Cold of Ages
ZONA-ZERO
94
4 VOTOS
84
+
Ash Borer Cold of Ages
Publicación:
Agosto 2012
Sello:
Profound Lore
Productor:
Género:
metal
Estilos:
black metal

MEDIA

Tracklist

  • 01. Descended Lamentations
  • 02. Phantoms
  • 03. Convict All Flesh
  • 04. Removed Forms

Miembros

  • M: batería
  • A: guitarra
  • K: guitarra, voz
  • N: sintetizadores
  • R: bajo

Análisis

por el 07 Oct 2013
1190 lecturas
Sorprende este segundo contacto tan gélido, este correr sin rumbo por tierras tan corrompidas como yermas que supone la escucha de "Cold of Ages". La fuerza del viento incansable y ululante que nos azotó en su debut, es ahora sublimada por alquimia en neblinosos vapores. El misterio se arremolina en torno a ellos con una facilidad pasmosa, y es parte atractora de sensibilidades en este su nuevo sonido. Ante todo, la ofrenda de Ash borer se compone de cuatro himnos telúricos que divinizan el medio terrestre. Con el mismo respeto y el amor a sus misterios que le tenían nuestros antepasados.

Siguen ejectuando sus composiciones con pulso firme, y por eso "Descended Lamentations" es otra de sus magníficas huídas hacia adelante. A mitad de tema, las fuerzas que lo gobiernan se reorganizan antes de abrir una nueva brecha por la que seguir escapando. Lamentos que descienden en espiral van marcando una segunda apertura, en este caso focalizada hacia el épico final del corte. En ese momento, el pulso se vuelve espeso y firme, grumoso, resquebrajando con cada golpe la presa que lo contenía. Y de nuevo, volvemos a un status quo: carrera desesperada hacia lo desconocido. Lo desconocido, entendido como ese continente helado inconquistable que acude a mi mente en todas y cada una de las veces que escucho este disco.

Mi favorita personal, "Phantoms", es sin duda la más tangible de las cuatro composiciones. Y digo tangible en tanto en cuanto casi puedes masticar las notas. Las texturas son un valor a considerar en este corte. No buscan desvanecerse del todo, pero tampoco vanagloriarse en su individualidad: sirven a la recreación de ese ambiente vaporoso antes mencionado. Es el momento de búsqueda de guía del disco: el mismo en el que crees encontrarte como oyente, y a la vez aquél que te hace preguntarte más cosas y sentirte, a la postre, más perdido. El final del corte aclara esta paradoja: estamos en un lugar parecido al de partida. Idéntica respuesta a la pregunta que era "Descended lamentations", pero diferente camino el escogido.

El drone del final del anterior tema conforma un nuevo tempo para el nuevo latido: "Convict All Flesh". Se trata de converger la materia humana, su carne, y condenarla por sus fechorías. Todos sabemos cuáles son. La ceremonia comienza con una marcha funeral. Coros con ingenuidad femenina marcan la transición. Pero a medio camino, algo falla. La guitarra melódica empieza a sonar más torpe, más desaliñada. Nos está advirtiendo de algo. Más aún que en el primer corte, los teclados transmiten su reverencia hacia el sentimiento creado en ese punto del tema. El bajo entra en acción y rasga las notas que supondrán la materialización de un hiato. La guitarra no olvida su poder para invertir la dinámica del corte: convierte las antes descendentes lamentaciones en ascendentes. La subida es suave, diría que hasta contenida. El objetivo es levitar, flotar entre plegarias por la tierra y la carne. Por eso el final nos resulta abrupto y apresurado: porque no lo deseábamos.

Sea como fuere, las formas han cambiado. Debajo de esa atmósfera vaporosa, de ese suelo congelado, había tundra. Es la hora de ejecutar un salmo por los caídos, por los que no sobrevivieron al cambio. Hubo una condena, un duro juicio, y una ruptura insondable que ahora hemos de llorar. Ésto es, en esencia, "Removed Forms": coros femeninos purificadores y notas de guitarra que dejan ondas en el agua. Y un as en la manga: las viejas formas se resisten a morir. Huímos, cómplices de esos blast beat celéricos, pero esta vez sin horizonte que alcanzar. Es una trampa para ratones. El tiempo se nos agota, pero aguantamos firmes la jugada. Unas puertas, enormes hasta casi besar el cielo, comienzan a cerrarse en su majestuosidad. Somos conocedores del final de todo ésto, pero cargamos una última vez hacia ellas. Separan el viejo mundo, del que formamos parte, del nuevo, en el que no sobreviviríamos. Parece que todo ha acabado demasiado rápido: con todo, oímos el eco de unas notas que resuenan en nuestra cabeza. ¿Es acaso ésto una especie de limbo, de estado transitorio entre la vida y la muerte? No. Volvemos: hay una nueva oportunidad para intentarlo. Será la marcha que recordarán las generaciones venideras. La marcha final de un mundo que rehusó a morir sin dignidad. En el abrazo de las Edades del Frío, marchamos...


Lo Mejor: Nuevo terreno a explorar para una banda de la que siempre es agradable saber que siguen buscando nuevas formas para su contenido.

Lo Peor: Su punto fuerte es su principal debilidad: lo etéreo de su sonido te puede parecer o muy sobrecogedor o muy carente de esencia. Según las sensibilidades.
 


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • 95 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    -GeR-
    Otro que piensa que es de lo más mejor del año pasado. Da gusto escucharlos, más si los comparas con la gran hornada de grupos haciendo cosas del palo. Donde el resto suenan mediocres, Ash Borer consiguen perderte en mitad de ese bosque ancestral. Y el ep Bloodlands de este año, aunque peca de inmovilismo, es igual de cojonudo. Esperando nuevo material. Me ha gustado mucho la reseña, Jolo.
  • 95 Muy Bueno


    Uno de los mejores discos del año pasado. Sublime
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Octubre