indie rock / progressive rock / post-hardcore / experimental rock / alternative rock / pop rock
 The Dear Hunter
Migrant
ZONA-ZERO
40
4 VOTOS
57
+
The Dear Hunter Migrant
Publicación:
Abril 2013
Sello:
Equal Vision Records
Productor:
Casey Crescenzo
Género:
punk-core, pop-rock
Estilos:
indie rock, post-hardcore, progressive rock

Tracklist

  • 01. Bring You Down
  • 02. Whisper
  • 03. Shame
  • 04. An Escape
  • 05. Shouting at the Rain
  • 06. The Kiss of Life
  • 07. Girl
  • 08. Cycles
  • 09. Sweet Naiveté
  • 10. Let Go
  • 11. This Vicious Place
  • 12. Don't Look Back
  • 13. Dig Your Own Grave
  • 14. Old Demons
  • 15. The Love

Análisis

por el 11 Nov 2013
1061 lecturas
Cargarme la continuación del que para un servidor fué el autor del mejor disco del año 2011 es una tesitura un poquitín desagradable. Por eso de las espectativas y tal. Porque “Migrant”, que así se llama el quinto disco de The Dear Hunter es, no nos engañemos, un trabajo flojo en comparación a su discografía. No es un disco en absoluto mal compuesto, ni lleno de canciones por sí mismas malas, pero si que es una colección de temas excesivamente dulzones, bastante conservadores – de sonido agradable, eso sí – que en conjunto no termina de funcionar por el simple hecho de que empalaga. Recordemos de donde venimos para saber a donde quiero llegar: The Dear Hunter es el seudónimo de Casey Crescendo. Él es la banda, aunque por supuesto se rodea de colaboradores y músicos para dar conciertos, pero todo lo que hace The Dear Hunter sale de su cabeza. Los tres primeros discos forman parte de una obra conceptual unitaria todavia no finalizada sobre un personaje que da nombre al mote artístico. Son discos con cierto carácter teatral, progresivo, aunque su sonido base tampoco queda muy lejano a lo que ofrece “Migrant”, si bien este último es algo más suave. Su cuarta referéncia, en cambio, fué un gran experimento con magníficos resultados: “The Color Spectrum” recogía trenta y seis canciones de caracter más directo en nueve EPs de cuatro canciones cada uno, que temáticamente se centraban en un color. La música, cambiaba en cada EP para adaptarse a las sensaciones que le causaba el color de turno a Casey. Fué un disco perfecto para experimentar, ampliar fronteras y probar también con hacer canciones más directas. “Migrant”, en cambio es un trabajo más conservador.

El propio Crescendo afirmaba durante la composición de su nuevo disco que por primera vez no tenia una ruta conceptual definida y que en lugar de inventarse historias y movidas de colorines quería hacer un trabajo más personal. Ok, no hay problema con ello. Sin embargo, aunque “Migrant” pueda ser su trabajo más personal es también el más aburrido. El tio tiene talento, pero en este disco está mal canalizado. Su concepto sinfónico del pop rock consigue muy buenos resultados cuando se enfocan a algo, cuando hay una historia que contar, sin embargo aqui algo no termina de encajar, y con el paso de las canciones se diluya el interés por escuchar este trabajo. Una lástima, porque buenos momentos tiene, como “Wishper”, la segunda canción, que arranca con una sección de cuerdas mágica que termina desembocando en un estribillo eufórico. La posterior “Shame”, donde acentúa su parte pop hasta acercarla al r'n'b más suave, tiene una épica contenida además de unos acertados coros de... ¡su madre!. “Shouting at the rain” es la clásica canción pop que te hace sentir bien y que encajaría como un guante como banda sonora de serie americana de los 90, mientras que “Girl” le da un aire funky a una de las pocas canciones conducidas por la guitarra – el piano es el instrumento principal del disco - . De cara al final hay que prestar atención a “This Vicious Place”, con un final instrumental realmente inspirado con un aroma a Pink Floyd clásico.

Aún así, los momentos en los que “Migrant” no terminan de funcionar son mayores. “Bring you down” no es un inicio ni suficientemente enigmático, ni mágico ni potente como para abrir un disco de un grupo que siempre ha cuidado estas cosas. “An Escape” es un single cuyo gancho palidece delante de la mayoria de las canciones más directas que Casey ha compuesto con anterioridad. “The Kiss of Life” no consigue explotar su mágia, arruinándola con un estribillo de power pop y no consigue ser unagran canción de power pop por tener unos versos que darían un aire mágico a otra canción. Quizás por separado hubiesen funcionado mucho mejor. “Cycles”, “Sweet Naiveté” y “Let's Go” ya llevan al disco a un punto de no retorno en el que la escucha se empieza a hacer larga y “Migrant” deja de motivar. El último tema, “Don't look back” tampoco consigue rescatar la atención y se hace irónicamente premonitorio.

Migrant” es un disco fallido por parte de un artista afortunadamente prolífico. Una colección de canciones que no suponen ningún reto más allá del proponerse aguantarlas del tirón. A Casey no le voy a pedir que sea ahora un punki de la vida, pero sí más riesgo y sobretodo más sentimiento reflejado en la música, más de todo. Su estilo tan peliculero, con el que podría probar suerte en Broadway, aquí se ve muy apagado, casi esteril. Supongo que un tropezón lo tiene cualquiera.


Lo Mejor: La clase que tiene The Dear Hunter para componer en algunas canciones

Lo Peor: En lineas generales, es un disco soso y aburrido, y va perdiendo interés en su segunda mitad.
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 71 Bueno

    Sevendust
    Pues a mí me ha gustado bastante... no tiene temazos como en "The Color Spectrum" y es cierto que tiene algún tema soso, pero está muy bien.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Octubre