alternative rock / progressive rock / symphonic rock
 Muse

CRÓNICA

Muse
Muse en el i-Tunes Festival de Londres
30 de Septiembre de 2012 por Jordi Meya The Roundhouse, Londres (Inglaterra) 4023 lecturas

Tras un mes de conciertos en el londinense The Roundhouse el festival  i-Tunes dio anoche carpetazo a la edición de este año con Muse. Justo con la gira que desplegara "The 2nd Law" por varios mega recintos de todo el planeta, ya empezada, unos pocos afortunados tuvimos la suerte de poder verles en una sala con un aforo bastante reducido para ellos (3.000 personas), sin pirámides gigantes, torres hidráulicas o acrobacias futuristas propias de ese rol de estadio al que se han acostumbrado los últimos años. Es decir, a pelo. Tan solo acompañados de visuales y una iluminación muy apropiada.

El experimento prometía ya que, dejando a un lado a ese cuarto Muse en la sombra, encargado de arreglos mas sofisticados, y también necesarios para el clímax que buscan, pudimos disfrutar de ellos durante algo mas de una hora, en formato casi 'power-trio' y sin tanto fuego artificial y confeti alrededor. Si aquello podía remotamente suponer un desafío (no era tal porque Muse no empezó tocando en arenas precisamente) se puede decir tranquilamente que lo superaron con creces. Mas allá de eso también supuso un disfrute, y eso se podía notar en sus caras, en la forma de moverse encima de la tarima, sabedores de tener un directo lo suficientemente disciplinado y potente como para no necesitar todo el resto de maquinaria. Aunque también es cierto que su música ha ido evolucionando de una manera tan 'teatral' que podría justificar ese despliegue en sus giras habituales.

La elección del set list se centro en "The 2nd Law", como era de esperar, y pocas fueron ya las concesiones a los primeros discos, a excepción quizá de un "New Born" con Matt Bellamy haciendo la intro al piano, que sonó redonda. Todas las nuevas canciones tuvieron una buena acogida, desde el sinuoso slap bass de Chris Wolstenholme en "Panic Station", pasando por el flirteo dubstep de "Follow Me", y los juegos vocales de "Madness", una canción que recuerda a U2, a Prince, y a Queen en pocos minutos. También se acordaron de "Save Me", esta vez con el bajista al micrófono, que resultó muy descafeinada, y "Animals", que no acaba de encajar del todo en el resto del repertorio.

A partir de ahí encadenaron una serie de mini greatest hits que trajo la locura general y algún pequeño pogo en el foso. "Supremacy" vino con mención especial a Jimmy Page de Led Zeppelin, que se suponía que estaba entre el publico (incluso Bellamy se desmarcó con el riff de "Heartbreaker"), desplegando ese aroma operesco y de spaguetti-western, "Uprising" resultó desmedida, megalómana. Medio alcanzaron el clímax con "Supermassive Black Hole" casi al final para acabar en una especie de coitus interruptus con "Survival", sí, la canción de los Juegos Olímpicos, que por algún motivo, no termina de cuajar, tampoco en directo.

A pesar de ello la sensación general fue muy satisfactoria, incluso para alguien que pueda no ser muy fan. Tienen canciones, y las ejecutan con una profesionalidad encomiable. Su exceso es provocado, y es garantía de éxito, no obstante, independientemente del gigante en que se han convertido, al final son tres chavales que adoran el rock y lo viven con verdadera pasión, aunque también sepan jugar al juego mejor que nadie.

Texto: Javier Yela
Foto: Warner

COMENTARIOS

1 Comentarios

  • #1
    el 1 de Octubre de 2012
    Cristian
    Probablemente cuando pierdas algunos prejuicios respecto a su nuevo disco, te darás cuenta de que Survival y Animals sí que encajan en directo. De hecho, ésta última me parece la mejor canción que ha escrito Muse en los últimos años.


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA