XV
ZONA-ZERO
80
1 VOTO
80
+
King''s X XV
Publicación:
Junio 2008
Sello:
InsideOut Music / SPV
Productor:
Michael Wager
Género:
metal

Tracklist

  • 01. Pray
  • 02. Blue
  • 03. Repeating Myself
  • 04. Rocket Ship
  • 05. Julie
  • 06. Alright
  • 07. Free
  • 08. I Just Want To Live
  • 09. Move
  • 10. I Don't Know
  • 11. Stuck
  • 12. Go Tell Somebody
  • 13. Love and Rockets (Hell's Screaming) (Bonus Track)
  • 14. No Lie (Bonus Track)

Miembros

  • Doug Pinnick - Voz, Bajo
  • Ty Tabor - Voz, Guitarras
  • Jerry Gaskill - Voz, Batería

Análisis

por el 19 Jun 2008
849 lecturas
Coger un disco de King’s X es como coger un tarro de esencias, hay que olerlo varias veces para poder diferenciar todos los olores que encierra porque la música de esta banda no es fácil de encuadrar. No en vano, es una banda con más de 20 años de historia y aunque no ha sido un grupo con muchos seguidores, siempre ha tenido una escueta legión de fans que les ha permitido tirar hacia delante todos estos años con la formación original, descansos y proyectos paralelos aparte. Algunos dirían que es éste un grupo de culto, no sé si lo serán, pero para mí son uno de los grupos con los que el mundo de la música ha sido más ingrato.

Tras unos inicios en los que coquetearon con una música rock más “mainstream”, codeándose con Red Hot Chili Peppers o Soundgarden, llegando incluso a telonear a AC/DC, el hard rock multidisciplinar de este trío tejano ha sufrido todo tipo de ataques debido a su condición de cristianos que hacen rock cristiano, aunque se nieguen a que su música sea calificada como tal, pero que chocan con el ideal cristiano, entre otras cosas, en tanto en cuanto la condición sexual de su cantante difiere un poco de los estándares morales correctos según alguien. Ciertamente algunas de las letras de este disco son bastante espirituales, a veces incluso demasiado para mí, pero vienen envueltas en una música tan precisa, cuidada, brillante y delicada que uno no puede más que rendirse a sus pies.

La música de King’s X varía ligeramente, sin perder su esencia, disco a disco y si en el anterior nos encontrábamos que seguía una línea coherente con el resto, con un hard rock más directo y algo más rápido, en este “XV “podemos encontrar un poco más de melodía y variedad. Empezando con los ritmos funk de “Pray” o “Go tell somebody”, donde Doug Pinnick demuestra lo aprendido (o desprendido) con Living Colour en su gira europea de hace un par de años, no sólo con su bajo, sino con su inimitable voz, que le imprime un toque funk y soul a todo lo que toca, dando al sonido de la banda un color más que especial. Las magníficas melodías vocales, ejecutadas por los tres miembros de la banda, tienen su máximo apogeo en temas como “Alright” o “Broke”, mucho más rockeros que los anteriores. Sin duda cabe destacar las tiernas “Julie”, con el batería Jerry Gaskill al micro, o “Repeating myself”, esta vez interpretada por Ty Tabor (al que le sienta muy bien la faceta de cantante solista) que parecen salidas de algún barrio de Liverpool más que de su Texas originaria. Todo esto tiene su continuación en algunos temas de un cariz más metálico, como “Rocket ship” o “Love and rockets”, confirmando que el disco encierra, como casi siempre, diferentes estilos y escenarios y que la banda se mueve con soltura entre ellos, razón por la cual nunca se les ha conseguido meter en ningún saco.

La producción de Michael Wager no se queda a la zaga de los temas y presenta un aspecto cuidado, sobre todo en el apartado vocal, sin duda lo más destacado del disco, pero no olvida proporcionarle firmeza a los temas, con todo exactamente diferenciado. Las bases, contundentes y muy mimadas y las guitarras, a veces metálicas, a veces con un tono más country o pop, pero siempre desprendiendo ese aire de autosuficiencia que tiene Ty Tabor y que alimentan el rock que caracteriza a esta banda. Por ponerle pegas, en algunas canciones la guitarra está demasiado cómoda y se echan de menos algunos solos, pero no se puede tener todo.

Los catorce temas que componen el disco dan para muchas escuchas, pese a que como bien ha demostrado la historia, es una música que no seduce a todo el mundo, pero al que le llega le engancha desde el minuto uno, así que si a día de hoy no has escuchado un disco de esta banda, Houston, tenemos un problema.


Lo Mejor: Las melodías vocales. Disco muy variado.

Lo Peor: Se echan de menos algunos solos de guitarra.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Octubre