Phoenix
ZONA-ZERO
90
7 VOTOS
73
+
The Warlocks Phoenix
Publicación:
Abril 2004
Sello:
Birdman
Productor:
Bobby Hecksher
Género:
pop-rock

Tracklist

  • 01. Shake The Dope Out
  • 02. Hurricane Heart Attack
  • 03. Baby Blue
  • 04. The Dope Feels Good
  • 05. Cosmic Letdown
  • 06. Red Rooster
  • 07. Inside Outside
  • 08. Stickman Blues
  • 09. Moving & Shaking
  • 10. Oh Shadie

Miembros

  • Hunter Crowley
  • Danny Hole
  • Bobby Hecksher
  • Cory Granet
  • Caleb Sweazy
  • Jeff Levitz
  • Laura Grisby

Análisis

por el 04 Abr 2004
1285 lecturas
Creo que la por muchos ansiada vuelta del rock retro, está más que confirmada. En poco tiempo hemos vivido excelentes lanzamientos que recuperan la esencia de los ya lejanos años 60 y 70. Este “viejo” sonido se ha implantado en las nuevas generaciones de roqueros gracias a grupos tan variopintos como The Strokes, The Darkness, The Vines, The Music, The Dandy Warhols... Grupos altamente influenciados por mitos del rock como Led Zeppelin, The Doors, The Hendrix Experience, The Graceful Dead o The Velvel Underground. A esa lista de nuevos grupos devotos del rock clásico hay que sumar un nuevo nombre: The Warlocks, una banda para nada común en la que los ambientes psicodélicos nos inducen a imaginarnos en Woodstock del 69 o en una exposición de Warhol

The Warlocks no es una banda al uso. Para empezar son un octeto, formado por dos baterías, una bajista, cuatro guitarristas y un teclista, algo difícil de ver. ¿Por qué tanto músico para una banda de rock clásico? Pues porque su propuesta va más allá. En su nuevo disco, “Phoenix”, la banda californiana nos introduce en un mundo de píldoras, colorines y pop art liderado por los ambientes, las atmósferas y el virtuosismo psicotrópico, tan solo con mencionar el título de dos canciones como son “Shake The Dope Out” o “The Dope Feels Good”, uno puede empezar a imaginarse la propuesta de The Warlocks.

“Phoenix” está compuesto por 10 largos temas, en los que no es difícil encontrar canciones de 7, 8, 9 o 10 minutos, en las que nota a nota, el grupo californiano nos sumerge en su mundo despreocupado, etéreo y relajante. El disco empieza con “Shake The Dope Out”, un tema que te hace venir inmediatamente a la mente “Sister Ray” de Velvet Undergroud. Un tema en el que los coros femeninos adornan sin ningún propósito más allá del estilístico la voz apagada y nublada de Boby Hecksher y Larry Hardy. Tal vez este sea el tema más “directo” de todo el disco, una canción pegadiza que tras su inicial parecido con The Velvet Underground acaba recordando más bien a los populares Supergrass. En “Hurricane Heart Attack” la cosa cambia, con unas guitarras mucho más afiladas que juegan a envolverte junto al bajo. También se pueden apreciar reflejos orientales, los mismos que Jim Morrison y The Doors pusieron de moda. Cuando acabas de escuchar este tema, ya no te puedes escapar, The Warlocks te atrapan y te sumergen en su música.

“Baby Blue” es una canción con menos florituras, más enfocada hacia el pop de los 70, en la cual los coros, las voces aterciopeladas, los teclados y las distorsiones te hacen sentir como si estuvieses en un guateque hippie. Todo lo contrario sucede con “Stickman Blues”, una canción mucho más estridente y eléctrica, en la que el trabajo de la doble batería se empieza a notar claramente, tal vez en detrimento del bajo que pierde algo de fuerza en dicha canción. ¡Qué nadie se pierda el sonido distorsionado y agudo de las guitarras tras el estribillo!

Con “Cosmit Letdown” la banda demuestra todo su virtuosismo y técnica. Más de nueve minutos repletos de cambios de ritmo, mezcla de guitarras melódicas y riffs distorsionados y un humeante bajo, que te rodea sin más. Por su parte, “The Dope Feels Good” vuelve al sonido inicial del disco, rock and roll sesentero, con colaboración de Sonib Boom incluida. ¿Alguien pide más? Pues si es así, “Moving And Shaking” añade al disco un poco de hard rock psicodélico a medio camino entre Led Zeppelin y The Music, en el que la melodía protagonista cede su papel a las distorsiones y al pesado bateo de la percusión en los momentos precisos.

“Inside Outside” es una canción realmente trabajada, en la cual la hipnótica guitarra inicial da paso a una composición contundente y compacta, en la que de nuevo, los arreglos de guitarra compuestos por el genio Hacksher se erigen como iconos memorables, de los cuales todo amante del rock puede sacar algo positivo. Más pegadiza y roquera resulta la igualmente larga “Stone Hearts”, canción que como su nombre indica, añade a la propuesta de The Warlocks un poco de desert rock, resultando su sonido parejo al de los Monster Magnet de “Dopes To Infinity”. Finalmente, el disco se acaba con el plato fuerte: “Oh Shadie”, 14 minutos que siguiendo la propuesta de “Cosmic Letdown” regalan al oyente una inolvidable dosis de ambientes psicodélicos y oscuros al mismo tiempo en los que la técnica y la laboriosa composición se dejan ver sin vergüenza alguna.

“Phoenix” es un álbum trabajado, mezclado a la perfección, en el que todas las piezas encajan y al que tan solo se le podría exigir algún que otro tema más innovador.


Lo Mejor: La máxima expresión del virtuosismo psicodélico.

Lo Peor: Poco innovador.
 


COMENTARIOS

3 Comentarios

  • 60 Mediocre
    USER_AVATAR
    Temp
    No estan mal. Nada mal, me faltan algunos temas por eso.
  • 70 Bueno

    smash-N
    todavia no lo e escuchado entero... sino la mitad cuando acbae qiza lo cambie ;o)
  • 100 Excelente

    eib_cunigan
    joder , vamos!
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre