alternative rock / progressive rock / symphonic rock
 Muse
Absolution
ZONA-ZERO
100
222 VOTOS
85
+
Muse Absolution
Publicación:
Septiembre 2003
Sello:
A&E / East West / Taste
Productor:
Rich Costey, John Cornfield, Muse
Género:
pop-rock
Estilos:
progressive rock, alternative rock

Tracklist

  • 01. Intro
  • 02. Apocalypse Please
  • 03. Time Is Running Out
  • 04. Sing for Absolution
  • 05. Stockholm Syndrome
  • 06. Falling Away with You
  • 07. Interlude
  • 08. Hysteria
  • 09. Blackout
  • 10. Butterflies and Hurricanes
  • 11. Endlessly
  • 12. Thoughts of a Dying Atheist
  • 13. TSP
  • 14. Rule by Secrecy

Miembros

  • Matthew Bellamy: voz, guitarra, teclados
  • Christopher Wolstenholme: bajo, coros
  • Dominic Howard: batería, percusión

Análisis

por el 24 Sep 2003
9544 lecturas
Un primer gran disco convierte a un grupo en una revelación a tener en cuenta, un segundo gran disco hace de ese grupo una banda contrastada, pero un tercer gran álbum hace de la banda un icono, justo en el último peldaño antes de convertirse en mito o leyenda. Este podría ser el resumen de la meteórica trayectoria de Muse (sin tener en cuenta “Hullabaloo”, que más bien era un recopilatorio de caras B). Un grupo que abruma por su técnica, por su impresionante directo y por la juventud con la que han llegado a convertirse en iconos del rock actual.

Comparados con Radiohead por muchos, con la intención de quitarles méritos, Muse han demostrado poco a poco su identidad propia, la originalidad de su propuesta y sobretodo, que tienen mucha más actitud y credibilidad que otras bandas que presumen ser inventores de algo. Lo cierto es que dicha actitud sorprende bastante, ya que los orígenes de Muse no son muy comunes, por lo menos en el mundo del rock. Originarios de Teignhmouth, un pueblo del condado de Devon (UK), este trío proviene de familias acomodadas, que les dieron los mejores estudios musicales posibles en conservatorios, pero la inclinación clásica del grupo se desvió rápidamente, ya que con tan solo 13 años, formaron su primer grupo de rock: Gothic Plague. Después vendrían otros nombres, hasta que decidieron romper con su pasado y lanzarse a la aventura musical en serio. Cambiaron el nombre del grupo por Muse y machacaron escenarios británicos, hasta que dos grandes sellos se fijaron en ellos. Finalmente, con un par de Ep’s, lograron un contrato de lujo con Maverick Records y de ahí al estrellato.

Primero sacaron su disco “Showbiz”, con un sonido a caballo entre Radiohead y Nirvana, por lo que las buenas críticas se mezclaban con las críticas que les acusaban de imitadores (aunque sigo sin ver ese parecido tan descarado en el disco). Con “Origin of Simmetry” se quitaron esas etiquetas y lograron un sonido mucho más propio, y han acabado de rematar la faena con este “Absolution”.

El estilo de Muse, por si alguien no les conoce, es un concepto musical curioso. Mezclan la sensibilidad y grandilocuencia de la música clásica, la contundencia de las guitarras grunge y metaleros más duras, letras a corazón abierto, tan intensas, duras y sangrantes que es imposible que dejen indiferente a nadie, y después está su glamourosa presencia, sus teatrales poses, sacados del glam rock y el glam metal que David Bowie o Bryan Ferry consagraron. Y por supuesto, tienen esa capacidad de combinar estilos que les hizo ser comparados con Radiohead. A pesar de estas comparaciones, que se me antojan necesarias, Muse es Muse, tiene su estilo propio, el cual muchos han intentado imitar pero nadie ha logrado igualar. Las musas solo les atienden a ellos.

Absolution” es un disco con historia, ya que originalmente iba enfocado a la experimentación más extrema, hacia campos musicales inexplorados y mucho más suaves, pero tras el inicio de la guerra de Irak, el grupo apostó por volverse más agresivos, por rebelarse y atacar a su manera todo aquello que desprecian. Con esa idea, arranca el disco. Primero llega una “Intro” en la que podemos escuchar el paso firme de un batallón al ritmo de timbales, con unas voces de fondo (parece sacado de un desfile hitleriano). Y después, la primera canción de verdad: “Apocalypse Please”, una clara ironía sobre el tema bélico. Un verdadero teatro musical que se inicia con esos pianos característicos, que más que tecleados son machacados, golpeadas con rabia. El piano suena de fondo durante toda la canción mientras que las melodías se entrelazan. Escuchamos la guitarra agresiva y estridente, el bajo profundo y contundente de Chris Wolstenhome y la increíblemente técnica batería de Dominic Howard. Mientras tanto, suena la voz tan característica de Matthew Bellamy, uno de los mejores cantantes, compositores, multiinstrumentistas y showmans del momento. Sus cantos a veces teatrales, exagerados, siempre acompañados de un pose glamouroso, dotan a todas las canciones de identidad, de sentimiento y de profundidad.

“Time Is Running Out” todavía no sé bien, bien si es el primer o el segundo single (por eso del adelanto de “Stockholm Syndrome”), aunque si es cierto que es el primer sencillo al uso, con video y con campaña de marketing de por medio. La canción es tal vez menos estridente que la anterior, pero igualmente de contundente. Se inicia con unos chasquidos de dedo, con un bajo distorsionado electrónicamente marcando el ritmo, mientras que Bellamy canta más suave. Tras un pequeño enlace en el que el ritmo va subiendo, estalla el estribillo, repleto de sentimiento y de fuerza. Una canción que de nuevo sirve de desgarradora crítica hacia a aquellos que manda, eso sí, la clase y la inteligencia de este trío evita que sus letras ya estén mascadas, sino que uno tiene que encontrarle el sentido, muchas veces ambiguo. Un grupo duro con sensibilidad, agresivo pero con clase, eso es Muse.

Tras la inyección de rabia y adrenalina anterior, llega “Sing For Absolution”, una canción lenta y más experimental. Más suave, con piano de fondo, un piano envolvente y atmosférico, efectos y distorsiones casi impercivibles pero que completan este “todo” que son la canciones de Muse, y finalmente, el estribillo, bastante más asequible y melódico que los anteriores, que podrían convertir a este “Sing For Absolution” en un futuro single. Totalmente opuesto es “Stockholm Syndrome”, aquella canción que Muse puso semanas atrás como primer adelanto del disco a través de su web. Este tema suena mucho más veloz, rabioso y duro. La guitarra no cesa en toda la canción, dando crudeza a los compases, crudeza que choca con las seguidillas más melódicas, repletas de sentimiento y sensibilidad, además de ese entrono casi de cuento que dan los teclados.

“Falling Away With You” es un tema más chocante. Repite la suavidad inicial, con quiebres de guitarra de fondo, y unos pequeños acordes de guitarra, que introducen una segunda parte mucho más dramática. Música experimental, con sonidos originalísimos, que no sé exactamente por que, pero me suenan a música casi infantil, como si se tratase de la banda sonora de un circo. Eso es algo que solo Muse puede hacer. “Interlude” es eso, un interludio, en el que durante 40 segundos batalla la guitarra distorsionada y el piano. Tal vez esa sea la explicación del estilo de Muse: la batalla que vivieron cuando su deseo de rock se confrontó con el deseo familiar de que se dedicasen a la música clásica. Esto ya es un poco de metafísica, pero la música también tiene su parte espiritual, ¿no? El interludio da paso a otro gran tema, de los mejores de Muse. Se trata de “Hysteria”. Excelente nombre para una canción que suena a eso, a histeria. El bajo es impresionante, envolvente y sólido. Otro de los grandes temas de este disco.

“Blackout” vuelve a cambiar la dinámica del disco, pero esta vez de forma más sorprendente si cabe. ¿Por qué? Pues porque la canción es una balada preciosa, increíblemente frágil y sentimental, que suena mucho más a un vals que a una canción de rock. De nuevo, Matthew Bellamy demuestra sus dotes como compositor, y su capacidad para unir los dos mundos musicales más expresivos que existen: la música clásica y el rock. A este tema tan delicado le sigue “Butterflies And Hurricanes”, otro temazo (¿acaso hay alguno que no lo sea?). Un tema en medio tiempo, que suena a grandeza y a sensibilidad. Mezcla un fondo orquestado con guitarras y esos característicos pasajes más melódicos, que calan hondo en el oyente. Se podría decir que este es el tema “central” del disco, el que mejor resume este disco “Absolution”. Tiene fuerza y sentimiento, rock y orquesta, y sobretodo, su lírica tan expresiva como dura es el reflejo de lo que Muse quería plasmar en su trabajo. Frases como “…change everything you are and everything you were, your number has been called fights, battles have begun, revenge will surely come, your hard times are ahead…” dan una idea del aire de horror, de depresión, de poder, de drama, de dolor y de rebeldía que inundan este disco. Letras absolutamente literarias, que demuestran una vez más que a Muse le sobra lo que a muchos les falta: arte.

“TSP” es uno de los temas más intensos de todo el disco, ya empieza con solo de guitarra, con un buen riff mejor dicho, se le une una batería más machacona de lo normal, llevando un ritmo casi punk. De nuevo, ante la magnitud de la música y de la composición, ante la innegable técnica del grupo, uno queda sorprendido. Igualmente pasa con la voz de Bellamy y las letras, que siguen estando en lo más alto, allí donde muy pocos llegan. “Endlessly” es un tema sorprendente, totalmente distinto a cualquier cosa que haya escuchado. La canción es más bien lenta, y tiene a la experimentación como protagonista. El bajo es el rey, con un trabajo de base impagable, mientras que el resto corre a cargo de la electrónica y de diversos instrumentos a los que se les exprime todo el jugo posible.

En “Thoughts Of A Dying Atheist” encontramos una base de batería y bajo veloces, cañeros, mientras que la voz de Bellamy suena suave y calmada. Después, como quien no quiere la cosa, la composición recibe una inyección de potencia, de rabia y sentimiento, para convertir la canción en una pieza veloz, que recuerda al Muse más agresivo y desbocado. Eso sí, su rabia jamás se convierte en caos, porque este grupo es pura técnica y en todo momento saben lo que hacen. “Ruled By Secrecy” pone el punto y final al disco, con un tema increíblemente envolvente, que te absorbe con sus mágicos compases de piano. Un inicio lento, decadente, depresivo y llorón, que te hunde, pero que hacia la mitad de la canción, se transforma en una melodía con mucha más fuerza, igualmente sangrante, pero con unos acordes de piano similares a esos que abrían el disco. Las teclas están apretadas con fuerza, machacadas, Bellamy las golpea para dar a la canción el tono necesario.

Cuanto más escucho este disco, más me gusta. Cuanto más me paro a pensar en el pedazo de obra maestra que tengo entre las manos, más exigente me vuelvo. Difícil va a ser que un disco supera a este “Absolution” en breve, es más, me atrevo a afirmar que este es el mejor disco de metal británico de todos los tiempos.

Muse debe su nombre al mito griego de las musas, que inspiraban a los artistas, las artífices del arte. Pues bien, tras este disco, Muse ya está donde su inspiración: en la cumbre junto a los dioses del rock.


Lo Mejor: Canciones potentes y elegantes.

Lo Peor: Puede resultar estridente para muchos.
 


COMENTARIOS

139 Comentarios

  • 98 Excelente
    USER_AVATAR
    Rulk_Talent
    Su mejor disco junto a OoS o quiza esté un punto por debajo pero es una jodida obra maestra. Sin mas.
  • 100 Excelente
    USER_AVATAR
    Jazzman
    Uno de mis discos favoritos , increíble.
  • 92 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Falcon
    De los discos que más quemé en mi adolescencia. Todos los temas geniales y los diez primeros para enmarcar.
  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    SH-Cellsius
    Y yo sin puntuar esta joyita. Caguen la... Es un temazo tras otro, y es muy variado el disco, aunque le resto un poco pk en la segunda mitad del disco, pierde algo de gas, aunke muy poco, no es defecto del disco, mas bien es un cambio de ritmo que, unos les gustara mas, y otros menos. Pero vaya, obra maestra.
  • 100 Excelente

    NuncaVisto
    Me gusta mas que el Origin, y eso es decir mucho, perfecto
  • 100 Excelente

    ChemicalYorch
    EL DISCO PERFECTO
  • 95 Muy Bueno

    JonNieve
    Discazo impresionante. Prácticamente perfecto. Tras el Origin me pareció un bajón, pero cada vez que lo oigo me gusta mas.
  • 90 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Dark_Boy
    Música para soñar, gritar, llorar, sonreír... En fin, hacía tiempo que un disco no me recordaba todas esas emociones. Herederos por excelencia de Radiohead.
  • 98 Excelente

    punhal
    Para cuándo un análisis del Origin of Symmetry?
  • 87 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    dumonyakk
    cierto que 100 es pasarse, aunque está ahí al ladito del origin of simmetry. Otra cosa, no es un disco de metal, Muse no son metal, no hacen metal, nunca lo han hecho, y nunca lo harán (eso espero, vaya a ser que se les de bien y todo). Si es cierto que contiene algunas de las mejores canciones del grupo, y también del rock británico, pero la perfección no está en un tema (la cual alcanzan en algunos, no sólo de este disco) y musicalmente, aún sienod muy buenos, Muse no dejan de ser Rock de masas, comercial, entendiendolo por el lado positivo. No me los perderé en la gira de este año, porque en directo sí que les casco yo el 100. Chauu peña!!
  • 88 Muy Bueno

    korny_vlk
    joder un 100 no es un poko pasarse ay canciones q sobras y los interludios esos no ay quien los escuxe, pero bueno es un gran disco
  • 10 Horrible

    joseba182
    vaya basura
  • 78 Bueno
    USER_AVATAR
    napoleon
    No esta mal,pero decir que este es el mejor disco de metal britanico de todos los tiempos??tssssss estando por hay maiden es de risa
  • 92 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Uptight
    Realmente brillante, originalidad en ciertos temas. Gran piano de Ruled By Secrecy o la fuerza de Hysteria ya hacen del album algo totalmente destacado.
  • 99 Excelente
    USER_AVATAR
    nismox2
    CASI perfecto
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre