Sinch
ZONA-ZERO
50
17 VOTOS
64
+
Sinch Sinch
Publicación:
Julio 2002
Sello:
Roadrunner
Productor:
Malcolm Springer
Género:
pop-rock

MEDIA

Tracklist

  • 01. To Die In Fall
  • 02. 433 (Hypothetical Situation)
  • 03. Tabula Rasa
  • 04. Something More
  • 05. Passive Resistor
  • 06. The Arctic Ocean
  • 07. Seven
  • 08. Plasma
  • 09. The Silent Acquiescene Of Millions
  • 10. Bitmap
  • 11. Armslength

Grupos relacionados

Análisis

por el 01 Jul 2003
1846 lecturas
Sinch es una de las nuevas bandas que aparecen ante el gran público a través de la que con toda seguridad es la mejor discográfica del momento: RoadRunner Records. Sinch, procedentes del estado americano de Pensylvania, cuentan con un par de trabajos editados de forma independiente, que no tuvieron demasiado éxito, puesto que ninguno de los dos pasó de las 1.000 copias, aunque alguna de esas copias fue a parar a las manos de los directivos de RoadRunner y ello les sirvió para firmar un contrato que les metiese de lleno en el mercado.

Como toda banda recién salida del horno, deja entrever demasiado su parecido con otros grupos del pasado más reciente y del presente más actual. Por un lado está la faceta más nü que les asemeja con Disturbed o Taproot; por otra parte está su faceta post-grunge con claras influencias de Godsmack y Creed; dentro de un sonido más hard rock no se tarda en encontrarles parecido con Adema y si partimos de aquellos fragmentos del disco más programados y electrónicos, la amalgama de sonidos va desde los veteranos Ministry hasta los actuales Powerman 5000. A pesar de esto, en su web oficial se declaran seguidores e influenciados por At the Drive-In, Tool, Glassjaw, Machine Head o Rival Schools, Korn, Linkin Park y un sinfín de bandas. Estamos por lo tanto ante un grupo que sabe mezclar muchas cosas y muy distintas, pero ¿lo habrán hecho con acierto?

El disco se inicia con “To Die In Fall”, una canción más rockera que cuenta con unos riffs de guitarra bastante buenos. El sonido de este tema resulta bastante parecido al de Creed, y la voz del cantante de Sinch, Jamie Stem, me recuerda constantemente tanto por el tono como por la forma de cantar a Draiman de Disturbed. El tema podría resultar un reflejo bastante bueno de lo que es el resto del disco: calidad que sin rumbo acaba perdiéndose a lo largo del metraje de la canción, y es que Sinch sabe tocar, sabe hacer canciones, pero no son capaces de canalizar su música, de enfocarla hacia un punto en concreto, con lo que conforme van pasando los segundos, el tema pierde el interés y en algunos momentos resulta hasta aburrido. Lo mismo sucede con “433 (Hypotheticals Situations)”, que a pesar de sonar esta vez más a post-grunge, con una melodía al estilo Staind y unos momentos agresivos concentrados en los estribillos más propios de Creed. La canción cuenta con un buen trabajo de composición, y es que el inicio es bastante agradable, pero vuelve a pasar que pierden fuelle y todo se va al garete. A veces nos quejamos de la producción cuando un disco suena a lata, pero tampoco hemos de olvidar que la producción es la que consigue que los temas sean homogéneos y compactos, y aunque aquí el disco suena más o menos bien (tampoco es que sea nada del otro mundo), el productor Malcolm Spinger no ha sabido llevar el sonido de Sinch a buen puerto. Una lástima.

El tercer tema, “Tabula Rasa” nos trae de nuevo unos simples pero interesantes riffs por parte de Tony Lannutti, y es que el guitarrista está en todo el disco bastante por encima del resto del conjunto. La canción en sí pertenece a ese estilo de canciones ya tan explotado que de forma lenta y pesada, sin melodía aparente, nos lleva de la pasividad a la agresión en los estribillos, con cierto buen hacer en los quiebres. Dicha canción es sorprendentemente muy parecida a varios temas de 40 Below Summer, grupo con el que han compartido algunos shows, a pesar de que no figuran entre sus “influencias”. En esta canción, la fuerza y gancho del principio no tardan en convertirse en aburrimiento y monotonía, algo que como ya he comentado anteriormente, es una constante en el grupo, siendo este el mayor defecto de una producción a mi parecer.

Tal vez el mejor tema del disco es “Something More”, el tema más comercial y bien construido de este primer trabajo homónimo de Sinch. La canción es puramente nü-metal, con una estructura compositiva basada en la fórmula melodía – agresividad – estribillo que tan buenos resultados ha dado a sus “hermanos mayores”. La canción mezcla riffs pegadizos con melodías (sobretodo al inicio) y un trabajo notable a la hora de cantar por parte de Jaime Stem, que utiliza varios registros, ayudando a que esta canción en concreto se libre de la quema de aburrimiento que suponen el resto de temas.

Dentro del campo más experimental y electrónico, llega “Passive Resistor”, un tema de lo más aggro del disco, con mucho efecto, distorsión en las guitarras y efectos y arreglos tanto en la voz como en la melodía. Riffs pesados con gancho se alternan con momentos de pasividad bastante concretos, y que en primer instancia se hacen agradables, pero que tras una par de veces, hacen que la canción pierda el interés y acaba por despistar ya que parece que tras cada cambio de ritmo la canción vaya a irse hacia un lugar distinto. Como se suele decir vulgarmente “se van por los cerros de Úbeda”. “The Artic Ocean” es un tema que recupera esa melodía vocal influenciada por Disturbed, mezclado con unas melodías simples a la que se suma una segunda guitarra distorsionada, dando cierta profundidad. El problema vuelve a ser el de siempre, y es que las bazas de la composición no han sido aprovechadas y por culpa de eso nos encontramos con una canción predecible y bastante plana. Destacable el trabajo del guitarrista y bastante reprochable la intervención del resto de la banda incluyendo al cantante que abusa en exceso del registro melódico.

La pista número siete se titula tentativamente “Seven”, y es junto a “Something More” uno de los temas más destacables de este disco “Sinch”. Un riff que dentro de su minimalismo sabe hacerse apreciar. La melodía tiene cierto aire medio-oriental bastante atractivo, hecho al que contribuye de nuevo la interpretación por parte de Stem. “Plasma” es un tema parejo al anterior “Seven”, aunque mucho más pasteloso, repetitivo y monótono, ya que no sorprende ni tan siquiera al principio, directamente pasa a ser un tema aburrido en el que Stem sigue con su racha de altibajos, ya que no encuentra por lo general un término medio: o lo hace bien o lo hace mal. Aquí le tocaba hacerlo mal, y es que es bueno demostrar que un cantante tiene versatilidad a la hora de cantar, pero si se abusa de un registro (en este caso el melódico), la variedad acaba por no tenerse en cuenta. “The Silen Aquiescence of Millions” es una muestra del potencial del grupo, que con los graves defectos que acumulan la mayor parte de canciones del disco, llega a hacerse agradable de escuchar, variada y con ciertos amagos de experimentación muy sutiles y dignos de mención. Por si a alguien le interesa, en esta canción a Stem le toca su ración de buen hacer, es más, me aventuraría a decir que esta es la canción en la que mejor canta. Lo más curioso del tema, dentro de su recurrida fórmula melodía – agresión – estribillo es que dura nada más y nada menos que 8’57”, vamos, casi 9 minutos, contrastando así con el reto de canciones que no superan los 4 minutos, la mayoría de ellas más bien breves.

“Bitmap” acaba por enterrar el disco, y es que suena idéntica a “Seven”, “Plasma” y “Something More”. Lo mejor de la canción es la guitarra rítmica del principio y el riff oscuro y distorsionado que le sigue. Media canción transcurre de forma instrumental, con una melodía muy repetitiva, y ya hacia el último de sus 4 minutos, Stem grita y canta a partes iguales. “Armslength” es más de lo mismo, aunque con un sonido más post-grunge, incluso con bastante parecido al grunge más clásico.

Poco más ofrece este disco, que cuenta con un coverart y unos extras bastante reprochables. Por lo tanto, la pregunta de si la mezcla de géneros es buena o no, más bien diría que no. El disco goza de calidad y potencial, pero que no llega a explotar por la mala producción y por la novatada, que se suele pagar cara en grupos que no sobresalen en nada.

A la espera de un nuevo disco, bajo mi punto de vista, este disco “Sinch” no ofrece nada por lo que valga la pena gastarse el dinero. Con tener bien oídas “Something More”, “Seven” y “The Aquiescence of Millions” hay más que de sobra.


Lo Mejor:

Lo Peor:
 


COMENTARIOS

7 Comentarios

  • 50 Mediocre
    USER_AVATAR
    hollow_life
    "Something more" tuvo demasiada poca relevancia, me parece un gran tema. El resto del disco acaba aburriendo, no tiene demasiado que aportar.
  • 90 Muy Bueno

    defxurxo
    Por un lado está la faceta más nü que les asemeja con Disturbed o Taproot....dentro de un sonido más hard rock no se tarda en encontrarles parecido con Adema ..... no coments, vaya crack
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    Jouse
    Hay k tener en kuenta komo zirkunstanzia atenuante k se trata de su primer disco, creo k hay un buen trabajo kompositivo pero k a este disko le falta mas producción y mas komerzialidad si o no estariamos hablando d otra kosa, además nos deskubre un buen guitarrista komo Tony Lannutty k se me antoja k pueda ser un nuevo Mike Einziger. El cover art me gusta pero esta un poko kutre.
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    AeNiMA
    es un disco bueno, lo sigo oyendo. sera xk m gustan tool... n se kmo tiene tanta poka nota
  • 70 Bueno
    USER_AVATAR
    archetype
    no se por que ay gente que le da tan poca puntuacion. yo lo tengo y no me canso de oirlo. creo que es bueno. y creo que la banda tiene futuro.
  • 70 Bueno

    Pro-Noise
    Creo que esta banda va a mejor, despues de escuchar su nueva demo creo que el camino es el correcto.. el debut es un correcto disco,,,
  • 50 Mediocre
    USER_AVATAR
    Nqd
    Pues a mi ni me gusta ni me disgusta.Es previsible,suena a todo lo q has escrito arriba y repiten la formula q tanto exito ha tenido con creed y otros grupos parecidos.El disco suena bien ( q menos) pero no hay por donde cogerlo.Pues eso, a otra cosa mariposa
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre