post-hardcore / metalcore
 Retrace The Lines
Handmade Crown
ZONA-ZERO
62
5 VOTOS
78
+
Retrace The Lines Handmade Crown
Publicación:
Febrero 2015
Sello:
Art Gates Records
Productor:
Pedro Giménez, Alex Magnieto
Género:
metal, punk-core, nacional
Estilos:
post-hardcore, metalcore

Tracklist

  • 01. Fearless
  • 02. Survivors
  • 03. Aimless
  • 04. Ignorance & Prejudice
  • 05. Portraits
  • 06. Part of me
  • 07. The difference
  • 08. Handmade Crown
  • 09. Footsteps
  • 10. Horizons
  • 11. Part of me (Acoustic)

Miembros

  • Adrián: voz
  • Pete: guitarra, voz
  • Jorge Parra: bajo
  • Loren Oller: guitarra
  • Chus: batería
  • Alex: teclados

Análisis

por el 02 Mar 2015
4248 lecturas
Si de algo no dudamos al abrir el Soundcloud donde se encuentra en streaming “Handmade Crown” y le damos al play, es de que Retrace The Lines se han aprendido la lección al dedillo. Estos valencianos, fichados para la edición de este disco por Art Gates Records (casa de Noctem o Killus, entre otros) han editado un disco hecho por unos fans del metalcore que quieren tirar para alante en esto y quieren hacerlo fijándose en esos grupos que oyen y disfrutan habitualmente, y destinado para ese otro fan del metalcore que disfruta de este sonido sin preocuparse por la originalidad.

Y es que no se dejan ni una sola coma en ese metalcore de manual, de voz rasgada con riffs de puro core a lo August Burns Red o Parkway Drive, y que es mezclado en continuo zig-zag con la voz y riffs melódicos de unos Vanna o Asking Alexandria. Hasta la portada recuerda a muchísimos grupos punteros del género, con esos toques de simbología y paisaje.

¿Y es algo malo que la frescura no sea el punto fuerte de esta banda? No puede discutirse que la escena del metalcore anda más que sobrada de grupos, sobre todo si nos ceñimos al mercado anglosajón. En España se viene experimentando un cambio de tendencia en el que gente de varios grupos se encuentra en un punto nuevo donde converger ante un proyecto propio y fuerte, como les ha sucedido a ellos, y donde está teniendo mucha cabida este metalcore de nuevo corte, y que por desgracia vuelve a ser una etiqueta que se lo come todo, obligando (como ya pasó con otras etiquetas) primero a ceñirse a un sonido que apenas evoluciona en paralelo junto a la habilidad musical de cada uno de los músicos, haciendo muy complicada una evolución y mucho más todavía un cambio de registro una vez el sonido empieza a saturarse.

Pero si Retrace The Lines tiran para adelante con esto es porque se ven capaces de ofrecer un buen acabado final. El sonido y la producción son, sin duda, el punto fuerte. Si decíamos que el grupo tiene claro a qué sonar, también saben cómo sonar, pues ningún riff ni breakdown deja entrever fisura alguna. Es el sonido en sí lo que puede traer más división de opiniones, pero nunca el esfuerzo y la fuerza invertidos por el grupo en hacer el mejor trabajo posible.

Dejando de lado el tema de la inventiva, uno de los puntos flojos de “Handmade Crown” puede ser la tendencia al puntillo melódico que tienen todas sus canciones, aunque esto no sería un problema (a cada uno le gusta una cosa, faltaría más) si no fuera porque en algunas ocasiones estos fragmentos parecen metidos con calzador o con el objetivo de que el estribillo saque al oyente del machaque, lo cual es más que loable pero en ocasiones pinta innecesario y le quita pegada al acabado final. Ejemplos de ello podrían ser “Aimless”, “Footsteps” u “Horizon”, con momentos excesivamente melódicos que ahogarán al amante de la tralla y que darán mucho trabajo al amante del (atención, etiqueta, pónganse a cubierto) post-hardcore melódico con el que se describe la banda, para ver si alcanza el nivel de los cantantes más famosos en esta escena.

Eso sí, todo hay que decirlo, hay ciertos momentos localizados en el disco donde estos altibajos de los que hablábamos se equilibran, siendo el más claro ejemplo la canción homónima, “Handmade Crown”: tema sin pretensiones, pegadizo, donde la melodía (esta vez sí) encuentra un carácter mucho menos protagonista, dotando así de una conexión fantástica al resto de elementos para que se luzcan en un tema que sigue sonando muy metalcore pero con mucha hechura e identidad. También funcionan bien los temas con más sabor a single redondo, como “Survivor” (buen comienzo para el disco, por algo es el tema escogido para hacerse promo) o “The Difference” (continuista y simple pero muy efectiva).

Camino complicado y duro el que han escogido Retrace The Lines, sobre unas sendas que auguran el pateo incesante por salas de conciertos para ganar tablas, toda la promo que sus cuerpos y mentes les permitan hacer y, sobre, todo, unas orejeras bien grandes para cuando las críticas no pretendan ser constructivas. A partir de ahí, ancha es Castilla.


Lo Mejor: Si algo tiene de bonito la música es que gente como ellos siga teniendo ilusión y ganas de ser escuchada.

Lo Peor: La originalidad es nula y no supone ningún reto especial para la mente escucharles.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre