post-hardcore / mathcore / screamo / progressive rock / sludge metal
 Circle Takes The Square
Decompositions​:​ Volume Number One
ZONA-ZERO
85
6 VOTOS
74
+
Circle Takes The Square

Decompositions​:​ Volume Number One

Publicación:
Diciembre 2012
Sello:
Gatepost Recordings
Productor:
Anthony Stubelek
Género:
metal, punk-core, pop-rock
Estilos:
progressive rock, mathcore, sludge metal, screamo

Tracklist

  • 01. Enter By The Narrow Gates
  • 02. Spirit Narrative
  • 03. Way Of Ever-Branching Paths
  • 04. The Ancestral Other Side
  • 05. Prefaced By The Signal Fires
  • 06. A Closing Chapter (Scarlet Rising)
  • 07. Singing Vengeance Into Being
  • 08. Arrowhead As Epilogue
  • 09. North Star, Inverted

Análisis

por el 19 Ene 2013
1872 lecturas
Tras años de rumores, anuncios, silencios y retrasos Circle Takes the Square han decidido, por fin, ofrecernos su segundo disco. Las razones de que hayan transcurrido nueve años desde la publicación de su monumental "As the Roots Undo" son muchas, y la mayoría entendibles. Varios de sus miembros se han casado y cambiado de residencia durante estos años, pero lo principal parece haber sido la ambición puesta en este segundo trabajo. A medida que su debut envejecía como disco de culto, las ganas desmedidas por superarlo parecían ser el mayor impedimento para que el proyecto saliera adelante, un proyecto que solo en su forma ya da cuenta de las altas miras del grupo: "Decompositions" será, como mínimo y en principio, un disco doble dividido en varios capítulos de los que este primer volumen nos desvela los dos primeros.

De esta manera los chicos de Savannah, Georgia han pasado mucho de este tiempo analizando su música, estudiando cómo expandir su sonido sin perder personalidad e intentando, en definitiva, dar un paso adelante en su carrera creando una obra lo más completa y perfecta posible. Lo difícil ahora es ver si lo han conseguido, y si todo este tiempo ha merecido la pena.

Lo primero que llama la atención de este "Decompositions: Volume Number One", y que ya pudimos comprobar en el EP del 2011 en el que pudimos escuchar los cuatro primeros temas, es que efectivamente el estilo del grupo se ha expandido mucho y en todas direcciones. Su esencia sigue ahí: los riffs cortantes, la naturaleza mutable de sus temas, la esquizofrenia en la composición, los gritos a dos voces... Sin embargo, se evidencia una desaceleración generalizada en el tempo y la irrupción de una nueva influencia posiblemente asimilada por la cercanía de sus paisanos Kylesa: el sludge metal. Todo ello acompañado de una producción más nítida y limpia y un mayor protagonismo de las voces melódicas.

De todos modos, el cambio más significativo parece estar en la actitud del grupo. Ellos mismos lo han reconocido en entrevistas: "As the Roots Undo" era un disco visceral, pasional, donde las partes iban entrando en las canciones según iban surgiendo y las ideas eran prácticamente vomitadas sobre las composiciones. Lo que viene siendo un collage de riffs, versos y landscapes que por suerte les quedó genial. Para su nuevo trabajo Circle Takes the Square han querido dar más importancia a cada idea, profundizando en ellas y sacándoles todo el partido posible en lugar de pasar de una a otra sin parar. El resultado es un trabajo más profundo, más orgánico, más centrado y seguramente más accesible y coherente, pero también menos sorprendente.

El primer volumen de "Decompositions" es, para entrar ya verdaderamente en materia, un disco heterogéneo y variado, y al mismo tiempo una obra con una personalidad abrumadora. Y es un disco que empuja las fronteras de su sonido a kilómetros de distancia. La única canción que realmente no desentonaría en su debut (que tampoco era tan homogéneo) es "Spirit Narrative": un tema corto y rápido, agresivo, con un trabajo brutal de guitarras abrasivas, vertiginosos cambios de riff y una Kathy Stubelek que grita como nunca llevando todo el peso del tema. El resto, casi se puede decir que son novedades.

Las influencias progresivas y el sludge. Esos parecen haber sido los caminos fundamentales por los que Circle Takes the Square huyen hacia adelante de su propio sonido. No centrarse en lo que les hizo ganarse la gloria en su debut es una manera de no estancarse y morir de personalidad. El objetivo de ampliar influencias se evidencia como algo que tenían como clara prioridad una vez escuchado el disco, pero también como su mayor problema.

La letra de la tercera canción del álbum, "Way of Ever-Branching Paths", manifiesta la odisea del grupo para componer este disco. Es quizá el tema central del trabajo, el segundo en duración y seguramente el que más trasfondo tiene. En él, la banda refleja con mucho acierto la situación de callejón sin salida en la que sin duda se encontraron a medio camino. Es una canción que muestra la debilidad de un grupo de personas con una enorme tarea por delante y una inseguridad preocupante en lo que hacen. Y aunque la letra es descriptiva, aún lo es más la música. Probablemente sin proponérselo, el tema evidencia todas esas carencias del grupo y durante los primeros minutos asistimos a un auténtico desmadre de riffs mathcoretas y requiebros imposibles en el mástil de la guitarra de Drew Speziale con la intención de acercarse a la épica ultratécnica de unos Between the Buried and Me sin éxito, y quedándose en un mero ejercicio fútil de contorsionismo digital que no les lleva a ningún sitio. Y es aquí donde cobra sentido la letra: Circle takes the Square son conscientes de que en su búsqueda de lo sublime han llegado a veces hasta terrenos donde no se sienten cómodos. Afortunadamente es de los escasos momentos en los que todo esto se hace patente y más parece que esa parte sobrevive como su penitencia por haber intentado retorcer tanto las cosas. El resto del tema sube bastante el nivel y vemos a un grupo con las ideas mucho más claras. Y por suerte, el resto del disco es mucho más inspirado.

"Enter by the Narrow Gates" presenta su nuevo sonido con elegancia, empezando por un ritmo y unos coros que recuerdan a algún tipo de ritual religioso de la antigüedad que refleja el interés por el primitivismo, uno de los temas centrales del álbum. Un tempo mucho más lento de lo acostumbrado, influencias sludge, un regusto a rock progresivo, voces melódicas y un tono épico que sirve como perfecta introducción hasta la mencionada "Spirit Narrative" (que aparte de ser fiel a su sonido anterior, es un señor temazo), la cual entronca directamente con "Way of Ever-Branching Paths". "The Ancestral Other Side" cierra el primer acto (llamado "Rites of Initiation") con mucha clase: es un tema progresivo y muy oscuro, donde las voces llevan con suavidad un crescendo que nos termina metiendo de lleno y casi inadvertidamente en un pasaje crust de ritmo infernal.

"Totem: Polaris" es el título del segundo capítulo y lo que nos faltaba por escuchar de este nuevo trabajo. Incluye una serie de temas que se referencian entre sí repitiendo partes para dar más sensación de unidad al conjunto, recurso que ya utilizaron en "As the Roots Undo". Especialmente "Prefaced by the Signal Fires" y "Singing Vengeance Into Being" funcionan como si fueran dos partes de la misma canción. Son los dos temas en los que la evolución del grupo parece más avanzada, cuando el screamo y el sludge se abrazan hasta fundirse en uno solo: la violencia y emocionalidad del primero combinado a la perfección con la pesadez y el músculo del segundo, firmando un sonido tan sólido como penetrante, siempre con la grandiosidad como telón de fondo. En su contra, vuelven a caer en el error de retorcer demasiado algunas partes.

"A Closing Chapter (Scarlet Rising)", encajada entre ambas, actúa como contrapunto a semejante vendaval. Voces melódicas y atmósferas predominan en un tema que va subiendo en intensidad y donde aparecen por primera vez guitarras acústicas aunque sea anecdóticamente. Por su parte "Arrowhead as Epilogue" es el tema más típicamente sludgero del álbum, más lento y muy pesado, pero con el sello personal del grupo en su épica melodía.

Cualquiera querría que un disco así de ambicioso terminara de la forma más memorable posible, y "North Star, Inverted" desde luego hace méritos. Los once minutos de grand finale comienzan con una parte oscura y pesada adornada con guitarras acústicas y unos coros entre oníricos y esotéricos, habituales en el álbum. Lo sorprendente llega a los dos minutos, cuando la distorsión desaparece y Drew se queda solo, acompañado de su guitarra en el inicio de un larguísimo tema acústico con algunos arreglos preciosistas y una estructura muy inteligente que lo guía de manera que no caiga en la repetición. Sin duda la canción más distinta en su repertorio y un agradable broche de oro a un disco de nuevo muy complejo y difícil de digerir.

"Decompositions: Volume Number One" es el testimonio de una banda buscando desesperadamente una nueva personalidad, a base de ampliar sus influencias y multiplicar sus recursos. Pese a que hay determinados momentos en los que la experimentación se hace excesiva y poco convincente, la sensación general es de que casi todas las decisiones que han tomado son correctas. Mantienen su corazón de esquizofrenia compositiva, siguen tomándose muy en serio tanto la forma como el fondo de su arte, el juego de los dos vocalistas vuelve a ser totalmente simbiótico y conservan la fuerza y la pasionalidad de su debut. Y al tiempo han conseguido dotar de más cuerpo a su sonido, poniendo un pie definitivamente en el metal mientras han dado un paso adelante en cuanto a los elementos progresivos; la inclusión de más voces melódicas le da un respiro necesario a su estilo violento y asfixiante. Los únicos puntos negativos son el fallido y exagerado intento de rizar el rizo en las partes más técnicas y la pérdida de intensidad inherente a la bajada de velocidad. Si ha merecido la pena o no esperar nueve años para esto se verá cuando aparezca, si aparece, el segundo volumen. Como obra individual se queda en un disco inferior a su debut en inspiración, pero igualmente interesante y disfrutable con multitud de matices e influencias.


Lo Mejor: La cantidad de terrenos distintos por los que se atreven a pasar. Las influencias sludge les vienen como anillo al dedo.

Lo Peor: Las partes más técnicas no terminan de encajar.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA