hard rock / soul / funk rock

Glenn Hughes

First Underground Nuclear Kitchen
ZONA-ZERO
60
1 VOTO
78
+
Glenn Hughes First Underground Nuclear Kitchen
Publicación:
Junio 2008
Sello:
Frontiers
Productor:
Glenn Hughes
Género:
pop-rock

Tracklist

  • 01. Crave
  • 02. First Underground Nuclear Kitchen
  • 03. Satellite
  • 04. Love Comunion
  • 05. We Shall Be Free
  • 06. Imperfection
  • 07. Never Say Never
  • 08. We Go To War
  • 09. Oil And Water
  • 10. Too Late To Save The World
  • 11. Where There’s A Will

Miembros

  • Glenn Hughes (All Vocals, Bass Guitar, Electric Funk Guitar, Acoustic Guitar)
  • Chad Smith (Drums, Percussion)
  • Luis Maldonado (Electric Guitar, Acoustic Guitar)
  • JJ Marsh (Electric Guitar)
  • George Nastos (Additional Guitar)
  • Anders Olinder (Keyboards)
  • Ed Roth (Keyboards, Additional Fender Rhodes Piano)

Grupos relacionados

Análisis

por el 24 Jun 2008
931 lecturas
No deja de ser curioso estar analizando un disco de Hughes bajo el título de “F.U.N.K.” y que además en el mismo participe Chad Channing, el que fuera batería de Red Hot Chili Peppers. Ya en "Soul Mover" y "Music for the Divine", había componentes funkies, pero es ahora cuando el funk se apodera de su música, consiguiendo que lo tilden como una de las mejores voces blancas dentro del Soul contemporáneo. Su forma actual de cantar, poco tiene que ver con la que demostrara en sus emblemáticas participaciones dentro de Deep Purple o Trapeze. De hecho mi último contacto con el cantante fue a través del acojonante “Fused” (junto a Iommi); donde llega a registros propios del Cornell de “Badmotorfinger”, o sea que os podéis imaginar el cambio radical que ha sufrido de un disco a otro.

Resumir la carrera de Hughes puede ser algo realmente complicado, ya que no solo fue líder de Deep Purple y Trapeze, sino que trabajó con una lista de músicos que tira para atrás: Tommy Bolin, Gary Moore, Pat Travers, George Lynch, John Norum, entre otros; así como con diferentes bandas: Whitesnake, Motley Crue, Night Ranger, Asia, etc. Conocido por ser una de las voces más emblemáticas dentro del Hard Rock de los últimos 40 años, no queda más que reverenciarse frente a tal polifacético personaje.

Pero centrémonos en esta, su primera cocina nuclear underground; colección de canciones que no pueden dejarte indiferente, mezclando el funk con el hard rock clásico, así como esas pinceladas de AOR que nunca abandonan a Hughes. El disco inicia con la genial “Crave”, una especie de “Vaseline” de Stone Temple Pilots pasada por el filtro sonoro de “Blood Sugar Sex Magic”, sumado a ese aporte especial que es la voz de Glenn. Ciertamente el sonido del disco puede recordar a tantas otras bandas y es quizá por ello, que hasta King´s X y Mindfunk regresan a mi mente desde el lejano final de los 80s.

A continuación el tema que da título al disco, con una línea provocativa de bajo y con un Hugues atravesando el alma de Zappa y bebiendo rico jugo del “Mother´s Milk” con cubitos de Parliament and Cia. Trepidante su hazaña y que bonito le queda el anillo, joder. “Satellite” es suave, sexy, intima y acaricia tus oídos con toques de Soul y coros realmente hermosos. “Love Comnunion” nos abraza con una encantadora sección de viento, aunque sin abusar de ella, funky-soul del bueno que da paso a “We Shall be Free”, un tema muy Motown, muy de raíz negra pero con una base rítmica mas que contundente. En “Never Say Never” y “Oil and Water” (donde Hughes aúlla de nuevo) se recupera la contundencia rockera más propia del artista, con temas simplemente correctos. La semi-balada “Too Late too Save the World” desentona dentro del disco con un toque ñoño realmente desconcertante, que se anima en la mitad del tema, pero con un resultado realmente irregular. El tema que cierra el disco no hace más que confirmar que el enfoque funk del disco se diluye a lo largo del mismo, sintiendo uno como que se queda a medias.

No está mal que Hugues experimente con la música que se le antoje pero al final queda decir que estos ejercicios artísticos no hacen más que engrosar una carrera donde parece que casi todo está dicho. El disco gustará a aquellos que están cansados del rock convencional, aunque quizá los fans del artista se sientan un poco fuera de lugar.


Lo Mejor: Los temas mas funkies

Lo Peor: Los temas lentos que descuadran el conjunto
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre