technical death metal / symphonic metal / death metal / heavy metal / melodic death metal / brutal death metal
 Fleshgod Apocalypse
King
ZONA-ZERO
78
9 VOTOS
64
+
Fleshgod Apocalypse King
Publicación:
Febrero 2016
Sello:
Nuclear Blast
Productor:
Género:
metal
Estilos:
symphonic metal, brutal death metal, technical death metal, death metal, heavy metal, melodic death metal

MEDIA

Tracklist

  • 01. Marche Royale
  • 02. In Aeternum
  • 03. Healing Through War
  • 04. The Fool
  • 05. Cold as Perfection
  • 06. Mitra
  • 07. Paramour (Die Leidenschaft bringt Leiden)
  • 08. And the Vulture Beholds
  • 09. Gravity
  • 10. A Million Deaths
  • 11. Syphilis
  • 12. King

Miembros

  • Tommaso Riccardi: voz, guitarra
  • Paolo Rossi: bajo, voz
  • Francesco Paoli: batería
  • Cristiano Trionfera: guitarra, coros, arreglos
  • Francesco Ferrini: piano, orquestaciones

Análisis

por el 15 Feb 2016
842 lecturas
El camino de Fleshgod Apocalypse siempre ha tenido una dirección constante hacia la luz, sin prisa pero sin pausa. Si bien en sus primeros años de vida podíamos hablar de death metal con miles de matices, hoy en día son los matices los que se han merendado este “King”, y que incluso el título nos deja entrever la nobleza y sobriedad que pretenden alcanzar con este lanzamiento.

¿Y qué ha desaparecido que sí estuviera en los anteriores discos? Pues la sobrecarga, y un poco de esa velocidad espídica que siempre llevaban. De hecho, “Labyrinth” planeaba entre la velocidad endiablada y caótica de sus primeros discos y la energía y el mimo de este nuevo. No es que ya no haya metal desbocado (“The Fool” parece haberse escapado de “Agony”, pero es la única), sino que la composición se ajusta cada vez más a los cánones más melódicos de grupos como Septic Flesh o Dimmu Borgir. ¿Y qué sigue estando? Pues su esencia: hay castrati, hay solos, hay teclados y piano, y por supuesto hay épica. Y hay cantante femenina, fundamental hasta hoy en sus discos, y con un protagonismo mucho más puntual ahora, principalmente en “Paramour” y “Syphilis”, aunque siga teniendo sus momentos en algún que otro coro.

Estos creadores de la ópera metal han abierto el tan famoso debate entre el público entre los que piensan que este disco significa un claro paso atrás, contra los que están enamorados de este nuevo y pulido sonido: un metal técnico, sinfónico y progresivo, y que cuida la melodía con el mayor equilibrio posible ante la caña, lo cual es siempre difícil de conseguir, y lo que siempre va a provocar esa división de gustos de la que hablábamos.

Entrando más en materia, y haciendo caso al dudoso criterio del que escribe, es una bendición encontrarse nada más comenzar con “In Aeternum”, una delicia de saber hacer y con un estribillo con mucho gancho (¿no os recuerda la parte orquestal a “La Cabalgata de las Valkirias”?), o la ya comentada “The Fool”, seguramente la que más habla de la identidad de Fleshgod Apocalypse. Tras esta, escuchamos “Cold As Perfection”, hecha de un metal muy genérico y repetitivo (los instrumentos clásicos y la épica de nuevo salvan los muebles), siendo la excepción negativa al buenísimo ritmo de la primera parte, algo que se nos olvida pronto con “Mitra”: muchos mataríamos por un disco entero con la bestialidad que demuestran aquí. Parecen mostrar influencia de grupos como Hate Eternal, por decir uno lo suficientemente bruto.

Nada que ver con “Mitra” y las demás a partir de ahí. La voz femenina hace de solista acompañada de un piano en “Paramour” (aunque el interludio se vista de seda, interludio se queda) y la inspiración baja mucho desde ese punto, con la rabia que da tener la sensación de que los finales de disco sean de relleno… Aquí no llega a ser tan desesperante, pero sin duda lo mejor a estas alturas ya ha sucedido. Temas como “And The Vulture Beholds” o “A Million Deaths” cuidan más en este tramo a los que gustan de más elaboración, dejando algún momento interesante con esa especie de heavy metal progresivo extremo que se han sacado de la manga.

Podemos aventurarnos a decir que “King” no solo cumple, sino que la evolución con respecto al pasado es evidente. Obviamente siempre queda algo sobre lo que reflexionar: “Agony” era muy mejorable en su producción, “Labyrinth” necesitaba más elaboración, y este es un álbum que nos sume en un ambiente algo más contemplativo, el cual se disfruta si se analiza desde un punto más crítico y exigente, y no desde el punto de “caña burra y p’alante”. Ya sabíamos de sobra de qué eran capaces Paolo Rossi y los suyos, y ya sabemos que en directo cumplen de sobra, y todo eso lo reafirman aquí. Ahora falta que el rey salga a presentarse en vivo y que apacigüe las voces que le acusan de “suave”. Un rey no puede permitirse eso.


Lo Mejor: Ahora sabemos que saben hacer más cosas aparte de poner el death metal a millones de revoluciones por minuto.

Lo Peor: A muchos nos sigue gustando lo que hacen, pero nos gustaba más antes, cuando la cera lo abordaba todo.
 


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • 70 Bueno

    kam1kaze
    No llega al nivel de "Agony", eso no quiere decir que sea mal disco, pero quizás abusa demasiado de los sonidos sinfónicos y orquestales
  • 4 Horrible
    USER_AVATAR
    zinedine
    basura es poco
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre