The Deep And Dreamless Sleep
ZONA-ZERO
45
Meliah Rage The Deep And Dreamless Sleep
Publicación:
Febrero 2008
Sello:
Locomotive
Productor:
Meliah Rage
Género:
metal

Tracklist

  • 01. Permanently Damaged
  • 02. God and Man
  • 03. Undefeated
  • 04. The Deep And Dreamless Sleep
  • 05. Twisted Wreck
  • 06. Curse
  • 07. Last of the Wanted
  • 08. Take What You Want

Miembros

  • Anthony Nichols – Guitarra
  • Jim Koury – Guitarra
  • Paul Souza – Voz
  • Stuart Dowie – Batería
  • Darren Lourie – Bajo y Coros

Análisis

por el 28 Feb 2008
822 lecturas
Meliah Rage vuelven a la carga con más thrash de la vieja escuela, más canciones lineales, menos personalidad y ocho canciones de sopor metálico que hacen cierto el dicho de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Sin olvidar que la banda de Boston nació en plena eclosión thrash americana en 1987 y que durante sus primeros discos se codeó con grupos de la talla de Metallica, Testament o Megadeth, siempre fueron un grupo que supo tener su pequeña legión de seguidores, pero que carecía de algún elemento que destacara por encima del resto lo suficiente como para llegar a un público mayor o gestar algún tema que enganchara, por lo que desde la segunda división del thrash su nombre se fue enterrando poco a poco en el olvido de la memoria colectiva, y visto lo que nos ofrecen en este “The Dream And Dreamless Sleep” no me extraña nada en absoluto.

Para empezar, un engañoso envoltorio en forma de portada oscura y lúgubre, que esperas más de un grupo como Opeth o My Dying Bride que de unos thrasers como ellos, puede llevar a engaños, pero los 8 temas que componen el disco no dejan lugar a dudas, esto es thrash puro y duro. Desde el primero hasta el último de los temas nos encontramos con composiciones sin frescura, muy lineales, con unas guitarras aburridas, una batería machacona y repetitiva y una voz totalmente desastrosa, ya que Paul Souza tiene un registro muy limitado por el estilo de la banda y por sí mismo, que no invita para nada a aguantar los 35 minutos de duración del disco. Lo mismo una y otra vez, es como vivir en un bucle.

Para colmo de males, la producción es realmente poco acertada. El sonido que ha conseguido el grupo en los Danger Multitrack Studios de Providence es bastante sucio y pobre, lo que le quita aún más puntos al disco. Si la idea que tenía el grupo era de darle ese toque de garaje que tan bien le ha ido a otros grupos de la onda, en este caso no acompaña para nada los temas, que quizás pedían una producción más agresiva y contundente. Esa falta de agresividad es una sensación que aparece en cada una de las canciones, lo que termina por dejarnos indiferentes en todo momento.

Sorprende como una banda con más de 20 años y que ha albergado en sus filas a gente como Sully Erna (Godsmack) puede sacar al mercado un disco tan insulso como este, con tantas carencias y tan poco cuidado. Es el típico disco que los fans más aguerridos del panorama del heavy/thrash clásico utilizarían de posavasos… si alguna vez los usaran.


Lo Mejor: Nada.

Lo Peor: Composiciones lineales y repetitivas y una mala producción.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre