thrash metal / groove metal

Lazarus A.D.

The Onslaught
ZONA-ZERO
85
5 VOTOS
81
+
Lazarus A.D. The Onslaught
Publicación:
Septiembre 2009
Sello:
Metal Blade
Productor:
James Murphy
Género:
metal
Estilos:
groove metal, thrash metal

MEDIA

Tracklist

  • 01. Last Breath
  • 02. Thou Shall Not Fear
  • 03. Damnation For The Weak
  • 04. Absolute Power
  • 05. Revolution
  • 06. Rebirth
  • 07. Lust
  • 08. Forged In Blood
  • 09. Every Word Unheard
  • 10. Who I Really Am

Miembros

  • Dan Gapen: guitarra, coros
  • Alex Lackner: guitarra
  • Jeff Paulick: bajo, voz
  • Ryan Shutler: batería

Análisis

por el 08 Sep 2009
1232 lecturas
Que la escena thrash está sufriendo un revival no es nada nuevo, que ese revival nos está trayendo montones de bandas prescindibles tampoco nos es desconocido, pero eso sí, cuando una banda irrumpe en la escena de la manera en que ha llegado Lazarus A.D., sin hacer mucho ruido y con las ideas muy claras la cosa cambia.Y es que estos chicos de Wisconsin empezaron a entrar por las orejas de los metaleros americanos con su maqueta hace poco más de 3 años y no ha sido hasta finales del 2008 que la banda firmara con Metal Blade Records, después de abrir para grupos como Testament o Anthrax tras autoeditarse su primer disco, “The Onslaught”, que ha sido remasterizado y relanzado para la ocasión, ya que de la primera versión sólo se editaron 1000 copias.

Todo lo que rodea a la banda nos suena conocido, la eterna canción de otras bandas que ahora son grandes estandartes del metal, es decir, telonear a grandes bandas, estar en el boca a boca hasta que firmas por un sello con medios que te pone en la palestra mientras quemas la carretera con giras y alcohol. Pero no nos engañemos, no estamos en los 80 ni el helado Wisconsin natal de estos cuatro chavales es la soleada Bay Area de San Francisco y eso se nota en la música de la banda, pese a que evidentemente la esencia del thrash clásico está presente los casi tres cuartos de hora de este disco.

The Onslaught” está pensado, compuesto y diseñado para mover cuellos. Sin discusión. Desde el primer hasta el último minuto la banda no para de enseñarnos un repertorio de riffs que ya le gustaría haber sacado de la chistera a más de uno y más de dos leyendas del rock. Vale, quizá esté exagerando y esto no sea más que un refrito de Anthrax, Testament y Machine Head. Pero también puedo estar en lo cierto y podemos encontrarnos ante el nacimiento del siguiente monstruo metálico. La calidad, las ganas y la imagen están ahí, y aunque no todo depende de ellos, si es cierto que van por muy buen camino. Es éste un disco guitarrero, con montones de riffs que nos recordarán tiempos mejores, pero que aunque beben del pasado tienen ese toque diferente, con influencias del metal americano de nueva hornada, más pesado, pero sin perder velocidad, lo que hace que el trabajo de Dan Gapen y Alex Lackner con las guitarras sea lo más destacable del álbum. Precisas, afiladas, inteligentes y muy, muy cuidadas, sobre todo durante los solos, que harán las delicias de los más exigentes.

Destacaría dos temas sin lugar a dudas, “Thou shall not fear” (un resumen de todo lo bueno de la banda) y “Revolution” (con un solo que es imposible no disfrutar), aunque “Damnation for the weak” y “Lust” no se quedan atrás, como el resto del disco, que aparte de las guitarras destaca también por la contundencia de las bases, sobre todo de la batería de Ryan Shutler, y la producción de James Murphy (Death, Testament). A mucha gente le parece trivial en este tipo de discos, que muchas veces se graban buscando el sonido sucio de garaje, pero una producción como la que nos ocupa se convierte en este álbum en un instrumento más. O casi, ya que el bueno de Shutler consigue tal definición en los sonidos de cada instrumento que parece que estamos en la pecera de su mismísimo estudio.

La única pega es, la de siempre, que “The Onslaught” no es nada nuevo, es thrash, modernete eso sí, pero thrash del bueno, del que dan ganas de escuchar una y otra vez, de ese que te deja el cuello dolorido durante días. Qué otra cosa se podía esperar de una banda que vive y predica el “Thrash or Die” como leitmotiv de su existencia.


Lo Mejor: Buenas canciones, buena producción, mucha energía y buenísimos riffs.

Lo Peor: No inventa nada.
 


COMENTARIOS

3 Comentarios

  • 76 Bueno
    USER_AVATAR
    roots
    Buen disco. Me gusta mucho la produccion, las guitarras y la bateria suenan brutales.
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    Turu
    El Thrash mola txabales... aparcar el metal-core ese....jaja
  • 81 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    ekonforever
    me tiene enganchado a mí también, una de los sorpresas del año, muy buenos
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre