thrash metal / hardcore / metalcore
 Ringworm
Snake Church
ZONA-ZERO
75
2 VOTOS
75
+
Ringworm Snake Church
Publicación:
Julio 2016
Sello:
Relapse Records
Productor:
Género:
metal, punk-core
Estilos:
thrash metal, hardcore

Tracklist

  • 01. Snake Church
  • 02. Brotherhood of the Midnight Sun
  • 03. Fear the Silence
  • 04. The Black Light of a Living Ghost
  • 05. Destroy or Create
  • 06. Shades of Blue
  • 07. Innocent Blood
  • 08. The Apparition
  • 09. Believer
  • 10. The Razor and the Knife
  • 11. Angel of War
  • 12. Temple of the Wolves

Miembros

  • Human Furnace: voz
  • Matt Sorg: guitarra
  • Ed Stephens: bajo
  • Ryan Steigerwald: batería
  • Mark Whiterspoon: guitarra

Análisis

por el 09 Ago 2016
424 lecturas
Si hay un estilo que este año está dando muchas alegrías a sus seguidores es el hardcore. Cierto es que, mirando influencias, es una etiqueta muy ancha y que abarca demasiado, pero se ve de manera bastante nítida que la coyuntura es brutalmente exitosa para quien guste de la zapatilla indiscriminada. Así lo comprobamos aquí hace poco, analizando a los tristemente separados Weekend Nachos, o con el discazo que se acaban de marcar Nails, que ya se puede decir que son ídolos de esto, aunque lo suyo sea más extremo.

Pues bien, Ringworm llevan el mismo camino de los anteriormente citados (obviamente esperemos que no acaben separados pronto) puesto que “Snake Church” tiene todo lo que podríamos esperar de ellos, incluso más. Hay violencia, hay rapidez, hay canciones hechas y derechas (si un puñetazo como es “Brotherhood Of The Midnight Sun” es lo más cercano a un single adelanto pues viva el hardcore), y hay thrash. Y sobre todo hay mucha coherencia e intensidad, qué más se puede pedir.

En lo que más destacan los de Ohio en su séptimo disco es en la potente y cabreada voz de James “Human Furnace” Bullock (sí, apodado “horno humano” y que declara abiertamente su amor por Foo Fighters), en las inspiradísimas guitarras de Matt Sorg y Mike Witherspoon (a solo por canción, lo cual da muchísima vida) y la gran batería de Ryan Steigerwald, que sigue los patrones del thrash pero que le atiza y suena de una manera totalmente hardcore. “The Black Light Of A Living Ghost”, corta y penetrante, es un claro ejemplo de todos estas virtudes del grupo, y la siguiente “Destroy Or Create” más de lo mismo, completando una primera parte de disco sublime y que da miedo ante lo que pueda venir después.

Después de un parón llega “Shades Of Blue”, donde no destacan tanto como en el espectacular arranque, con un riff simplón y un tema que quizá se les hace largo. Pero por fortuna regresa de nuevo el riff inspirado, el solo thrasher y la magnífica batería, que vuelven a reencontrarse en “Innocent Blood” y durante el resto de segunda parte, destacando sobre todo ese combo de “The Razor And The Knife” y “Angel Of War”, donde se dejan la poca locura que les quedaba y la guitarra vuelve a triunfar de una manera genial, cerrando este disco como se merece.

Como decíamos al principio, los fans de Ringworm y de grupos afines deben de estar más que de enhorabuena. Y si esto es el disco, no me quiero imaginar el directo.


Lo Mejor: Su hardcore atrapa e hipnotiza, es como meterse en un circle pit eterno.

Lo Peor: Poca queja, no inventan ni aportan mucho, pero su punto fuerte no es ese, sino el guantazo a primera escucha.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre