Twenty bucks and two black eyes
ZONA-ZERO
60
2 VOTOS
55
+
U.S. Roughnecks Twenty bucks and two black eyes
Publicación:
Septiembre 2004
Sello:
Hellcat
Productor:
The Roughnecks
Género:
punk-core

Tracklist

  • 01. Weekend
  • 02. 5-29
  • 03. Saturday
  • 04. Serve And Protect
  • 05. No Justice
  • 06. Roughneck Noise
  • 07. Summer Of '96
  • 08. Midtown Nights
  • 09. Lost Paradise
  • 10. Outcast
  • 11. Sacto's Alright
  • 12. Short Haired Rock-N-Roll
  • 13. Skinhead Blues
  • 14. Dirty River

Miembros

  • Mike Hennessey
  • Big Jay
  • Mike G.
  • Kemal
  • Gabe Van Dyke

Análisis

por el 23 Sep 2004
1212 lecturas
Es la época del emo, está de moda, es lo “cool” , y las voces típicas del Hard-Core que aparecen, suele venir adornadas con coros o unas melódicas guitarras haciendo más accesible el trabajo a todos los públicos. Pero hay todavía algunos grupos que se mantienen fieles y además intentan salir de ese circuito cerrado de ambientes skin, sharp,... para intentar que la gente les conozca, pero sin conseguir grandes resultados (por algo será). Y como un intento más, aparecen “U.S. Roughnecks”, con este “Twenty Bucks And Two Black Eyes”.

Mike Hennessey (voz) lo fundó en el 97 como Knuckleheads, pero con la entrada al grupo ese mismo año de Big Jay (también miembro de los bastardos de Lars Frederiksen). Provienen de la escena Hard-Core de Sacramento, representando a lo que allí se hace, pero lo tendrán realmente difícil para hacerse escuchar por aquellos que no sean devotos del estilo.

Es un tipo de música que se hace muy duro de escuchar, pues los berridos constantes de Mike durante el disco sin ningún tipo de descanso, se hacen cansinos e incluso repetitivos. Con esto no digo que sea un mal disco dentro del estilo, de hecho tiene muchas cualidades para tener cierto éxito en aquellas áreas donde el Oi! más duro y el Hard-Core de los ochenta tengan aceptación, pero no está hecho para el “hombre de a pie”. Musicalmente no está mal, incluso en algún momento se aprecia algo de buen punk (como por ejemplo el inicio de “Roughneck Noise”, que con esa guitarra con un efecto diferente, rompe la línea invariable del disco), pero no dura demasiado, y vuelve a un hard-core que hace que al escuchar todo de un tirón, uno se pierda en la redundancia de las canciones. Por otro lado las letras del disco, son repetitivas, muchas tratan el mismo tema, las juergas, la repulsa a la policía (y apología para enfrentarse a ella) y que no tienen mayor relevancia a no ser que sea en un concierto, donde puede tener cierta gracia. Las letras se podrían denominar como autobiográficas, pues Mike tuvo unos cuantos altercados con diversos “agentes de la ley” en sus años mozos. Canciones como “5-29”,”Saturday”, “No Justice” o “Roughneck Noise”, harán que algunos disfrutemos un poco del disco.

Resumiendo, es un disco aceptable dentro de un género que no se encuentra en su mejor momento, que parece saturado y agotado, como si no tuviera nada nuevo que aportar. Este álbum, sufre dichos males, se hace repetitivo y aburrido, si no se es fan del género, y se es capaz de disfrutar de la voz de Mike. Según se va acumulando el número de escuchas del disco, la impresión que tiene uno del disco mejora, pues la primera impresión suele ser bastante dura.


Lo Mejor: Un poco de Hard-Core de la Old School no viene mal entre tanta melodía.

Lo Peor: La monotonía en la que cae el disco una vez superado el ecuador .Que es dificil darle una oportunidad al disco si no se soporta la voz.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre