melodic death metal / brutal death metal / deathcore
 Wasting The Genesis

ENTREVISTA

La Humanidad es el Virus por César Aguilar
13 de Marzo de 2017 994 lecturas
El pasado noviembre, Wasting the Genesis, una de las bandas más extremas de la provincia de Málaga, lanzó su álbum de debut “Viral Supremacy”, un pildorazo de deathcore musculado que documenta su progresión desde “Martyrdom”, el EP que editaron en 2013. Como nunca es tarde si la dicha es buena, nos ponemos en contacto con Alex (bajo) y Jota (guitarra), que entre otras cosas nos cuentan la historia de la banda, cómo abordan el proceso de composición de sus temas, lo complicado que es mantener una banda de metal extremo en activo y los detalles del concepto de su flamante disco.

No suelo hacer esta pregunta, pero ¿qué significa ‘Wasting the Genesis’? ¿Es una crítica a la especie humana?

Alex: Literalmente significa “malgastando (o desperdiciando) el génesis”, entendiendo el término “génesis” con su significado mas bíblico: la naturaleza en sí misma. Respecto al mensaje, has acertado de lleno. Es un crítica a la raza humana, a nuestra gran capacidad para autodestruirnos y llevarnos por delante todo lo que nos rodea sin ningún tipo de miramiento ni resentimiento. Es increíble como lo que era una especie animal más ha evolucionado en algo tan antinatural y nocivo para su entorno.

Hay una anécdota graciosa acerca de esa cuestión y es que nos preguntaron, despues de darle vueltas al nombre del grupo, si podíamos estar refiriéndonos a cuando los presos usaban hojas de la biblia para liar cigarros o droga. Porque claro, si iban a hacer eso, deberían empezar por el primer capítulo (risas).

Vuestra primera referencia discográfica fue un EP editado en 2013 titulado “Martyrdom”. Contadnos un poco cómo fue su gestación, la composición de los temas y qué supuso su edición.

Alex: En el proyecto anterior a Wasting la idea era hacer deathcore/metalcore técnico, intentando incluso algunos riffs mathcore. Así que en parte queríamos mantener cierto nivel de técnica pero llevarlo al rollo mas oscuro y pesado que estaba tomando el deathcore en esos días. En esa época todos éramos chavales de dieciséis a veinte años y teníamos tantas lagunas como ganas de aprender. Hicimos varios temas aportando ideas entre todos y como un año después decidimos grabar por nuestra cuenta el primer single, “Submerged End”, y un EP con tres temas y una intro. Anibal se encerró en su cuarto a aprender los entresijos del software de edición, y con un micro y unos cuantos plugins conseguimos que sonara decente.

¿Fue complicado sacar adelante la grabación?

Alex: Fue un proceso bastante frustrante por el desconocimiento de todos en aquella época. Julián, nuestro batería de entonces, ya había grabado algo casero en Colombia antes de venir a España, y Anibal siempre había trasteado con el tema de las grabaciones. Pero en general nuestra experiencia era nula. De hecho, yo creo que entonces no hubiéramos estado a la altura de un estudio ni de lejos; en parte por eso lo hicimos nosotros. Fue bastante duro, teniendo en cuenta que empezábamos de cero. Como dije antes, ninguno de nosotros sabíamos la mitad de cosas que sabemos ahora. La peor parte se la llevó Anibal (risas), pero él también sacó un montón de cosas de aquello. Hubo un par de desvanecimientos de disco duro por el camino que nos hicieron perder la motivación, pero al final encontramos las ganas de seguir, y aquí estamos.

¿Qué fue lo mejor que conseguisteis en esa etapa?

Cuando solo teníamos el single publicado pudimos ir a tocar fuera de Málaga varias veces, y con el EP volvimos a salir fuera unas cuantas veces más, incluso llegamos a telonear a My Autumn en Benidorm y a Rise Of The Northstar y Exhumed en Málaga. Por mi parte fue la primera vez que cogía un coche con cuatro chavales más, conducíamos mas de quinientos kilómetros y nos plantábamos a tocar los temas que habíamos hecho unos meses antes. Fue una experiencia preciosa y conocimos a infinidad de gente genial, con los que seguimos teniendo contacto fuera y dentro de los escenarios.



“Martyrdom EP” (2013, autoeditado). Trece minutos de brutalidad, técnica, breakdowns y death metal berraco elevado a la enésima potencia, sin concesiones a la melodía, pura oscuridad sin adulterar. En este EP debut, los malagueños se centraron en desarrollar composiciones densas, pesadas y laberínticas, y relegaron la velocidad a un segundo plano, eso sí, sin descuidarla, recurriendo a ella justo en el momento adecuado. El resultado, áspero, rocoso y totalmente DIY, nos muestra a una banda muy compacta, que, a pesar de su juventud, puede presumir de tener las ideas bastante claras. Los tres temas que se incluyen rayan a buen nivel y se puede decir que ninguno destaca sobre otro, aunque tal vez mi favorito sea el inicial, “Fourth Kind", que contiene unos buenos riffs de inspiración bastante blackmetalera.



Habéis sufrido varias bajas a lo largo de los años. Creo que especialmente ha sido complicado ocupar el puesto de batería, ¿no?

Alex: La verdad es que sí, hemos sufrido bajas por diferentes motivos: estudios, trabajo o diferencias internas, pero hasta ahora no ha habido malos rollos con los que se han ido. Es más, considero a todos los que han pasado por Wasting The Genesis buenos amigos y por supuesto sigo quedando con ellos fuera del contexto de la banda. Respecto al tema de los baterías en el metal, es digno de estudio (risas). Son muy, muy escasos y a menudo están pluriempleados precisamente por la escasez de oferta. Cuando el proyecto aún era pre-Wasting ya nos vimos en la tesitura de estar largos períodos sin nadie a la batería o con gente que duraba tres ensayos y terminaban dejándolo.

¿Cómo afrontáis estas bajas y cómo buscáis nuevos miembros para seguir?

Alex: Nunca es cómodo para una banda cambiar de componentes, entre otras cosas porque hay un período de adaptación mientras que el nuevo se aprende los temas y se compacta como músico dentro del proyecto. De todos modos, siempre intentamos seguir adelante, y, sin ir mas lejos, “Viral Supremacy” fue compuesto en el período en el que no teníamos bateria, que llegó a ser de unos dos años y pico.

Para Wasting The Genesis buscamos a alguien con ganas de trabajar, componer y tocar tanto en directo como en casa, y además que le guste el metal tanto como a nosotros. Hasta ahora casi siempre hemos tirado de gente conocida, pero también se ha dado el caso de que se presente un completo desconocido, fliparlo y meterlo en el grupo.

Hace un par de meses, justo antes de vuestra actuación en el Winter Is Core, anunciastéis la marcha de Anibal, que, al menos desde fuera, parecía uno de los pilares de la banda. Se ha ido más un amigo que un músico, ¿no?

Alex: La verdad es que sí, siempre ha sido un pilar fuerte en la banda. Es el mayor en edad y con diferencia, además del único con carnet de conducir (risas). Se ha ido un amigo y uno de los padres de Wasting The Genesis, y le deseamos lo mejor en todos los proyectos que emprenda. Yo personalmente siempre lo he visto mucho fuera de los ensayos y lo sigo haciendo ahora que ya no está en el grupo.

¿Vais a continuar como cuarteto o pensáis buscar sustituto para Anibal?

Alex: El siguiente concierto, que será el Málaga Against Cancer Fest 2 el próximo 29 de abril en la Sala París 15, tocaremos con un solo guitarra. Hemos adaptado un pelín los temas para que se note lo menos posible, pero nuestra idea es no repetir demasiado esta situación. Siempre componemos de forma que las partes mas técnicas estén repartidas entre los dos guitarristas para no cargar demasiado a ninguno, pero esta vez le ha caído el muerto enterito a Jota (risas). A mí personalmente siempre me ha gustado el esquema de cuarteto, pero mentiría si dijera que los temas no ganan con dos guitarras. Nunca hemos dejado de buscar sustituto, de hecho, de aquí a nada puede que anunciemos el nuevo guitarrista.

Ahora tenéis en el grupo a dos músicos con experiencia. Jhonny, exvocalista de MainBrain (y compañero de Alex en esa formación), y Dani, exbatería de Exhumed Day. ¿Qué han aportado a la banda?

Jota: Disponer de estos dos excelentes músicos supone un toque de aire fresco para el proyecto, pues tanto Jhonny como Dani tienen, además de experiencias muy variadas en el metal, otras influencias. Nuestro último disco se compuso en su mayoría en ausencia de ellos, pero a la hora de tocar los temas y ejecutarlos en directo se nota la diferencia por lo que cada uno aporta. También creo que su presencia ha contribuido a la madurez del grupo, pues tener experiencias variadas y puntos de vistas distintos es algo muy enriquecedor para todos y ha afectado muy positivamente a nuestra confianza interna, a la puesta en común de ideas y al reparto de tareas.

¿Cómo se hace un tema de Wasting The Genesis?

Alex: Hasta ahora se han seguido dos caminos diferentes. El primero es lo que yo entiendo como el esquema típico de composición: uno de nosotros (incluido cantante y batería) trae uno o dos riffs molones e intentamos continuarlo entre todos o añadirlo a otros riffs que ya teníamos, además de sacar el acompañamiento de los demás instrumentos y la voz.

La segunda opción es que cada uno haga la estructura general de una canción y luego ponerlo en común para añadir o modificar cosas. La ventaja principal de este segundo método es que el “autor” de ese tema, tiene mas o menos vía libre para desarollar un tema entero y plasmar todo lo que tenía en la cabeza.

¿Qué pretendéis con cada tema y qué es lo que más os cuesta conseguir?

Quizás lo que pretendemos es lo que mas nos cuesta: encontrar el punto medio entre ritmeos y riffs acelerados. Todos los temas intentamos que tengan un cierto equilibrio. Hay excepciones como “Release: Cyclic Dysfunction” que está hecho pensando en el directo: empezar, ritmeo a la cara y terminar en unos dos minutos.



“Viral Supremacy” (2016, autoeditado). La intervención a los mandos de Fran Corpas le da un plus de calidad, dinamismo y brillantez al sonido de un debut que mejora notablemente su anterior referencia. El balance entre rapidez y brutalidad está más logrado, las composiciones fluyen sin tregua y se nota que la banda se ha volcado con todas sus fuerzas en editar un producto de calidad, muy exportable. En el debe, los temas siguen demasiado encorsetados dentro de los límites y parámetros del género, y tal vez les vendría bien algo de aire fresco para que su propuesta se diferencie del resto de bandas del estilo. Sea como fuere, “Viral Supremacy” es un esfuerzo notable y muy disfrutable que no desmerece en absoluto de obras de grupos consagrados dentro del brutal death y el deathcore como pueden ser Job For a Cowboy o Whitechapel.



En noviembre del año pasado salió por fin vuestro álbum debut, “Viral Supremacy”. ¿Estáis satisfechos con el álbum? ¿Qué tal ha sido la recepción del público?

Jota: Estamos muy satisfechos con el resultado. Teníamos claro desde el comienzo que nosotros mismos promocionaríamos el álbum y que su aceptación dependía exclusivamente de nuestro público, no de la inversión promocional que pudiese aportar una discográfica. Desde que “Viral Supremacy” salió a la luz hemos recibido el apoyo y el calor de muchísima gente, tanto en el territorio nacional como en el Norte de Europa, así como de lugares mucho más lejanos como Estados Unidos y Japón, desde donde hemos recibido pedidos de discos y merch. Es una experiencia única ver cómo el trabajo personal de varios años se reconoce por un público tan variado. Nuestras expectativas están cubiertas. 

¿Y por qué no habéis buscado discográfica o una agencia de management? ¿No os satura que todo el proceso dependa de vosotros?

Jota: Sí, es una sobrecarga de trabajo. No solo tenemos que componer un disco y grabarlo, sino que incluso lo que viene después depende de nosotros, y, por desgracia, sin una promoción adecuada ese disco no llegará a todos los oídos posibles. La ausencia de un manager se nota y tenemos que repartir tareas, así que unos se encargan más de componer, otros de la promoción y otros de buscar fechas para directos, pero por lo general nos hemos acostumbrado a ese sistema de trabajo y lo llevamos sin relativo problema. Obviamente la repercusión de “Viral Supremacy” habría sido mayor si hubiésemos tenido un manager o una agencia que nos ayudara en el proceso, pero lo descartamos desde el primer momento. No quisimos involucrarnos con nadie, y, por otro lado, tampoco tenemos conocidos ni padrinos en este aspecto. Consideramos que con este disco nos tocaba demostrar lo que podemos hacer por nosotros mismos antes de buscar un promotor. Pero para nuestros próximos trabajos sí pretendemos trabajar con alguna discográfica.

Fran Corpas Romero, técnico de sonido de Velvet y La Trinchera, que también ha grabado los próximos dos mini-álbumes de Elephant Riders. ¿Por qué fue el elegido?

Alex: Fran llevó a cabo la grabación del segundo EP de MainBrain, “Feeding The Beasts”, y como quedamos bastante contentos con el resultado pensamos en contar con él para este disco. Entiende bastante sobre cómo debe sonar el metal y trabaja muy, muy bien. En los conciertos de la sala Velvet y La Trinchera nos hizo de técnico y sacó un sonidazo increíble. Además, el cabrón se sabe los temas de memoria (risas). El audio del último vídeo que hemos subido de Dani tocando en La Trinchera está mezclado del directo por él.



Ya que has mencionado a MainBrain, ¿qué pasó con la banda?

Alex: Justo después de sacar “Feeding The Beasts”, Varo, nuestro batería, encontró un trabajo con un horario tan complicado que prácticamente le impedía ensayar y dar conciertos y posteriormente le llevó a mudarse a Madrid. Así que decidió dejar la banda. Puesto que era un proyecto mas personal del batería y el guitarra, no quisieron buscar sustituto y la banda se disolvió. Cuando en Wasting The Genesis separamos caminos con nuestro anterior vocalista, no dudé en llamar a Jhonny para los berridos; no se me ocurría nadie mejor. Por otro lado, Chechu, el guitarrista, está actualmente con V3ctors.

Las letras de “Viral Supremacy” son distópicas. Es un álbum conceptual sobre el exterminio de la vida en la Tierra. ¿Podéis explicarnos un poco más sobre los textos? ¿Tenéis alguna influencia a la hora de escribirlos?

Alex: Todo empieza con un meteorito que impacta violentamente sobre la superficie La Tierra. Dicho meteorito porta la primera cepa de un virus, que acaba de ser inoculado al planeta y a todos sus seres. Primero, se empieza a encerrar a los infectados, a aislarlos del resto de la población en una ciudad amurallada, a modo de cuarentena. Esto sigue vigente durante unos cuantos años, hasta que los políticos convencen a la población sana de que los infectados solo pueden traer problemas a la larga. Se procede a la exterminación de las poblaciones infectadas. La segunda parte del desastre viene cuando algo sale mal. Los que llevan confinados durante años consiguen revelarse contra la autoridad y escapar. En este punto la raza humana en su totalidad está condenada.

Todo esto se cuenta en los tres primeros temas. A partir de aquí, el virus original empieza a mutar. Se suceden una serie de enfermedades mortales derivadas de las nuevas cepas. Toda la población está en peligro, los recursos naturales escasean y unos cuantos usan su dinero y poder para aislarse y mantenerse a salvo. Los cuatro siguientes temas hablan de cada una de esas enfermedades. Pero lo que nadie sabe es que La Tierra está mas viva de lo que pensamos. Al final, como si de un ciclo glacial se tratara, empieza el proceso de purificación del planeta. Puesto que los humanos han malgastado la naturaleza, no quedan árboles que den oxígeno ni plantas que alimenten a los herbívoros. Las aguas están completamente contaminadas y las nubes de polución cubren el cielo. Al poco tiempo, el homo sapiens se convierte en una especie completamente extinta.

La carne infectada de los cuerpos ahora alimenta a la tierra. Penetra en la corteza hasta alcanzar las semillas mas profundas y después de un largo tiempo, la naturaleza empieza a renacer de nuevo, pero esta vez libre de la peor de las enfermedades: el ser humano. Al final esta historia no es mas que una metáfora: no hay virus venido del espacio, sino que es nuestra propia condición autodestructiva. La ciudad amurallada es lo que hoy en día tenemos con zonas como Siria o muchos paises de África. Las enfermedades que se describen en los temas no son mas que cosas que vemos todos los días: adoctrinamiento religioso, control monetario, asesinatos, etcétera.

Hay varias cosas que han influenciado al desarollo de la historia del disco como la teoría de la litopanspermia, que dice que el primer organismo unicelular que dio lugar a la vida en la tierra vino congelado en un meteorito. También videojuegos como Dead Space o The Binding Of Isaac nos dieron ideas para algunos temas: en el primero, los tripulantes de una nave se topan con una planta de extracción minera que habían recogido una “efigie”. Un monolito gigante con inscripciones que trajo consigo a los necrófagos, criaturas infernales que mataban todo a su paso. La gracia es que [ALERTA SPOILER] los necrófagos estaban solo en el cerebro de los que estaban cerca de la efigie y realmente eran humanos idos de la olla [FIN DE SPOILER] (risas).

En The Binding Of Isaac, una madre ultracreyente escucha a su dios decirle que su hijo es impuro y debe ser eliminado, aunque por suerte el niño consige escapar.

Hasta donde yo sé no hay muchos grupos de death metal brutal o deathcore en Málaga. ¿Os sentís solos? ¿Hay público para vuestra música?

Jota: Bueno, es cierto que no vivimos en un lugar donde nuestra música sea top en la radio, pero existe un público muy fiel a este estilo, y concretamente Málaga es una ciudad referente en el Sur de España en lo que metal se refiere. Sí es cierto que bandas malagueñas que apliquen nuestros criterios musicales a sus trabajos no hay muchas, pero tenemos muchas bandas hermanas en nuestra ciudad que no distan tanto de nosotros. A fin de cuentas lo importante y enriquecedor es que cada uno aporte a su música su toque personal.

Por nuestra experiencia, lo que hacemos cala más entre las nuevas generaciones, pero también hemos tenido el placer de conocer a gente increíble que nos ha felicitado por nuestro trabajo y vienen de generaciones atrás.

En el bolo de presentación de “Viral Supremacy” contasteis con los almerienses Onomasy, junto con Wormed uno de los mejores grupos en la actualidad en lo que a brutal death se refiere. ¿Cómo veis lo que se está haciendo en España en lo que a metal extremo se refiere? ¿Creéis que hay nivel suficiente?

Jota: Considero que el nivel técnico y musical a nivel nacional está por las nubes, más aún cuando a día de hoy el nivel técnico es un factor fundamental para que un trabajo sea válido. De hecho, muchísimas bandas que no dan el paso de lanzarse a una discográfica o de obtener un éxito mayor poseen un nivel suficiente como para estar en lo más alto de la escena nacional. Generalmente, la situación económica y la falta de apoyo de terceros es lo que dificulta que una banda no alcance sus objetivos.

Compartir experiencias de directo con Onomasy ha sido un verdadero placer. Además de haber dado dos bolos geniales en Málaga y El Ejido, nos llevamos una buena amistad con los miembros de la banda.

Habéis sacado un vídeo del tema del tema título del disco, para mí uno de los mejores. ¿Qué nos podéis contar de la grabación? ¿Alguna anécdota?

Jota: ¡Muchas gracias! Decidimos nombrar ese tema como el propio disco para que fuese su referente, y por eso hicimos un videoclip para él. Lo rodó y lo editó Fran Pezzo, con la colaboración de Alina Yvonne, en las afueras de Málaga, en una zona no muy lejos de los Almendrales. Como anécdota podríamos mencionar que al tratarse de una zona natural hay muchos paseantes los fines de semana, así que podréis imaginar la cara de los que se topaban con nosotros en plena grabación (risas). El vídeo fue rodado un año antes de la edición del disco, así que mantenerlo en la sombra hasta ese momento no fue tarea fácil (risas). Pero estamos muy contentos con el resultado y con el trabajo realizado por el equipo.



Y, por último, ¿algún concierto a la vista?

Jota: Como ha dicho Alex, lo único que tenemos confirmado es la actuación del Málaga Against Cancer Fest 2, porque con un guitarrista menos nos hemos centrado en llenar esa ausencia lo antes posible. Igualmente nuestra idea es movernos más en fechas cercanas a verano. Para entonces es cuando pretendemos salir por territorio nacional y montar una gira más compacta. ¡Pronto anunciaremos fechas!


Foto Jota: Keka Photography
Foto Dani: Joaquín Cáceres
Fotos Alex y Jhonny: José A. Camacho
Foto banda: Alina Yvonne
  

COMENTARIOS



Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA