A ala B
ZONA-ZERO
81
4 VOTOS
89
+
Willis Drummond A ala B
Publicación:
Noviembre 2012
Sello:
Bidehuts
Productor:
Karlos Osinaga, Íñigo Irazoki
Género:
pop-rock, nacional
Estilos:
alternative rock

Tracklist

  • 01. Ilegala
  • 02. Menperatzen dut
  • 03. A ala B
  • 04. Anai
  • 05. Komedia
  • 06. Tresna
  • 07. Aginduaren zain
  • 08. Ate ttipia
  • 09. Berantegi
  • 10. Munduari kondenatuak

Miembros

  • Jurgi Equiza: voz, guitarra
  • Xan Bidegain: bajo, coros
  • Rafa Rodrigo: guitarra, coros
  • Félix Buff: batería, percusión, coros

Análisis

por el 04 Dic 2012
4472 lecturas
1. "Ilegala banaiz, alda zuen legea", o, en español, "si soy ilegal, cambiad vuestra ley" [de acuerdo con la traducción "oficial" del libreto, que es la que voy a usar aquí en lo sucesivo]. Ya nos viene bien que alguien nos lo recuerde con semejante convicción en estos tiempos en los que cuesta acordarse de cuando la legalidad y la legitimidad eran simplemente precisiones terminológicas de una misma realidad y no un par de antónimos cualesquiera. Si además se hace de forma que podamos cantarlo nosotros también hasta que se nos olvide quedarnos callados, poco más se me ocurre que podríamos exigirle a una pista 1 de un disco de Willis Drummond. Suena reconfortantemente familiar e irresistiblemente fresco. Resuena a su disco sin título. Himno.

2. Sin perder la velocidad y sin perder el control. Un riff guerrero, un encendido discurso central y una historia de autorrebelión, la revolución más utópica. No caben estribillos ahí, no hay que frivolizar. "Menperatzen dut", "controlo". No hay más.

3. ¿A ó B? Punteo y voz miméticos para despegar y para, desde el aire, tener que decidirnos entre los modales del pop apuntalado y la hosquedad del rock a pleno pulmón. Contrastes, disyuntivas... esas cosas que pesan más cuanto menos peso podemos arrastrar. "Beti izan naiz hirugarren bidearen aldekoa", "siempre he sido partidario del tercer camino". Militantes de los grises y de la asimetría tratando de encauzar la tremenda melancolía que nos sobreviene al darnos cuenta de que no hay forma de ser más jóvenes que ahora mismo. Gracias por la ayuda.

4. Karlos Osinaga de Lisabö suma su voz al clamor, en este caso explícitamente inspirado en la obra de un mito fallecido de la música americana: Townes Van Zandt. Un riff repartiendo el peso de la abrumadora carga poética que se ha criado aquí, un abrazo a los Berri de Albini, un saludo a distancia a los 90, un diálogo de guitarras para aprenderse y varios versos que ya nunca podrán ser míos, o que siempre lo van a ser: "Denbora ura bezala da baina gu itsasoa gira, ez dugu ikusten pasatzen", "el tiempo es como agua, pero somos el océano, no lo vemos pasar". Con esta van a doler muchos cuellos, van a desmayarse muchas voces y van a inundarse muchas miradas.

5. Unas notas parsimoniosas nos avisan de que risas, ahora, las justas. La comedia que vivimos es demasiado siniestra. La canción se desliza sin prisa pero con contagioso aplomo. ¿O con pesadumbre? De nuevo unas guitarras más densas que el aire y más bajas que las nubes tapan el sol. Es para que nos demos cuenta de que no lo vamos a ver más hasta que despertemos de la hibernación. Lo que tenemos que hacer es...

6. ...no salir de la calle más que para dormir, si acaso, y no sentirnos en deuda con nadie. "Tresna", "el instrumento", es una alegoría del ateísmo o una invectiva contra la idolatría, no sé, que nos proporciona gentilmente el eslogan que necesitamos que se nos oiga gritar: "hil ditzagun gure jainkoak, ez du haien beharrik musikak", "matemos a nuestros dioses, la música no los necesita". Y si la música no los necesita a lo mejor nosotros tampoco. Bueno, la música aquí se reacelera, y nos llevamos de regalo además un par de solos y un estribillo para siempre en unos dos minutos y medio. Bien, ¿no?

7. Se mantiene el pulso excitado. La línea de bajo más gruesa que hemos escuchado hasta ahora vertebra esta pequeña autobiografía, esta retrospectiva de los que son y seguramente quieran ser Willis Drummond. Jurgi está en un punto cercano a pletórico, levantándonos, incluso, la ceja con sus exclamaciones genuinamente grunge. Otra gran proclama que nos vamos a guardar, seguro, para cuando la necesitemos, para cuando quizá ellos mismos nos llamen a filas.

8. ¿Qué es la paradoja de la puerta pequeña ("ate ttipiaren paradoxa")? No parecen querer responder, sólo quieren que no se evapore la pregunta, simplemente, y por eso nos la plantean con ritmo firme, inexpugnable. Un riff de esos que existían antes de la música y que tantas veces se ha capturado antes (ellos también tienen derecho, ¿no?) nos conduce hacia un rellano de guitarras acústicas y voces profundas que enriquecen con exquisita elegancia el manifiesto. Completísima canción de disco.

9. Si algún símbolo es vehicular en "A ala B" es el tiempo, diría yo. Cuando se acaba, cuando nos parece que se está acabando, cuando empieza a contar de nuevo, cuando avanza a velocidad cambiante, llevándonos siempre la contraria. Antes era agua de mar, y ahora es agua de río. Si el tiempo sigue el ciclo hidrológico, que sea demasiado tarde ("Berantegi") significa que en seguida va a ser demasiado pronto otra vez, con lo que podríamos, si la premisa es cierta, concluir que nunca es demasiado tarde, o que si alguna vez lo es pronto dejará de serlo. Por eso, quizá, "berantegi" es una celebración, y como tal la cantan. La canción 9 ejerciendo de canción 10.

10. La película francesa "Mon oncle d'Amerique" es el argumento de autoridad final. El final está en camino, y pronto será inminente. Nuestra mejor baza es ahora no perder la compostura, sentarnos en una banqueta alta, rascar nuestra guitarra, darle a la gente una percusión que tengan que seguir con el pie... y recordar que eso no será realmente el final de nada, salvo quizá de nosotros mismos. Y que quedará de nosotros lo que queramos que quede, lo que nos atrevamos a que quede. Y que si queremos dignidad, tenemos que merecerla, porque hace mucho ya que no se regala: "etsaiaz ez tronpa, amorrua gora bota behar da. Denborak den-dena eramanen duela bost axola", "no te confundas de enemigo, hay que expulsar la rabia hacia arriba. No importa que el tiempo se lo lleve todo". Fundido a gris muy oscuro. Aplauso larguísimo. Y vuelta a empezar.


Lo Mejor: Su inestimable habilidad para sonar frescos y lúcidos dentro de unos parámetros convencionales. Protestan con tan buen gusto que es difícil no estar de acuerdo.

Lo Peor: ¿?
 


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • 95 Muy Bueno


    Gran disco, gran banda. Muy buen análisis.
  • 93 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    zegers
    Su disco más homogéneo. No fallan.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre