melodic death metal / gothic metal / black metal / gothic rock / symphonic metal / industrial metal
 Moonspell

CRÓNICA

Moonspell + Insomnium
Moonspell, Insomnium
04 de Mayo de 2013 por Alberto Miranda Sala Arena, Madrid 1130 lecturas

Frío finlandés vs calor latino. A priori el cóctel era atractivo a la par que antagónico y lleno de contrastes. Los portugueses Moonspell llegaban presentando su imponente "Alpha Noir y no defraudaron en absoluto a un público totalmente entregado a Fernando Ribeiro y los suyos. Una noche que tuvo de todo: fiesta, emotividad, homenajes, oscuridad…

Pero antes es de justicia dedicar unas líneas a Insomnium, los teloneros que se encargaron de, paradójicamente (siendo los representantes “fríos” de la noche), calentar el ambiente: con muchas ganas de agradar y una muy buena actitud, no tardaron demasiado en meterse al público en el bolsillo, desgranando ese doom-death melancólico con ramalazos furiosos que tan bien ejecutan los grupos de aquellas tierras. Su set-list estuvo basado en su más reciente trabajo, "One For Sorrow", y fue un más que digno aperitivo para comenzar con la velada. Tras aproximadamente tres cuartos de hora se despidieron, muy correctos y agradecidos, aunque no sería la última vez que los veríamos…

A las 21:20 (minuto arriba minuto abajo) salieron a escena los auténticos protagonistas de la noche: bajo las notas del comienzo de la poderosa "Axis Mundi" fueron desfilando los componentes de la banda hasta llegar a Fernando “Gladiator” Ribeiro, que se presentó ataviado con un casco romano muy “sui-generis”, preparado, quizá, para la batalla que estaba a punto de comenzar. Una vez dado el pistoletazo de salida, el viaje continuó con el tema que da nombre a su último álbum ("Alpha Noir") para seguidamente llevarnos hasta Finisterra. Un breve inciso en su etapa más reciente ("Night Eternal") nos condujo a la primera revisitación de uno de sus discos más aclamados y queridos por sus seguidores: "Irreligious". Una buena dosis de "Opium" para posteriormente despertarnos ("Awake") en el "Abysmo", la única concesión que hicieron a "Sin/Pecado", álbum del que al que escribe le hubiera gustado escuchar al menos un par de temas más.

Y aquí llegamos al momento emotivo del concierto: la comunidad metálica no podía olvidar la reciente muerte del guitarrista de Slayer, Jeff Hanneman, y la banda portuguesa le homenajeó (sumando al también desaparecido Peter Steele) con la desgarradora "New Tears Eve". Sentimientos, dedos al cielo de la Sala Arena y aplausos sentidos. El espectáculo debía continuar, y a renglón seguido escuchamos "Everything Invaded" y el último bloque correspondiente a su nuevo trabajo: "Lickanthrope" , "Love is Blasphemy" y "En Nome Do Medo" prepararon el terreno para uno de los momentos más esperados en un concierto de Moonspell: "Vampiria". Esta canción es, por derecho propio, un himno de la banda y así será hasta el fin de los días. De la oscuridad y el miedo, en una gran e inesperada pirueta, pasamos al jolgorio y al ambiente de taberna portuguesa con las alegres y folklóricas "Trebaruna" y "Ataegina", momento festivo de la noche y quizá, el mejor, y eso es mucho decir para un grupo como el portugués, cuya idiosincrasia y filosofía no es precisamente la del “desfase” y el “buen rollo”. El siguiente corte no podía ser más oportuno debido a la víspera de lo que se celebraba (el "Día de la Madre") así que con "Alma Mater" los lusos se despidieron momentáneamente del público.

Las notas y los teclados que abrían el bis no dejaban lugar a dudas, y los allí  asistentes vociferamos y gritamos entusiasmados: comenzaba la gran mascarada del hombre lobo ("Wolfshade: a Werewolf Masquerade"), que desembocó en una nueva y demoníaca invocación a "Mephisto" (y las que quedan, espero) para finalmente, sumirnos en la locura de la luna llena ("Full Moon Madness"). Y en los últimos estertores de dicha locura, fueron los mismísimos Insomnium los que se sumaron a la fiesta, compartiendo escenario con los portugueses en una gran escena de hermandad. Un broche de oro perfecto para una noche a la que no le faltó de nada y todo lo que tuvo fue sencillamente excelente.


Fotos: Ana Bartolomé

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA