hardcore / post-hardcore / emo
 Waterdown
Into the flames
ZONA-ZERO
65
1 VOTO
58
+
Waterdown Into the flames
Publicación:
Marzo 2012
Sello:
Uncle M / Cargo
Productor:
Género:
punk-core
Estilos:
post-hardcore, emo, hardcore

MEDIA

Tracklist

  • 01. Get What You Give
  • 02. We Are Not the Children
  • 03. Into the Flames
  • 04. Saving Private Honesty
  • 05. Anchor Lost
  • 06. Dragged Through the Dirt
  • 07. Kiss It Goodbye, Watch It Die
  • 08. Homecoming
  • 09. From the King's Dead Hands

Miembros

  • Axel Pralat: guitarra
  • Michael Janczak: voz
  • Phillip Meyer: batería
  • Christian Kruse: bajo
  • Holger Behrens: guitarra
  • Ingo Rieser: voz

Análisis

por el 03 Ene 2013
2217 lecturas
Casi nadie sabía que Waterdown se iban a ir. Tras 13 años y más de 600 conciertos por toda Europa, incluyendo España en alguna ocasión (la última, para presentar "All riot", a finales de 2007), e incluso una gira por Estados Unidos que les permitió tocar en el mítico CBGB de Nueva York de la mano de Victory Records (hablamos del primer grupo europeo al que Victory trató de dar dimensión global). Tras 3 discos, un par de EP's, un split con By a thread y este último estertor titulado "Into the flames". Tras todo eso, algunos ni nos enteramos de que se morían, y a otros simplemente les dio igual.

Para los que no los conozcan y tengan algún interés en hacerlo, habría que decir que las coordenadas más aproximadas serían las de unos Boysetsfire quizá menos certeros, con ese indisimulado coqueteo entre un hardcore más canónico y el "emo" (permítaseme el término) gritón y melódico que tanto proliferó por todo el mundo durante buena parte de la década pasada. Otra referencia clara podrían ser Snapcase, a los que ya dedicaron el preceptivo homenaje con la versión de "Caboose" en el EP "Powersnake" (donde también se versionaba a Refused y a Inside out). Ya os hacéis una idea.

Y bien, hechas las presentaciones, sacudidas unas cuantas manos y levantadas unas cuantas cejas escépticas, vamos con el disco de despedida. En "Into the flames" nos encontramos con lo siguiente:

- Un inicio bastante efectista, con "Get what you give" (intrincada, variada y con una atractiva parte más etérea hacia el final; muy bien) y "We are not the children" (que baja el tempo, pero no la densidad). Quizá nos hayan querido enseñar aquí por dónde nos los podríamos haber encontrado de haber seguido con la aventura.

- Un segundo cuarto autorreferencial, con la melódica canción que titula al disco y una redonda "Saving private honesty" que recoge todo lo que fueron, para lo bueno y para lo malo: unos embaucadores juegos de voces, unas guitarras que rugen lo que deben, unos ritmos más que aptos para el correspondiente agitamiento cervical y un estribillo para cantar. Ni más, ni menos.

- Una segunda mitad mucho más apacible e irregular: "Anchor lost" no es mucho más que una frágil balada que no aporta demasiado ni musical ni líricamente. "Dragged through the dirt", por el contrario, tiene mayor interés y presenta un buen trabajo en las guitarras y en la atmósfera que envuelve el tema y que lo hace gustosamente habitable; una de las destacadas del racimo, y de lo mejor que Waterdown han sabido ofrecer en su carrera. "Kiss it goodbye, watch it die" es conducida por una guitarra acústica hasta un estribillo ultra-melódico; no se me hace tediosa, pero eso sí, hardcoretas, huid de aquí como alma que lleva el diablo, si es que no habíais huido ya. Y "Homecoming", de nuevo con las acústicas al mando, y sin percusiones, cierra este capítulo de los Waterdown que no conocíamos y que a mí particularmente no me hubiera importado en absoluto llegar a conocer mejor.

- Y una prórroga para reconciliarse con los fans de siempre: el trallazo (con solazo heavy de 10 segundos incluído) que es "From the king's dead hands", del que se podría adivinar que viene de las mismas sesiones que alumbraron "All riot".

Esto es lo que hay. La nota de suicidio de un grupo que nunca fue especial, que trabajó para encontrar su hueco, que en ocasiones se acercó demasiado al sol, y que fue dejando por el camino cosas que merecen ser disfrutadas. Podéis ir en paz.


Lo Mejor: Algunos temas realmente buenos. Algunas partes reposadas bastante interesantes. Una despedida digna.

Lo Peor: Muy irregular, cuesta verlo como una unidad, casi parece un split entre dos grupos distintos. "Anchor lost".
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 58 Mediocre
    USER_AVATAR
    binladiya
    Totalmente de acuerdo en lo de que es "muy irregular" a la vez que un disco flojete...
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre