Elements Of Persuasion
ZONA-ZERO
88
7 VOTOS
84
+
James LaBrie Elements Of Persuasion
Publicación:
Mayo 2005
Sello:
SPV / Insideout
Productor:
James LaBrie
Género:
metal

Tracklist

  • 01. Crucify
  • 02. Alone
  • 03. Freak
  • 04. Invisible
  • 05. Lost
  • 06. Undecided
  • 07. Smashed
  • 08. Pretender
  • 09. Slightly Out Of Reach
  • 10. Oblivious
  • 11. In Too Deep
  • 12. Drained

Miembros

  • James LaBrie
  • Bryan Beller
  • Matt Guillory
  • Mike Mangini
  • Marco Sfogli

Análisis

por el 15 May 2005
1574 lecturas
La simple mención del nombre James LaBrie evoca inmediatamente a Dream Theater, una de las bandas más importantes de los últimos años (por no decir la que más). James LaBrie a través de sus cuerdas vocales ha sido el encargado de narrar la compleja y oscura propuesta artística de Dream Theater, hasta el punto de haberse consagrado como uno de los mejores vocalistas rock de todos los tiempos y a su vez, una de las más grandes influencias dentro del mundo progresivo. Además de su peculiar tono agudo al más puro estilo heavy metal, James LaBrie siempre fue y ha sido un provocador y un innovador. Cuando el gritar y el desgarrarse las cuerdas vocales eran el pan de cada día dentro del metal, él sorprendió a propios y extraños con dulces pero inquietantes melodías a golpe de susurro. Otra de las sorpresas que ha dejado el vocalista americano durante su larga y exitosa carrera nos la llevamos recientemente en su álbum “Train To Thoutht”, cuando en medio del tema “This Dying Soul”, el cantante se lanza a rapear. ¿Rap dentro de un disco de metal progresivo? Pues sí. Los puristas seguirán recuperándose del susto, pero lo único cierto es que ese atrevimiento de LaBrie sonaba realmente bien y daba un toque fresco al disco.

Con todo lo anterior en mente, no es de extrañar que James LaBrie esté considerado como uno de los vocalistas y músicos progresivos más influyentes de los últimos tiempos. Siguiendo con su capacidad para adelantarse a su tiempo y sorprender al respetable, James LaBrie se lanza en solitario con un disco conceptual titulado “Elements Of Persuasion”.

Al principio dije que el nombre de James LaBrie siempre se había relacionado con el de Dream Theater (sus otros grupos como Mullmuzzler o Winter Rose, nunca han logrado tanto reconocimiento como Dream Theater), y tal vez con esa idea en mente, LaBrie haya compuesto “Elements Of Persuasion”, pues aunque hay alguna que otra reminiscencia sonora del sonido progresivo que le ha encumbrado, la gran mayor parte del trabajo sorprenderá de nuevo, a propios y extraños.

“Elements Of Persuasion” se olvida de las estructuras complejas y de los temas interminables (aunque los temas siguen siendo largos, normalmente no pasan de los 6 minutos, que ya es un logro), aunque por suerte, no ha dejado de lado la técnica, el virtuosismo, las letras profundas (aunque en esta ocasión más humanas) y la interpretación vocal impecable. Tras la primera escucha, sorprende la facilidad con la que se asumen todos los temas. Son accesibles, agradables y muy bien estructurados, en los que encontramos ¡estribillos! Precisamente esos estribillos son uno de los elementos característicos de este tema, pues su uso no llega a ser profuso, localizados siempre en el momento exacto y sin caer en la repetición ociosa, logran atraer al oyente y hacer que temas cargados de fuerza heavy y rotundidad metal, entren a la primera.

La excelente propuesta musical que presenta James LaBrie comienza con “Crucify”, tema que se inicia con un melancólico pasaje de guitarra acústica al que se suman rápidamente unas guitarras aplastantes y una batería atronadora, al más puro estilo Metallica, y de fondo, un agudo y penetrante cual espada solo de guitarra. En un guiño al metal progresivo, la estructura cambia repentinamente y se acelera. De nuevo un cambio de compás convierte la partitura a un medio tiempo en el que sorprenden por un lado la melodía electrónica de fondo y el sampler de regusto ochenteno que preceden al pegadizo estribillo. Este tema resulta ser el lado más veloz y potente del disco, en el que a pesar de eso, podemos encontrar elementos característicos y fácilmente descriptivos del resto del disco, como los estribillos, los elementos electrónicos, los sonidos pesados y la técnica musical al servicio de temas digeribles.

“Alone” es el segundo tema de “Elements Of Persuasion”, el cual posee un cierto regusto a metal moderno. Los coros, los riffs y la lírica son fácilmente comparables con las del nü-metal, aunque la espectacular interpretación vocal de LaBrie y los sublimes solos de guitarra a cargo de Marco Sfogli. De un corte similar encontramos otras piezas como “Freak” (con gran dosis electrónica), “Pretender” o “In Too Deep”.

Por otro lado, James LaBrie también muestra un lado más melódico y sentimental al que nos tenía acostumbrado. Cabe destacar en este aspecto “Lost”, una delicada y elegantísima balada en la que los verdaderos protagonistas son el piano, las programaciones electrónicas y la acertadísima interpretación de LaBrie. Bajo un enfoque que toma elementos prestados del jazz y el dub, LaBrie se olvida de sus registros más agudos y penetrantes para susurrar. Rara vez se ha visto a un cantante susurrar tan bien y con tanto acierto, transmitiendo perfectamente esa sensación de desafuero y tristeza que rodea a la composición (de nuevo en formato medio tiempo).

“Elements Of Persuasion” es sin lugar a dudas un discazo, sin contemplaciones. LaBrie se ha sabido acompañar de grandes músicos para sacar adelante el proyecto, tales como Mike Mangini (Annihilator) a la batería, Marco Sfogli a la guitarra (no le conocía de antes, pero su trabajo aquí es imperdible), Matt Guillory a los teclados (Dali’s Dilemma) y Bryan Beller (Steve Vai) al bajo, y eso se nota. Además, la producción que ha logrado LaBrie (lo hace todo aquí) es exquisita y diáfana, de modo que el sonido es claro e impactante para disfrute del oyente.

¿Qué más se puede añadir? Tal vez que este disco no está precisamente enfocado para los fans de Dream Theater de toda la vida, por lo que si alguno de estos se aventura a comprarlo y escucharlo, se llevará muchas sorpresas.


Lo Mejor: La voz y el carisma de LaBrie. Producción excelente. Técnica y virtuosismo sin necesidad de estructuras excesivamente complejas.

Lo Peor: Se pierde casi por completo el lado progresivo de Labrie. Demasiada sorpresa para los fans puristas del progresivo.
 


COMENTARIOS

3 Comentarios

  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Juanjo_1981
    Bastante mejor de lo esperado, aire fresco y un gran guitarrista.
  • 78 Bueno

    axlgarcibis
    Un muy buen disco como aperitivo de "Octavarium", aunque debo darle mas escuchas. Por ahora, un 78,.
  • 85 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    gonzalo
    muy buenos, solacos de guitarra a toda ostia, guitarras potentes...y la super voz de LaBrie, ke bueno es
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Octubre