One-Way Mirror
ZONA-ZERO
65
1 VOTO
80
+
One-Way Mirror One-Way Mirror
Publicación:
Septiembre 2008
Sello:
Metal Blade Records
Productor:
Tue Madsen
Género:
metal

Tracklist

  • 01. Destination Device
  • 02. As You Are Now
  • 03. ReDream
  • 04. Danger Calling
  • 05. Empty Spaces
  • 06. Deprived Of Connection
  • 07. Keeping Me Away
  • 08. Sockracer
  • 09. 21st Century
  • 10. Relax
  • 11. Liberation Sphere

Miembros

  • Guillaume Bideau - voz
  • David Potvin - guitarra
  • Franck Potvin - guitarra
  • Dirk Verbeuren - batería
  • Loic Colin - bajo

Grupos relacionados

Análisis

por el 18 Sep 2008
909 lecturas
Hace tres años, cinco amigos decidieron montar un grupo para desarrollar sus inquietudes en común, nada nuevo en el mundo de la música si eso no implicara que Dirk Verbeuren (Soilwork), Guillaume Bideau (Mnemic), Loic Colin (Scarve) y David y Franck Potvin (Lyzanxia) se pusieran a trabajar juntos en este proyecto para formar un grupo con, en principio mucho potencial, y digo en principio, porque una vez que has escuchado el álbum unas cuantas veces te queda la sensación de que esto podía haber dado mucho más de sí.

Conociendo la procedencia de los componentes nos podemos imaginar cómo puede ser la música que practican, pero en cuanto echamos una oreja a los primeros temas nuestras sospechas se confirman, ya que el sonido de la banda es una amalgama del metal machacón con toques industriales de Mnemic y el sonido Goteborg de los últimos años, mucho más cercano al death metal altamente melódico, sin olvidar la presencia del denso bajo de Scarve. Esto se traduce en una estructura que se repite tema a tema: desgarradas voces en las estrofas cabalgando sobre la batería con las cuerdas a plena potencia, para dejar pasos a estribillos melódicos repetitivos y pegadizos. Tanto se repite esta fórmula que las canciones terminan resultando muy similares entre sí, dotando al disco de unas formas bastante lineales. Tras la potente “Destination Device”, que da comienzo al disco, pistas como “Redream” o “Danger Calling” mantienen un poco el nivel, pero el resto del disco se pierde en un puñado de canciones tan parecidas que llega un momento que no sabes si el tema anterior era muy largo o ya ha empezado el siguiente. No es hasta el final con la versión de “Relax” de Frankie Goes To Hollywood y “Liberation” cuando volvemos a prestar real atención a lo que está sonando.

El caso es que por muchos peros que le podamos poner al disco, éste suena muy bien. La labor de Tue Madsen (Sick Of It All, Dark Tranquility) a los mandos es sobresaliente, consiguiendo una mezcla altamente compacta. Por si fuera poco, la voz de Guillaume Bideau es realmente versátil y lo que hace lo hace muy bien, como pasa con el resto del grupo, destacando sobre todo a Dirk Verbeuren, que gracias a su maestría con las baquetas y la potente producción hacen que su batería adquiera una gran importancia en la mezcla final. Junto con el bajo de Loic Colin, son los elementos más importantes del sonido de la banda, ya que las guitarras no parecen ser las protagonistas de esta historia, viendo que David y Franck Potvin no se complican aparentemente mucho la vida, lo que me hace pensar que algunos solos y algunos cambios de riffs le hubieran dado otro color a este disco.

One-Way Mirror han sacado para mi gusto un debut muy masticable y aprovechable en radios, con unos temas muy accesibles que llegarán a bastante gente, aunque no debemos olvidar que los cortes están repletos de calidad y buen sonido, por mucho que pequen de falta de originalidad. Como dije al principio, en todo momento nos dan la sensación de que pueden dar muchísimo más de sí, así que esperemos que si hay un próximo disco tras este homónimo, estos augurios se hagan realidad.


Lo Mejor: La producción y el potencial que desprende la banda.

Lo Peor: Lineal y poco original.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre