Osc-Dis
ZONA-ZERO
70
11 VOTOS
66
+
The Mad Capsule Markets Osc-Dis
Publicación:
Junio 2003
Sello:
Palm
Productor:
Autoproducido
Género:
punk-core

Tracklist

  • 01. Tribe
  • 02. Out/Definition
  • 03. (Pulse)
  • 04. Multiples
  • 05. Mob Track
  • 06. All The Time In Sunny Beach
  • 07. Island
  • 08. Restart!
  • 09. Jag
  • 10. Step Into Yourself
  • 11. Good Girl
  • 12. Midi Surf

Análisis

por el 04 Jun 2003
1485 lecturas
Ya hemos dicho que el nü-metal es internacional. Ya hemos comentado grupos de Europa, Sudamérica y Norteamérica, y ahora nos toca hacerlo con Asia, en concreto le toca el turno a un grupo japonés, país que a muchos nos tiene enamorados por sus costumbres, paisajes y formas de expresión artísticas, desde el J-Pop hasta el Manga, pasando por los mejores videojuegos de la historia. Pues bien, The Mad Capsule Markets es un grupo que bebe de toda esta agua: estética manga, videoclips en los que imitan a sus héroes de videojuegos preferidos y una puesta en escena “hortera” y surrealista, tal y como el J-Pop nos tiene acostumbrado.

The Mad Capsule Markets, cantan en inglés, a pesar de que no dominan el idioma, aunque con un productor que les ayuda con las letras y que les ha metido en el mercado americano, todo es posible.

Supongo que la mayoría de los que lean esto no sabrán mucho o nada de este grupo, así que empezaré diciendo que se formaron en 1998, en Kyoto, Japón. Sus componentes son el cantante Kyono, el bajista Takeshi Ueda y el batería Motokatsu Miyagami. El grupo dice sentirse influenciado por Ministry (bastante evidente) y otros como The Ataris, Rage Against the Machine y Red Hot Chili Peppers (esto ya resulta más difícil de creer).

A pesar de su enorme popularidad en Asia, y cierto reconocimiento en América del norte y Europa, tan solo tiene un disco, aunque cuenta con varios singles y participaciones en bandas sonoras y recopilatorios. En total 9 trabajos de no demasiada repercusión, aunque fue finalmente este “Osc-Dis” (siglas de “Oscillator in Distortion”) el disco que les convirtió en ídolos de masas en su país y fuera de el.

Musicalmente, su sonido no tiene desperdicio, es más, la crítica les avala, incluso habiendo llegado a ganar varios concursos para bandas. Podemos encontrar similitudes con el punk, el hardcore, el nü-metal y el industrial. Por ejemplo, sus melodías son de corte punk californiano, sus riffs y guitarras, hardcore / metal, así como la voz del cantante, que mezcla voces suaves con gritos y voces agresivas, pasando por leves rapeos. Sin lugar a dudas toda una amalgama de sonidos, que les ayudan a ganar adeptos. También he de advertir a los más puristas que su música está plagada de ritmos electrónicos, y no estoy hablando de efectos o arreglos, sino de melodías electrónicas, que les confieren un toque de sonido bailable.

El disco empieza con uno de sus temas más reconocidos: “Tribe”, que empieza con las ya mencionadas melodías electrónicas, para continuar con una descarga enérgica de rabia y fuerza, demostrando que tienen muchas más tablas que la mayoría de grupos de rock que salen del país del Sol naciente. Distorsiones y sintetizadores a toda máquina son los denominadores comunes de toda esta canción. Le sigue “Out / Definition”, que empieza de nuevo con introducción electrónica para después desencadenar en caos, pero esta vez en caos más metalero, más pesado y realmente agresivo en las voces, recordando la hardcore de vieja escuela, eso sí, con el toque “maquinero” tan característico de la banda.

El primer single del disco es “(Pulse)”, canción escuchada en todo el mundo debido a si inclusión en la banda sonora del popular videojuego “Tony Hawk Pro Skater 2”. Precisamente este hecho les abrió las puertas del mercado americano, ya que las ventas de dicho videojuego fueron de más de 1.000.000 de copias, con la pertinente difusión de la canción. En lo musical, la canción es bastante más repetitiva que otras, ya que se basan en coros melódicos para meterte en la cabeza los coros, seguidillas con rapeos (los más evidentes del disco) y un ritmo de baterías altamente adictivo. En definitiva, un single que cumple su función.

“Multiplies” nos mete de lleno en el complejo mundo de las “rarezas” del J-Pop (nombre que recibe la música japonesa, no necesariamente el pop). La canción se construye mediante riffs distorsionados y repetitivos, con una batería pegadiza y un bajo muy efectivo. El cantante grita, rapea y canta, todo ello con acompañamientos digitales, y es que su voz suena eléctrica en la mayor parte del disco. Pero lo que he comentado no tiene nada de raro, ¿verdad? Lo raro de verdad viene en una extraña melodía que acompaña el estribillo, que no pega para nada con la canción, pero que aun así… ¡gusta! Siguiendo con su estilo, llega “Mob Track”, que vuelve a parecerse a las dos anteriores, y digo parecerse en el sentido de estructura, no de igualdad sónica. Aquí las guitarras son más punzantes, y la batería se sale, es hardcore total, que envuelve la canción en medio de un caos que parece no tener control, y entre medio, para complicar más la cosa, un ritmo maquinero que se mezcla con la batería y te vuelve loco.

El cantante de The Mad Capsule Markets está altamente influenciado por el punk californiano, y muestra de ello es “All the Time in Sunny Beach”, que mezcla las letras playeras de los Beach Boys con melodías bastante similares a lo que podríamos escuchar en The Offspring o The Vandals y con ritmos endiablados y electrizados puramente industriales. ¿Curioso cóctel, no? Para continuar con las pautas de esta canción, nos llega “Island”, que es un tema divertido, y que nos muestra una distorsión electrónica de la voz del cantante espectacular. Las guitarras son afiladas pero muy melódicas al mismo tiempo, y todo ello adrezado con silbidos saltarines de por medio. Si pensabas que lo tenías todo escuchado en esto del nü-metal, The Mad Capsule Markets te rompe los esquemas. Pero para hacer la cosa más curiosa aun, nos meten de por medio hardcore, para volver a la melodía.

“Restart” vuelve a girar el rumbo del disco, y es que es nada más y nada menos que una canción que mezcla el metal más agresivo y pesado con los ritmos electrónicos más pegadizos y bailables. Como detractor de la múscia de baile (véase máquina, techno, trance y demás) no me gusta demasiado este tema, pero estoy seguro que cualquier aficionado del metal y la música electrónica, sabrá apreciar este tema como yo no he sabido hacerlo. “Jag” sigue en la senda de la música electrónica acompañada de timbales, riffs acelerados y distorsionados, aunque este tema sin lugar a dudas resulta menos atractivo que el anterior, y en esta ocasión no llega a convencer del todo, a pesar de que se vaya “metalizando” hacia el final.

“Step Into Yourself” es un tema sacado como aquel que dice, del industrial añejo, con muchísima distorsión instrumental y vocal, con una base sonora formada por un riffs repetitivo y agudo, mientras que la voz nos repite hasta la saciedad la frase “step into yourself”, para desembocar en rapeos, que vuelven a ceder el paso a voces electrónicas. Un tema un tanto más alternativo, que justo cuando empieza a hacerse repetitivo, vira y acelera la batería, llena de peso las guitarras y el bajo electrónico marca los tiempos, sin olvidarnos de los sonidos y arreglos eléctricos más que electónicos. “Good Girl” también empieza con voces y arreglillos electrónicos, que resultan en una melodía hardcore que podría recordar a los grupos más famosos del punk pop californiano como Blink 182 o New Found Glory, todo ello mezclado con estribillos pesados, metaleros y rapeados. De nuevo una curiosa composición.

El último tema de todos se llama “Midi Surf”, segundo single del disco, y tema principal de un popular videojuego japonés de carreras de coches futuristas. Es una canción que trae a la mente a Static-X, ya que el industrial y el hardcore se mezclan con el aggro-metal, mientras que el cantante utiliza las voces más guturales y desgarradas de todo el disco, con una muy buena composición y especialmente hay que elogiar las mezclas. Como habréis podido leer, en este disco “Osc-Dis” abundan los cambios de ritmo, y no podía ser menos en este cierre, ya que de las melodías bastante agresivas que predominan, se pasa a un estribillo bastante melodico, aunque intenso en cuanto a guitarras se refiere.

Para terminar, diré que el grupo ha compartido cartel con los más grandes: RATM, Fear Factory o Powerman 5000.

Tampoco me gustaría pasar por alto que a pesar de haber comparado muchas de sus melodías incluso letras con el punk californiano y la música máquina, este grupo es por encima de todo un grupo de metal, que suena a metal aunque diferente, algo que es de agradecer en estos tiempos de tanta saturación. Sin lugar a dudas, si buscas algo para entretenerte o algo distinto a lo que estás acostumbrado, The Mad Capsule Markets es tu grupo, y “Osc-Dis” tu disco.


Lo Mejor: La originalidad de su propuesta.

Lo Peor: Algunos temas carecen de mucho interés.
 


COMENTARIOS

4 Comentarios

  • 70 Bueno

    nxd_007_2_you
    primero el tema pulse aparece en el T.H.P.S 3 y la banda se formo en el año 1985 como berry y despues en 1990 sea cambiado al nombre que tienen ahora.
  • 64 Bueno

    sicsicsic
    un grupo como poco curioso pero algo irregular, me quedo con el 010
  • 70 Bueno

    ruiner
    me gustaría hacer una pequeña critica al analisis (a mi me gustan,jeje) para empezar, de musica mákina nada, de pastis & buenri a eso hay un abismo, aki estamos hablando de drum 'n' bass, digital hardcore y industrial al estilo de los pitchshifter (ke por cierto san separao...snif...) con una mezcla de metal y harcore melodico que me parece irresistible. me gustó el disco, sobretodo por la falta de tapujos a la hora de combinar estilos a parte que nunca habia escuchado un disco de metal japonés! es eso, espero no parecer repelente, jeje
  • 80 Bueno

    dtvc
    simplemete hacer un pekeño apunte la cancion pulse fue incluida en el juego tony hawk's pro skater 3. or lo demas un gran analisis
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Octubre