black metal / death metal / thrash metal / extreme metal
 Keep Of Kalessin
Epistemology
ZONA-ZERO
78
5 VOTOS
73
+
Keep Of Kalessin Epistemology
Publicación:
Febrero 2015
Sello:
Indie Recordings
Productor:
Obsidian C.
Género:
metal
Estilos:
black metal, death metal, extreme metal

Tracklist

  • 01. Cosmic Revelation (Intro)
  • 02. The Spiritual Relief
  • 03. Dark Divinity
  • 04. The Grand Design
  • 05. Necropolis
  • 06. Universal Core
  • 07. Introspection
  • 08. Epistemology

Miembros

  • Obsidian C.: voz, guitarra
  • Wizziac: bajo, coros
  • Vyl: batería

Análisis

por el 13 Feb 2015
4687 lecturas
Para empezar a las claras, casi nadie esperaría que un grupo como Keep of Kalessin, que ya ha pasado por varias fases a lo largo de su carrera desde que comenzaran allá por 1998 con “Through Times of War”, pudiera tener una (quién sabe si) última oportunidad para volver a estar entre las conversaciones de los aficionados al metal extremo por una razón que no sea: a) “se han vendido”, o b) Eurovisión.

Y es que de calidad siempre han ido sobrados, tienen experiencia y técnica de sobra para hacer la música que quieran, y nos lo han demostrado en muchas ocasiones. Desde su debut hasta esos dos enormes “Armada” y “Kolossus”, pasando por el furioso EP “Reclaim”, que contó con Attila Csihar de vocalista. Además, de unos a otros el paso alcanzado en la producción y en la nitidez del acabado musical fue asombroso, y nos dio por pensar que tendríamos dragón para rato (el nombre de Kalessin viene de un dragón en la trilogía literaria “Terramar”).

Pero llegó la debacle. Keep of Kalessin, al igual que hicieran Lordi en 2006 con impactante resultado, deciden presentarse a las rondas previas de Eurovisión en su país con el tema “The Dragontower”, sin duda lo más popero y endulzado que habían editado nunca, también incluido en el igual de soso “Reptilian”, que sin ser tampoco un homenaje abierto a la pachanga verbenera, quedaba a años, lustros y siglos luz de sus predecesores. Ya se sabe que si algo duele al seguidor del metal extremo es que un grupo rebaje su sonido de una manera tan odiosa, pero mucho peor aún es hacerlo en pro de un concurso musical donde el mainstream está omnipresente y es bienvenido.

Cinco años después de aquel último largo, ahora sí, Keep of Kalessin se ponen manos a la obra, se dejan de gilipolleces y nos regalan un disco (por fin) serio, con una apertura dentro de la media de calidad que podemos esperarles, pues “The Spiritual Relief” es extensa y tiene de todo: buena velocidad, buen riff, muchísima épica, voces chillonas y limpias… qué más se puede pedir. Recordemos que el grupo ahora está formado por tres componentes, y que el cambio más importante tiene lugar en las voces, donde Obsidian Claw, miembro fundador y esencial, se erige como el vocalista y compositor principal de la banda.

Después, conforme el disco avanza, uno se va dando cuenta de que existe la gran posibilidad, salvo cagada nuclear, de que el black melódico y épico lo haya vuelto a conseguir y nos haya hecho volver a tener fé. “Dark Divinity” no flojea y “The Grand Design” lo vuelve a clavar, ambas con buen ritmo y con, sobre todo, riffs que te tienen enganchado al disco desde la primera vez. La trilogía de temas con 7 minutos la cierra “Necropolis”, que mantiene el tipo pero es sin duda la más pesada de ellas, sobre todo para los que no gusten de tantos temas largos seguidos.

Y es que en ti, amante de la zapatilla y el metal directo a la médula, KoK también han pensado. “Universal Core” es un regalo en forma de blast beat eterno, de melodías black del más alto standard y, cómo no, estribillo épico con coros y tras esto, de nuevo a correr. Y además, no es el único tema donde invocar al Correcaminos o hacer molinillos, puesto que el cierre, con “Anima Mund” y “Novae Ruptis”, supone lo más cafre que han hecho desde hace muchísimo tiempo, pese a que, por supuesto, la producción haya mejorado de manera inevitable con el paso de los años.

Pero antes de que el disco acabe con esos dos temazos, antes escuchamos “Introspection” (incluido en un EP del mismo nombre en 2013), a medio camino entre la época chustera y lo nuevo, donde se aprecia perfectamente ese cambio de estilo y resurgimiento, también en el nombre y las letras de la canción. Poca cosa si lo comparamos con el refinamiento y las buenas maneras que destila “Epistemology”, con mano a mano incluido entre un solo muy old-school y teclados ultra epic casi durante la mitad del tema, y la única pega de unas voces un tanto cansinas y con agudos algo extraños, pese a que en el resto del disco funcionan a la perfección.

Es obvio que poner en perspectiva este álbum junto con sus primeras referencias hace que no haya color, que la brutalidad y la rabia con la que despachaban su black es algo que, por lamentable que suene, es casi imposible encontrarnos en estos re-renovados Keep of Kalessin, que se centran más en un metal melódico, veloz y progresivo. Y precisamente, hacía tiempo que un disco con esas características no me dejaba tan buen sabor de boca. Siempre es una magnífica noticia que un estilo como este nos pueda seguir dando alegrías, y si es de un grupo que creíamos perdido en el abismo, mucho mejor.


Lo Mejor: ¿Puede haber mayor gozo que "recuperar" a un grupazo así del olvido?

Lo Peor: Da demasiado vértigo comparar esto con sus primeros discos, que crecen y crecen con el paso del tiempo.
 


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • 76 Bueno
    USER_AVATAR
    jorge1122
    Un muy buen disco, a mi que hayan abandonado el black no es un problema, mas bien lo contrario. Ya me gustaba su último disco aunque este es mejor. Como ya dice en la reseña destacables las melodias y partes rápidas. Muy recomendable.
  • 63 Bueno
    USER_AVATAR
    Jolocho
    Está bien y es disfrutable. Y cuando les da por tocar rápido son inalcanzables.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre