metalcore / alternative metal / post-hardcore / hard rock
 Atreyu

CRÓNICA

Atreyu + Childrain
Atreyu, Childrain
26 de Junio de 2016 por Jorge Azcona Sala Zentral, Pamplona 1146 lecturas

Si al entrar a un concierto te dijesen que vas a acabar subido al escenario mientras la banda principal toca uno de sus temas más emblemáticos o que te vas a hacer un selfie con el cantante en plena actuación pensarías que te están tomando el pelo, pero por circunstancias un tanto extrañas esto es lo que vivimos todos los asistentes al concierto de Atreyu en la sala Zentral de Pamplona. De todas formas mejor que empecemos por el principio, ¿no?

El hecho de que los teloneros no aparecieran en los horarios de las entradas hizo que tanto Childrain como Hyde Abbey (que harían lo propio en Madrid y Barcelona) tuvieran que auto-promocionar sus respectivos bolos en redes sociales escasos días antes de la gira. Por suerte nos enteramos a tiempo y no nos quisimos perder la actuación de los vitorianos, y aunque en un primer momento parecía que esto podía haber influido en la escasa entrada luego comprobamos que nada más lejos de la realidad. Era mi tercera cita con ellos (si mi memoria no me falla), y aunque todavía les falte despegar definitivamente las tablas que demuestran encima del escenario han sido mayores en cada una de ellas. En esto también ha tenido que ver “Matheria”, su disco más maduro hasta la fecha y con cortes tan trabajados como “Matheria Act. II" (con el que se despidieron) aunque también recordaron temas importantes de su discografía como “Awakening”. Como bien dijo su cantante Iñi, no es el domingo el mejor día para un concierto de metal (ni de casi nada, diría yo), pero había que dar el callo y lo dieron sobradamente.

Mucho tenía que cambiar el panorama para no calificar la entrada de desastrosa, y desafortunadamente se confirmó cuando al salir Atreyu a escena aún estábamos en familia. Seguramente ya estarían avisados de la situación, pero esa imagen tan desoladora no debe ser fácil para un grupo consagrado. Esto hizo que un inicio cargado de temazos (a una tripleta con “Doomsday”, “Right Side Of The Bed” y “Becoming The Bull” no se le puede considerar de otra forma) sonase un poco frío y como sin alma. Hoy no iba a ser el día en el que el público lo hiciera, así que fue el grupo el que empezó a cambiar el chip y gracias a su particular sentido del humor y su cercanía hizo que nos fuéramos sintiendo como en casa.

El primero en bajar al público y liarla fue el bajista Marc McKnight, que no dudó en crear su propio circle-pit alrededor de una joven y al que poco a poco se fueron uniendo los más animados. “Ex´s & Oh´s” y “When Two Are One” fueron recibidas con algo más de calor al mismo ritmo que el concierto se convertía en una especie de ensayo en el que las canciones tenían cada vez menos peso en detrimento de las bromas y las coñas personales. A algunos puede que esto les resultase un poco indignante, pero mirándolo por otro lado es lo mejor que podían hacer. Mientras otros hubiesen optado por tocar lo más rápido posible y marchar con el ceño fruncido, el quinteto californiano se lo tomó con filosofía y aprovechó para pasar un buen rato sin pretensión de ningún tipo.

Algunos de los momentos (musicales) destacables fueron “Bleeding Mascara” con un Brandon Saller enorme en los melódicos, el momento estadio de “Dou You Know Who You Are” que hoy no tenía tanto sentido y el cover “You Give Love A Bad Name” de Bon Jovi (¿cuántas giras llevan haciéndolo?), porque lo más significativo seguían siendo los paseos de Alex Varkatzas por medio de la sala.

Selfies por aquí, charla con la chica del merchan por allá, o me voy a la barra a que me sirvan una birra. Imágenes curiosas que no fueron nada comparadas con lo que iba a suceder en los bises justo después de “Blow”. De pronto nos invitan a todos a subir al escenario para que disfrutemos de “Lip Gloss And Black" codo con codo y ante la atónita mirada del personal de seguridad. Una situación insólita que fue más allá cuando bajaron para acabar el tema en la soledad del pit mientras el centenar de personas seguíamos arriba en algo así como un intercambio de papeles. Saludos con la banda y a arrasar con todo lo que quedara por el escenario.

No será una noche recordada en lo musical, pero en lo demás fue lo más surrealista que he visto en mucho tiempo.


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • #1
    USER_AVATARel 5 de Julio de 2016
    hollow_life
    Pues ole por ellos, y seguro que se lo pasaron igual o mejor que vosotros xD una gran experiencia.


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate


DISCOGRAFÍA