stoner rock / heavy metal / stoner metal
 Red Fang
Whales and Leeches
ZONA-ZERO
100
18 VOTOS
75
+
Red Fang Whales and Leeches
Publicación:
Octubre 2013
Sello:
Relapse Records
Productor:
Género:
metal, pop-rock
Estilos:
stoner rock, stoner metal, heavy metal

Tracklist

  • 01. DOEN
  • 02. Blood Like Cream
  • 03. No Hope
  • 04. Crows in Swine
  • 05. Voices of the Dead
  • 06. Behind the Light
  • 07. Dawn Rising
  • 08. Failure
  • 09. 1516
  • 10. This Animal
  • 11. Every Little Twist
  • 12. Murder The Mountains
  • 13. Black Water

Miembros

  • Bryan Giles: guitarra, voz
  • Aaron Beam: bajo, voz
  • David Sullivan: guitarra
  • John Sherman: batería

Análisis

por el 10 Oct 2013
2970 lecturas
Era un sábado de octubre, y llevaba la entrepierna cargada de buenos deseos. Ya sabes, la típica noche mortecina de sábado en la que sales casi por mitigar el aburrimiento. O volver a esculpir una ausencia ya muy prolongada, pero ése es otro tema que no será tratado aquí. El caso es que sonaba "DOEN" (un tema de unos fulanos llamados Red Fang, como luego me contó el dueño del pub), y recuerdo volver a tener la misma sensación de peligro que tenía hace años escuchando el "Wretch" de Kyuss. Y allí estaba ella, que sé que os la habrán descrito de mil formas, pero resulta que la mía tenía mirada de mitómana politoxicómana. Sin haber cruzado una palabra, ya lo estábamos haciendo en el cruce de miradas. Como salvajes. Nuestra sangre, viscosa ya, se deslizaba cremosa por nuestras venas ("Blood like cream"). Por mi cuerpo cavernoso, que ardía vivo con la potencia animal de la pubertad de secreciones cutáneas. Entre nuestros cuerpos, nuestros fluídos eran el único salvoconducto para esa viscosidad enfermiza. ¿El desenlace de aquella noche? Lo callan los mejores portales de la zona de Tribunal en Madrid. Posiblemente, los que más mierda siguen teniendo.
 
Y aquí estamos, de viaje hacia el sur para pasar el fin de semana de nuestras vidas. O al menos el fin de semana que determinará el resto de nuestra vida juntos. Todo se ha complicado: discusiones cada vez más complicadas, por motivos cada vez más complicados... total, que ya hemos olvidado hasta por qué estamos enfadados ("No hope"). No me gusta conducir de noche. Pocas distracciones. Me relajo y me puedo dormir fácilmente. Y éso, éso me está poniendo muy nervioso. He mirado el Google Maps pero nada, que de noche me oriento mal. Y buscar una casa rural con esta visibilidad, pues que queréis que os diga: es una cagada monumental. Pero chico, mira qué piernas. No se quién le dijo que estirarlas encima del salpicadero era buena idea, pero alabado sea. Como siempre, se ha empeñado en poner el "Songs for the deaf" en el estéreo, y como siempre, cedo. Sabe que a mí me van más los Queens of the Stone Age más lúgubres, más siniestros, más... ¿más Salem, quizás? No sé si éso me vale como adjetivo explicativo, pero yo me entiendo. Me encantan que suenen a eucaristía bastarda y brujería, aunque luego todo se reduzca a repetir la palabra "witch" en el estribillo de una canción. Bueno, pues resulta que llevo semanas sin escuchar el "Lullabies to paralyze". Sé que me lo ha escondido en algún lugar del piso, y no hay Dios que lo encuentre. "¿Qué dices cari, que me comes qué? Nah, era broma. Si, ahora te busco"Blood mountain". Te quiero mucho, pitu". Sí, éso ha sido lo último que le he dicho. Y sí, le gusta Mastodon ("Crows in swine"). Otros como los QOTSA, que están más muertos que el pescado...  aunque meh, el "...Like clockwork" no estaba tan tan mal, fue un buen resurgir, ¿no? ("Voices of the dead")

Pero este finde habrá alguna que otra sorpresita. Voy cargadito de sustancia: oh sí, éso no se lo espera la muy perra. El chico que sacaba matrículas en la universidad, ocultando cosas e inventando mentirijillas de cara a su novia para pillar droga entre semana. En concreto, estimulantes pasados de vueltas. El Walter White de Carabanchel. Y el plan será tomarlas las veces que hagan falta. Y seguramente nos pasemos. Quiero olvidar al hombre, y abrazar al animal. Quiero sexo hasta cuando mi cuerpo no pida más sexo. Vamos a retozar a la sombra de los pinos. La voy a hacer cabalgar hasta que nos abran las puertas del Valhalla. Aunque no sé, pasar del kush al cristal y tirar porque me toca puede resultar drástico. ¿Dónde lo he dejado, a todo ésto? Compruebo con mi mano izquierda que la droga sigue en su sitio, tranquilo. Todo estará en paz, nada va a pasar.

Para cuando empiezo a preguntarme qué hostias hacía esa vieja en medio de la carretera, vamos por el tercer trompo ya. Y contando. Sólo recuerdo un flash cegador y tener a la anciana a un metro de la luna. El caso es que tenía mirada de loca e iba bien trajeada, y por eso sólo espero que todo ésto no haya sido provocado.  Cero bromas en la carretera, amigos. ¿Soy yo o parecía la mismita Carmen Maura? Dios, es como si una canción empezase celérica y, llegados a la mitad del minutaje, todo se fuera a la mierda ("Behind the light"). No, no voy a pasarme de dramático: si escribo ésto es porque mal, lo que se dice mal, no acabé.

Pero a partir de aquí todo es confuso. Me despertó el sonido del whatsapp del móvil, que por cierto a ver si se lo quito. Mi madre, que si habíamos llegado. Otro pitidito: una notificación de Facebook me avisa de los delirios de algún retrasado que ha decidido subir fotos de su desayuno y desearnos buenos días a los cuerdos. El móvil a tomar por culo. Empiezo a andar por el monte. Errático. El monte me está comiendo, y el sol naciente se está apoderando de mis retinas. No abro la boca porque o me poto encima o pego el aullido que he estado deseando pegar toda mi puta vida. Tengo la boca seca, con las típicas voceras, y me la limpio con el dorso de la mano izquierda. He debido babear de lo lindo mientras estaba inconsciente. No sé qué tipo de experiencia estoy teniendo, pero la estoy teniendo. Estoy mareado, medio con náuseas, y ojalá tuviera una puta pista de lo que me está pasando. ¿Estoy flipando? Sí ("Dawn rising"). Alarmado, me miro la mano izquierda: aún hay pedacitos de metanfetamina pegados a ella. No. No no no no. Por lo que más quieras, no. Si tenía alguna esperanza de encontrar el coche o a mi novia, se acaban de desvanacer de golpe. ¿Puede salir algo todavía peor, por Dios bendito? ("Failure").

No sé cómo, pero me las apaño para llegar a un arroyo. A cuatro patas, envuelto en el patetismo que sólo está en la mirada del cómodo observador que no está luchando por sobrevivir, bebo, bebo, bebo desconsolado. El plan era estar a estas horas dándole al Jägermeister. Haber echado un polvo, quizás dos. No ésto. En serio, se me está haciendo amargo el trago. Muy amargo. Es como estar dentro de esa peli, "Into the wild". Agh, Sob, sob.  Restriegue de manguas contra la comisura de mis párpados. Sniff. Cualquiera diría que el salado de las lágrimas me ha imbuido de energías renovadas. Porque de pronto ando. Decidido. Con la tarde cayendo. Esperanzado ("1516"). Nada puede conmigo. La voy a encontrar. Voy a recuperar lo nuestro. Y vamos a ser felices. Pero a mi manera. Le voy a decir que se quite ya esas pintas de ravera costrosa, que éso sólo lo puede llevar con gracia Yo-Landi de Die Antwoord. Estoy a continentes de simplemente estar calentorro: hacerlo a secas se me antoja ahora pobre. Me tira más el rollo vampiro, a lo True Blood: poder hacerlo mientras la dreno y contorsiono en posturas imposibles. Necesito encontrarla, definitivamente. A la vez, me siento en comun unión con todo, y soy perfectamente consciente de que ese ciervo está observando mis pasos. Sígueme si puedes, porque me estoy sintiendo un puto dios. Mierda, fíjate si pasaré horas muertas con el mp3 que hasta en este momento me vienen riffs a la cabeza. Ahora es el de esa canción de los QOTSA... si hombre sí, que empieza con el sonido del sensor de posición de un coche abriéndose, una radio sintonizándose y un Dj de Los Angeles dando la chapa...("This animal").

Sí, la verdad es que aquella vieja es clavada a Carmen Maura. Lo sé porque la tengo a tres metros ahora mismo. Me ha salido al paso en un claro. Tiene un pedazo de camiseta en la mano derecha y una mueca siniestra bien untadita en sangre. La misma camiseta horrible de KoRn que tenía puesta mi chica. Con manchas oscuras muy sospechosas. Me arremango porque quiero explicaciones, y las quiero de las que dejan morados. Encontramos miradas, ella masculla frases en otra lengua, pone los ojos en blanco, da un grito inhumano. Acojona la vieja. No sé cómo puede acabar ésto. Me lanzo al vacío, con la calma chicha del que no tiene nada que perder. El estribillo de In bloom de Nirvana aparece de paso por mi mente, y se mezcla de manera retorcida con un riff que jamás había oído en mi santa vida. Como un mantra, un mantra que me eleva, y quien me estuviera viendo debió flipar con esta especie de bullet time improvisado. Casi no veo las Llamas Negras que salen de las mangas del traje de la anciana. A la mierda. Pero una cosa os digo. La calma que otorga dar la primera hostia no me la puede quitar nadie. ("Every little twist").


Lo Mejor: Un disco de rock vivo, que crece, que late contigo, que evoca historias y narraciones. Un disco que hurga en lo más oscuro de ti, y saca algo intenso y para el recuerdo. Puro rock, pussies.

Lo Peor: ¿Quién necesita defectos pudiendo ser todo virtudes?
 


COMENTARIOS

11 Comentarios

  • 75 Bueno
    USER_AVATAR
    ASH
    Disco heavy rock con dos cojones
  • 92 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    Sepulchaos
    Muy bueno. No queda tan lejos del 100
  • 85 Muy Bueno


    Uno de los discos del año sin duda, ¿pero un 100?
  • 83 Muy Bueno

    sopnas
    ...no es para un 100, pero es un gran disco de metal...muy buenas canciones y con pegada
  • 68 Bueno

    Pantera
    No tiene nada de nada de nada
  • 65 Bueno
    USER_AVATAR
    Pachi67
    Un 10?? No jodas. A mi no me ha entusiasmado, la verdad.
  • 75 Bueno

    Jizzlobber
    Joder, siento no compartir la misma pasión por éste nuevo álbum al que dedicas tan original review. Y eso, que lo esperaba con ansia, como la etapa cúlmine a la ascendente trilogía comenzada por el homónimo en 2009. Vamos, el bombazo definitivo. Pero tengo que admitir un poco mi decepción. Después de haberle dado varias oportunidades, quitando el buen comienzo (DOEN, Blood like Cream, No Hope...), luego se me torna en un "coitus interruptus" casi constante. Me refiero, a que las canciones empiezan prometedoras, pero luego son incapaces de llegar a ese éxtasis que sí lograba en mayor parte "Murder the Mountains" y el homónimo. Y es un punto que destaco en este "whales and leeches", el paso atrás en la inspiración vocal. Me es difícil aferrarme a los temas centrales hacia abajo. En fin, disfrutable, sí. Pero en mi opinión, a la 3º no fué la vencida ni la conquista mundial, que ingenuamente podría haber pensado.¿Y si a éste le cascas un 100? ¿qué tiene "Murder the Mountains" pues?Saludos.
  • 80 Bueno
    USER_AVATAR
    SHalien
    Joder con las puntuaciones sanas!
  • 75 Bueno
    USER_AVATAR
    Millinomilesaway
    Dí que sí, con dos cojones. Un pedazo de 100 para una obra que apenas ha habido tiempo de asimilar. ¿Podemos decir ya que es una de las 10 mejores obras de la historia de la música?
  • 74 Bueno


    Estas bien hijo? o llamamos al médico? no se si he leído una review de un disco o al final era un relato sin pies ni cabeza...who knows...En cuanto al disco, a mi personalmente me ha encantado. Un giro o cambio en la orientación musical que los aleja de la estela de Mastodon y que los acerca a poder desarrollar un stoner más personal. Un disco que se pasa en un suspiro y que siempre te pide más. Gran acierto de los de Pórtland.
  • 65 Bueno
    USER_AVATAR
    CesarAguilar
    Movie-review, muy lynchiana. El disco está bien, sin más.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Octubre