Algo más que podamos añadir? El sonido, sin duda, es una evolución muy obvia, precisamente por falta de la misma. Y es que para qué cambiar algo que ya sonaba cojonudo, por mucho que haga bastante tiempo de ello. Desde luego, el fuelle no está perdido y, salvo un momento bastante lúcido de expansión fuera de la norma en la larga "(D.A.B.D.A.) State of Discomposure", todo aquí tiembla a cada golpe, a cada cambio de ritmo y, sobre todo, a cada riff enloquecido.

Resulta muy vago o impreciso definir lo que hacen Ion Dissonance en su más simple esencia. Los cambios son constantes, envueltos siempre en un halo de riffs extenuantes que suenan a campo de batalla de una guerra futurista cyborg, bebiendo de todas partes: del metal, del hardcore y del grindcore. De hecho, "Burdens" es un inicio de disco muy The Dillinger Escape Plan si le quitas las elucubraciones matemáticas del batería Jean-François Richard y le pones el rollo más jazzy del ex-Dillinger Chris Pennie, por ejemplo.

Algunos temas de "Cast The First Stone" parecen tener una estructura demencial, que solo comienza a abrirse cual melón dentro de tu mente con varias escuchas, y que cuando de verdad se expande dentro es cuando uno puede valorar este trabajo, como quien aprende un idioma. "The Truth Will Set You Free", por ejemplo, es una composición tan arriesgada que puede ser un completo dolor de cabeza o una obra maestra, extremos nada lejanos entre sí cuando se habla de math metal, y que en este caso obviamente se aproxima mucho más a la segunda opción.

Una de las grandes dificultades que puede encontrarse un grupo para publicar de nuevo, aunque sea paradójico, es haber sacado antes un disco perfecto. Como ya decíamos antes, si el presente de Ion Dissonance ha tardado en llegar ha sido porque el pasado era una losa muy grande de transportar. En "To Expiate" o "Treading On Thin Ice" podemos sentir la influencia de ese pasado, junto con deslices de otra de sus grandes referencias, Meshuggah, aunque los suecos han sido matriz de una gran mayoría de grupos de este estilo, por no decir los verdaderos creadores.

Podríamos hablar mucho de este disco de un poco más de media hora, pero sería hablar en espiral siempre sobre la misma idea: este estilo es enormemente puro, sano y da gusto escucharlo cuando se hace tan bien, y más si viene de la prolífica Canadá, toda una denominación de origen en esto de los guitarrazos random.


Lo Mejor: Brutalidad y locura para mentes complejas y enfermas. Ojalá durara otra media hora más.

Lo Peor: Lo mucho que han tardado para darnos algo que no deja de ser bastante continuista.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Mayo