indie rock / folk rock / indie / alternative rock / art rock / alternative country
 Murder By Death
Bitter Drink, Bitter Moon
ZONA-ZERO
80
2 VOTOS
82
+
Murder By Death Bitter Drink, Bitter Moon
Publicación:
Septiembre 2012
Sello:
Bloodshot Records
Productor:
John Congleton
Género:
pop-rock
Estilos:
indie rock, folk rock

Tracklist

  • 01. My Hill
  • 02. Lost River
  • 03. Straight At The Sun
  • 04. No Oath, No Spell
  • 05. I Came Around
  • 06. Hard World
  • 07. Ramblin'
  • 08. Queen Mab
  • 09. Go To The Light
  • 10. Ghost Fields
  • 11. Ditch Lilly
  • 12. The Curse Of Elkhart
  • 13. Oh To Be An Animal

Miembros

  • Adam Turla: voz, guitarra, teclados
  • Matt Armstrong: bajo
  • Sarah Balliet: chelo, teclados
  • Dagan Thogerson: batería, percusión
  • Scott Brackett: teclados, acordeón, coros

Análisis

por el 24 Sep 2012
2253 lecturas
Murder By Death es para el que escribe una de estas joyas que tiene guardado el rock contemporáneo. No lo digo en el sentido de ser una promesa, ya llevan media docena de discos, sinó que es una banda que apenas transciende aunque tenga potencial para llegar un poco más lejos. Su propuesta condensa el espíritu genuino de la música americana de raíces y para hacerlo sonar con el toque de modernidad propio una banda del siglo XXI. Si se pasasen al cine serian unos Tarantino a los que casi nadie les hace puñetero caso. Han conseguido hacerse con un pequeño espacio en el mundo del rock alternativo americano, pero sin llegar a encontrar una escena en la que encajar, siendo demasiado folkies para el rock más convencional y demasiado rock para el folk americano. Pero poco importa porque Murder by Death es uno de estos grupos que no aún no han sacado disco malo, y si bien para mi su mejor disco sigue siendo “In Bocca al Lupo”, un trabajo como “Bitter Drink Bitter Moon” no desentona para nada con el nivel de calidad de sus obras. En cierto sentido es un trabajo opuesto al su anterior “Good Morning, Magpie”, que destacaba por su aire rústico y una producción directa y áspera. Este goza de un sonido mucho más espacioso y sutil. Eso si, coincide con el anterior en que, en lineas generales, ambos son trabajos más sosegados que sus grabaciones previas.

El disco se abre con “My Hill”, una canción corta, de guitarra simple con un aire folk oscuro que pone los pelos como escarpias. Después de este tema introductorio, el disco empieza a arrancar disimuladamente con una “Lost River” de sonidos bucólicos campestres donde pueden llegar a recordar a grupos como Fleet Foxes o Arcade Fire. “Straight at the Sun” es un tema cinematográfico donde se muestran algo más intensos, con un ritmo constante e imparable propio de un tren de western que se termina clavando en el cerebro. “No Oath, No Spell” en cambio, es la típica canción lenta de Murder By Death: un tema con aire a clásico donde brillan los arreglos de piano y el cello de Sara Balliet acompañando la voz grave de un Adam Turla. que, como suele, vuelve a estar espectacular. Es uno de los pocos líderes que me vienen en mente capaces de transmitir que, bajo la canción que entona, hay una história real, o, como mínimo, unos sentimientos reales, que merecen ser contados y de los que podemos aprender. Canciones como “I Came Around”, con su espíritu a taberna irlandesa, o “Hard World” con ese estribillo que pide a gritos ser aullado encima de un escenario y coreado por el público, siguen transmitiendo esta calidez especial sello de identidad de Turla en un contexto más mucho animado. La melancólica “Ditch Lilly” da paso a otro dúo de canciones movidas y directas, como el rodeo sobrenatural de “The Curse of Elkhart” o esa “Rambli'n” que podría haberse compuesto fácilmente hace 50 años para hacer bailar a rubias i tios con tupé en un diner satánico entre hot dogs, brownies y coleslaws.

La parte final del disco está compuesta por temas más lentos y hace que el trabajo, en lineas generales, pierda un poco de fuelle. Aún así, detrás de la instrumental “Queen Mab” se encuentra una de las joyas del disco, la vampírica “Go to the light”, una canción enorme para ser escuchada a la orilla de un lago en una noche despejada de luna llena, con unos arreglos de trompeta equidistantes entre el espíritu mariachi y el de un paso de semana santa. Hubiese sido un cierre del disco fantástico, pero a Murder by Death les gusta poner un toque de luz a sus finales y en esta ocasión han optado por una “Ghost Fields” que, sin ser mala, cierra el disco sin pena ni gloria. Lo hace tras una “Oh, To Be An Animal” que destila una tristeza elegante que ya la querría para sí Cristiano Ronaldo.

Bitter Drink Bitter Moon” es, en resumen, otro disco notable de Murder By Death, con canciones que si bien no entran a la primera, van impregnando poco a poco. Aunque la entrada pueda resultar algo lenta y el final se alargue demasiado por disponer canciones de bajas revoluciones de forma muy consecutiva. Con unas pocas escuchas se puede encontrar fácilmente el buen gusto con el que se ha hecho el disco, que por cierto viene de perlas para ser la banda sonora del otoño. No será lo mejor del año, pero no anda lejos tampoco. Grandes.


Lo Mejor: Ver que Murder by Death son capaces de reinventar su sonido sin perder ni pizca de esencia ni identidad

Lo Peor: El orden de las canciones podria ser mejor porque el disco termina haciendose largo
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

  • 84 Muy Bueno
    USER_AVATAR
    rearviewmirror
    Muy buen disco. Para mi un par de peldaños por encima del anterior. Tiene una discografía exquisita estos tios. Deberían ser más reivindicados.
 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre