metalcore / technical death metal / math metal / hardcore / mathcore
 The Hum

ENTREVISTA

¿Oyes el zumbido? por César Aguilar
15 de Enero de 2017 656 lecturas
No hay en España ningún grupo como The Hum. O, si lo hay, no ha llegado a mis oídos. Operando desde la más absoluta independencia, yendo pasito a paso desde su formación en 2012, los de Benalmádena lanzaron el pasado 26 de diciembre su segundo largo, “beLIEve”, una obra conceptual que eleva a la enésima potencia las no pocas bondades de ese personalísimo híbrido entre el metalcore y el math que es “Cryptid” (2013). David Arroyo, guitarra y voz limpia, nos habla, entre otras cosas, de la gestación de su magnífico nuevo álbum, de su pluriempleo a la batería con Chaos Before Gea y Southwind y de su ya larga experiencia como músico en la Costa del Sol.

“beLIEve” se ha editado justo tres años después de “Cryptid”, pero creo que lo teníais casi listo bastante antes, al menos en lo que a la composición se refiere. Recuerdo haberos visto en directo a principios de 2015 y tocasteis varios temas del disco. ¿Qué ha motivado el retraso en su publicación?

Bueno, si tuviese que ponerme aquí a enumerar los distintos motivos por los que se ha ido retrasando el disco más de uno podría acabar con depresión crónica. Nos hemos encontrado con todos los problemas posibles y habremos inventado alguno para la ocasión (coordinación de horarios, disponibilidad del estudio, problemas técnicos, infraestructura económica del grupo, entre otros). Uno de los principales motivos de la demora ha sido la creación de nuestro nuevo “Cuartel General” (en los créditos del disco, The Hum HQ), donde se grabaron las baterías y los bajos para este disco. Estamos hablando de un local que se tuvo que reformar y acondicionar desde cero, con su consecuente inversión económica y el típico tiempo de espera en una obra “Marca España” (risas). Resumiendo: el disco lleva cerrado más de un año, y durante ese tiempo como bien dices presentamos en directo hasta cuatro temas nuevos, con lo cual se puede entender que estuviéramos un poco “fritos” porque el material se grabase y saliese a la luz. El estreno ha sido nuevamente en diciembre porque no queríamos que pasara otro año sin haberlo sacado.

Os ha salido un álbum más variado, más melódico y a la vez extremo que “Cryptid”. ¿Cómo habéis dado forma a la composición? ¿Teníais en mente algo concreto cuando empezasteis con el disco?

Pues la verdad es que ha sido un proceso muy influenciado por la situación del grupo en el momento concreto de la creación de cada canción. Los cortes más math del disco, por ejemplo, son producto de la etapa en que estaba yo solo a la guitarra, en la que todos los miembros del grupo quemábamos discos de Converge, Dillinger Escape Plan, The Rivalry, In Oceans (los británicos), y en general cosas más extremas e intrincadas (compases impares, pasajes con distinta métrica, polirritmias, etcétera). Por supuesto, siempre nos gusta tener a mano los discos de Tool para abrir un poco el tercer ojo y rematar algunos riffs que se atascan y tal. También incluimos un par de temas que no entraron en “Cryptid” porque necesitaban que les diéramos otra vuelta (y también porque ya había muchas canciones) y al final han acabado siendo de los temas que más nos gustan del disco. Otro punto importante fue la entrada de Will, que aparte de su sonido y su saber hacer, también ha aportado en la composición.

Habéis repetido en los estudios Wave Nation de Ronda, con José María Tornay como productor. ¿Cómo ha sido el proceso de grabación? ¿Habéis seguido un plan establecido o ha sido a salto de mata?

Plan establecido como tal nunca tenemos. Debemos estar agradecidos a que de vez en cuando se alinean los planetas y podemos subir a Ronda a grabar, pero una vez en el estudio el ritmo de trabajo es el que llevaría cualquier grupo profesional. Llegamos con el material preparado para no tener que hacer más de dos o tres tomas por segmento, y siempre estamos abiertos a incorporar arreglos de última hora que enriquezcan el conjunto.



“Cryptid” (2013, autoeditado). Cuidando al máximo el equilibrio entre agresión y melodía y haciendo gala de un instinto agudísimo para clavar estribillos de esos que uno recuerda en el momento menos pensado, en su primer álbum el entonces cuarteto costasoleño revistió el metalcore de una gustosa capa de math, breakdowns con sentido y melodías inconfundibles y lo concretó en una docena de temas de una eficacia sin paliativos. El imprescindible José María Tornay se dedicó a resaltar las virtudes técnicas de la banda, dotando a la producción de músculo, nervio y una buena dosis de groove, y redondeó una faena que los situó sin problemas entre los grupos nacionales más prometedores de las últimas hornadas. Colabora Ismael Pérez (vocalista de sus amigos y vecinos Chaos Before Gea) en la convenientemente titulada “Artifacts of Chaos”. Un más que notable debut que (ni siquiera conoció edición en CD) pasó injustamente desapercibido.



El cambio de enfoque en las letras ha sido importante. Antes tratabais temas más sociales o personales, pero ahora os lanzáis a escribir un álbum conceptual bastante diferente. Explícanos un poco qué narráis en “beLIEve”.

Bueno, en “Cryptid” la verdad es que jugamos un poco más con la doble interpretación. Hay muchas letras que en principio pueden ser de corte “protesta” pero mantenían una ambigüedad ligada a temas sobrenaturales (lo cual queremos que sea una marca de la casa como nuestro nombre bien indica). Pero sí es cierto que en “beLIEve” nos hemos tirado directamente a hacer un disco conceptual que narra una hipotética invasión alienígena distinta a las batallitas de platillos volantes a las que estamos acostumbrados. En éste caso, los alienígenas llevarían tiempo entre nosotros tramando una conquista desde dentro. Lo que más nos gusta del disco es que en conjunto todas narran esta historia, pero por separado casi todas las canciones también tienen sentido sin necesidad de pertenecer a un conjunto. Nos gusta mucho jugar con la libre interpretación, nosotros ofrecemos una historia, pero cada oyente puede hacer la suya propia y sacar sus conclusiones.

Uno de los aspectos más característicos del disco es la gran cantidad de samples vocales (imagino que tomados de series y películas) que aparecen a lo largo de los temas, que subrayan de un modo muy especial el aire conceptual del álbum. ¿Os ha costado mucho encontrarlos y hacer que encajen?

No sabría muy bien cómo responder a esta pregunta (risas). Supongo que, en cuanto a tiempo empleado y trabajo de edición por mi parte, recortando y montando las secuencias, se podría decir que ha costado. Pero cuando se es tan rematadamente “friki” en estos temas (y habiendo escuchado y disfrutado muchos grupos industriales que usan los mismos recursos) se podría decir que me lo pasé como un niño chico volviendo a ver capítulos de Expediente X, oyendo la primera noticia que apareció en la radio sobre Roswell o buscando audios de rayos láser, explosiones y demás.

Gracias a que tenía tan claro el concepto, desde un principio sabía qué capítulo en concreto debía revisar para buscar las frases que necesitaba. O sea, que no ha sido muy difícil hacer que encajen en el concepto, más bien todo lo contrario: esos audios ayudan a entender mejor la historia que contamos.

También hay multitud de teclados y efectos que le dan un toque más de “película o banda sonora extraterrestre”. Imagino que son cosa de Tornay, que suele meter baza en los trabajos que produce. ¿Le habéis dejado vía libre para que se explaye?

Efectivamente, solo tienes que decirle a Tornay más o menos el tono que quieres que tenga el disco, enseñarle un par de grupos del rollo y te monta toda una base musical y conceptual para el disco. Aparte de productor es un músico de la leche, y nos encanta siempre dejarle total vía libre para que aplique su magia. Y te digo que hasta ahora no ha hecho ni un solo fragmento o pasaje que hayamos podido decir “en verdad eso sobra”.

En mi opinión, Tornay es uno de los mejores productores de metal en la actualidad. ¿Cómo es trabajar con él? ¿Cuáles creéis que son sus puntos fuertes?

A estas alturas se me empiezan a agotar los calificativos positivos para el Sr. Tornay. Obviamente el proceso de grabación ha sido un sueño, como de costumbre. Tornay tiene una capacidad de, como llamarlo, ¿empatía musical? Sabe ponerse en la frecuencia cerebral del grupo al que produce y eso lo convierte en un miembro adicional durante la grabación, tanto por su nivel de implicación en cada proyecto como por la profesionalidad y la magia que hace desde su guarida en las tierras rondeñas. Sin duda lo mejor de trabajar con él es contar con un miembro más en el grupo durante el proceso. Nos encanta que sea muy vocal y que dé siempre su opinión al respecto. A veces llegamos con una idea para un pasaje y él nos orienta sobre la efectividad que podría tener obre el tema, las distintas alternativas, etcétera. Su punto fuerte es que, como he dicho antes, no se limita al punto de vista estricto de un productor, siempre va a dar su enfoque sobre el tema también como músico, y cuando una persona con su visión se involucra en un proyecto solo pueden salir cosas mejores. Aparte de sacar todo el partido al equipo del que dispone en el estudio, es destacable la claridad que le da a las mezclas, y su tratamiento con las voces es lo de lo mejor que te puedes encontrar en Málaga. Y no sé si me quedo corto.

Además de tocar la guitarra y hacer la voz limpia en The Hum tocas la batería en Southwind y Chaos Before Gea. ¿Cómo te las arreglas para mantener tu participación en las tres bandas?

Bueno, la respuesta más fácil supongo que sería la pasión por la música. Si no estoy tocando estoy componiendo, escuchando música o vendiendo artículos musicales, o sea que, por fortuna, puedo decir que me dedico a lo que me gusta. Obviamente todo esto no sería posible sin el apoyo incondicional de mis familiares y seres queridos, que desde que empecé siempre han estado ahí motivándome para que siguiera haciendo lo que me gusta. Por supuesto, todo es más fácil cuando los tres grupos comparten miembros entre sí y todos formamos parte del mismo grupo de amigos. Supongo que sería mucho más difícil mantener tres grupos si estuviese rodeado de desconocidos y tocásemos sólo por dinero. Pero hoy mejor no hablamos de bandas tributo (risas).

¿Cómo vives tu papel de guitarra y voz en The Hum? ¿Cambia mucho respecto al de batería en las otras bandas?

Todo el que haya visto en directo a The Hum supongo que podría responder a la primera pregunta mucho mejor que yo, pero me quedo con que al verme en vídeos a posteriori puedo decir que como poco me lo paso bien (risas). Para mí es un aspecto vital poder moverme por un escenario dándolo todo, mucho más cuando mi papel en los demás grupos siempre está detrás de unos parches y sentado en una silla durante todo el show.  También el contacto con el público es otro mundo. Con la guitarra estás en primera línea de escenario (o de fila de público cuando te vas de excursión), así que es una experiencia más inclusiva desde ese punto de vista. El batería desde su trono sepultado detrás del equipo está más aislado, y si encima hay que llevar un metro con secuencia se potencia esa sensación.

Por otro lado, teniendo en cuenta esta maraña de bandas en las que estás involucrado, un tema como “The Voice” me sonó a que The Hum se colaba por un pequeño resquicio en “Khâron” de Chaos Before Gea, y ahora, a la inversa, percibo que cortes como “Hovering Trails” o “The Resistance” tienen algo de la melodía de Chaos Before Gea e incluso algo de Southwind. ¿Cómo vas componiendo para uno u otro grupo? ¿Te pones en ‘modo The Hum’ o en ‘modo Chaos Before Gea’ o vas eligiendo riffs a posteriori y los vas desarrollando?

Como es de esperar, al estar en varios grupos con estilos diferentes todos acaban dejando su marca en la composición. El claro ejemplo es el segundo disco de Southwind, que comparado con el primero incluye elementos más cercanos a Chaos Before Gea o The Hum. Para la composición con los tres grupos funcionamos más o menos igual. Cada vez que hay una idea por parte de un miembro nos juntamos todos y cada uno aporta su visión. Y no es la primera vez que algún descarte de CBG casa perfectamente con una canción de The Hum. De hecho, hay varios riffs de “beLIEve” que fueron creados a partir de ideas de Ismael (vocalista de CBG –ndr.). Al principio en The Hum todo lo escribía yo, pero desde la entrada de Will y Martin el grupo se volvió mucho más participativo y para este segundo disco he podido delegar bastante, aunque muchas canciones ya estaban escritas antes de que llegase Will siquiera. Por eso, tengo curiosidad por saber cómo será el tercer disco de The Hum, ahora que todos nos involucraremos en el proceso compositivo desde el minuto cero.

No lo llamaría tanto ponerse en ‘modo The Hum’. Más bien se me ocurre un riff y después analizo a qué grupo le pega más, y ya de ahí dependiendo del estilo del grupo al que “pertenezca” desarrollo el resto más o menos siguiendo unas pautas musicales que difieren un poco para cada grupo.

No sé si tu papel de batería en otras bandas hace que te impliques más en esta parcela o que seas más quisquilloso. ¿Cuál es tu visión, como batería, del trabajo de James? ¿Consensuáis sus partes o tiene libertad total para hacer lo que mejor convenga?

Como batería, tengo que decir que Jamie es una persona con un talento para la percusión brutal. De hecho, su anterior grupo (Man From Earth –ndr.) era una enfermedad math a medio camino entre Converge y Dillinger Escape Plan (en la que por cierto se encontraba Hernán, actual guitarra de CBG), y sin duda es el estilo que mejor se le da. Tiene una memoria y un sentido del ritmo y del compás apabullante. Por eso, al estar The Hum un poco más fuera de su estilo, muchas veces a la hora de componer él me da más bien a mí rienda suelta para que le proponga ritmos nuevos más propios del metalcore y de música con breakdowns en general, mientras que en las partes math tiene total libertad de crear las virguerías métricas que él quiera, porque su enfoque en ese aspecto siempre será mucho más creativo que el mío. Una vez hecho el esqueleto del tema entre sus partes y las mías, al final le aplica el “filtro Jamie” a todo el conjunto para convertirlo en una pieza suya.

Ya has dicho que Will (Guille Pastor, también guitarrista en Southwind, que practican un estilo más heavy metal tradicional) aparte de sus punteos y riffs, ha aportado cosas a la composición. ¿Qué ha sido concretamente?

Will y yo tenemos una buena sinergia compositiva, aunque esta se nota mucho más en las composiciones de Southwind. En este disco, temas como “The Hoax” o “Hovering Trails” son prácticamente en un 75% ideas suyas, si no más. Además, su entrada supuso un alivio guitarrístico para mí, y de no ser por él en este segundo disco tal vez no hubiera habido ni una línea vocal mía (risas). Muchos de los temas de “beLIEve” ya estaban prácticamente gestados cuando él entró en el grupo, poco después de la edición de “Cryptid”, así que eso ha limitado su participación, pero como decía anteriormente tengo mucha expectación por ver qué sale en el tercer disco.



“beLIEve” (2016, autoeditado). El necesario paso adelante, la confirmación de lo expuesto en “Cryptid”. Compuesto y grabado sin más presiones y pretensiones que parir un trabajo a la altura de sus propias expectativas, la banda madura ideas, afina aún más la puntería en la composición y aporta un plus de melodías y salvajismo que le sienta divinamente al conjunto. ¿Puntos fuertes? Todos. El estribillo para corear a voz en cuello de “State of Mind”, el aroma heavy de “The Resistance”, los cambios de “Hovering Trails”, la brutalidad de “R.F.W.D.” o las virguerías de Tornay en la posproducción. La guinda del pastel es la presencia de un viejo amigo como Guille Pastor, que extrae de su guitarra solos y riffs con una clase que tira de espaldas. ¿Math? ¿Metalcore? ¿Malagueños? Reíd, reíd, pero si les dais una oportunidad el zasca puede ser de antología.



La efervescencia de bandas de por aquí, el gran momento en el que a mi juicio se encuentra el metal malagueño, ha sido lo que me ha animado a hacer esta serie de entrevistas. ¿Cuáles son vuestras bandas favoritas?

Pues en Málaga hay dos bandas, no sé si las conoces, Chaos Before Gea y Southwin… Nah, hombre (risas). La verdad es que la provincia está viviendo un auge de bandas descomunal, tanto por parte de la juventud como de personas con experiencia que crean nuevos proyectos interesantes. Desde V3ctors, Verdugo, Wasting the Genesis, Endless Inside hasta grupos emergentes como Born From Adversity o los jóvenes de mi pueblo Drowned in Ashes, el número de bandas de metal va aumentando y, sinceramente, no podríamos estar más contentos.

Tú eres ya veterano. No sé si antes tenías alguna banda por ahí, pero a mediados de 2000 ya tocabas en Concrete Tree, una banda bastante mítica por estos lares. ¿Cómo has vivido la evolución de la escena local? ¿Se estaba mejor antes o ahora? ¿Hay más posibilidades de tocar? ¿Echáis en falta algo?

Pues sí, a lo tonto uno tiene ya una trayectoria (risas). Desde 1999 hasta ahora me faltarían manos probablemente para contar todos los proyectos en los que he estado involucrado (Tork, Devastated, Concrete Tree, Aeroplano21, Chaos Before Gea, The Hum, Southwind, el musical “Decisiones”, etcétera), pero, efectivamente, el punto de inflexión fue la entrada en Concrete Tree en 2007. En la corta etapa que me tocó vivir del grupo aprendí un montón y siempre estaré eternamente agradecido a la familia árbol. A lo largo de estos años, y desde mi perspectiva, ha ido mejorando mucho el tema en cuanto a salas y locales en los que tocar. Cuando era más joven tenías suerte si tocabas una vez al año y a saber las condiciones. Todo eso a día de hoy está más normalizado, aunque aún queda mucho trabajo que hacer para que los grupos empiecen a ser tratados como empresas dignas de recibir dinero (risas).

Imagino que vivir en la Costa del Sol es un gran hándicap para salir a tocar. The Hum ha salido poco de la provincia, creo recordar que solo a Badajoz. ¿Va a cambiar eso con este disco?

Pues sí, tenemos que agradecer enormemente a Chaos Before Gea el habernos acoplado en algunos de sus conciertos fuera de Málaga, porque la verdad es que aquí nos quedan pocos sitios que reventar ya. Nunca hemos tenido facilidad para salir de la provincia ya que no tenemos promotora ni nadie que nos respalde. Al estar todos más liados que la pata de un romano con nuestras respectivas vidas y grupos también resulta más difícil centrarse en buscar conciertos y tal, y la verdad es que tenemos la suerte de que, por lo menos en Málaga, cuentan con nosotros a menudo para festivales o telonear a grupos internacionales. Eso siempre se agradece, aunque nos queda esa espinita de viajar más lejos todavía, así que intentaremos movernos con “beLIEve” hasta dónde nos dejen llegar.

¿Y qué tal el público? ¿Está a la altura? ¿Responde?

Está muy trillado eso de decir que se vive para el público, pero nosotros lo creemos firmemente. Esto comenzó como un proyecto personal y gracias, en primer lugar, a los miembros del grupo, y, sobre todo, a la respuesta de la gente, ha llegado a ser lo que es a día de hoy. La respuesta de público hasta ahora tanto en directo como para los discos ha sido muy positiva y placentera para nosotros. Estamos deseando empezar a darle caña a estos nuevos temas… bueno, a los que no hemos estrenado aún en directo (risas).

Y la última… ¿Creéis en lo sobrenatural, sois escépticos o directamente es una bonita excusa para el escenario de las letras de The Hum?

Siempre será una bonita excusa para darle rienda suelta a la creatividad en la ficción, y como decía antes las letras también se pueden llevar a veces a campos más personales y reales de uno mismo, así que creer o no creer en lo sobrenatural queda a discreción del oyente. Nosotros, por supuesto, creemos hasta en el Ratoncito Pérez y los Reyes Magos, así que no descartamos un tercer disco conceptual sobre el viaje a Oriente siguiendo la estrella…

The Hum:
Christian Núñez Walsh – voz
David Arroyo – guitarra, voz limpia
James Shannon – batería
Guille Pastor – guitarra
Martin Shannon – Bajo


www.thehumspain.bandcamp.com
www.facebook.com/thehumband
  

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA