Pygmalion
ZONA-ZERO
85
4 VOTOS
80
+
Numero Pygmalion
Publicación:
Febrero 2007
Sello:
Bcore
Productor:
Santi García, Xavi Navarro
Género:
pop-rock

Tracklist

  • 01. Serendipity
  • 02. Retry
  • 03. Pygmalion
  • 04. Shyness
  • 05. Chihiro
  • 06. Me Vs Me
  • 07. Perfect Square
  • 08. Life Feeders
  • 09. Face To Face
  • 10. The Pyramid

Análisis

por el 27 Feb 2007
1357 lecturas
En la mitología griega, Pygmalion fue un escultor que, tras la búsqueda infructuosa de una mujer con la que desposarse, esculpió la estatua de una joven, a la que llamó Galatea, tan perfecta y tan hermosa que se enamoró de ella perdidamente. Una estatua a la que Afrodita dio vida, transformándola en una mujer real. Una historia imperecedera cuya moraleja no es otra que la de mantener, creer y luchar por las ilusiones que nos rodean (amor, trabajo, etc...), ya que así, éstas se verán cumplidas tarde o temprano.

Una parábola que recoge a la perfección la historia de un grupo que, tras muchos cambios de formación y mucho sacrificio y entrega a sus espaldas, nos ofrece su álbum de debut, “Pygmalion” (Bcore’06), producido por Santi Garcia y Xavi Navarro en los estudios Ultramarinos Costa Brava. Un trabajo que hereda las mejores formas de la primera generación postrock de este país (A Room With A View, Lisabö, Maine) y que, junto a la clara influencia de grupos como Engine Down, Reuben o los Sunny Day Real Estate más aguerridos, nos muestra a una banda excelente en cortes como la post-hardcore “Me Vs Me”, la instrumental “Chihiro” o la homónima “Pygmalion”, que evoca a los últimos Hedtrip.

Además, las diez canciones que conforman el primer disco del cuarteto madrileño rezuman una melancolía propia del ex-grupo de Jeremy Egnik y que incluso nos llega a recordar a los últimos Incubus en canciones como “Perfect Square” (atentos a esa interesante combinación de voz y bajo). Diez canciones en justo equilibrio y perfectamente cohesionadas que dan pie a un trabajo que cuenta por igual con temas mucho rápidos, véase el caso de “Face to Face” o “Me vs Me” (quizás la mejor canción del álbum), y otros mucho más calmados como “The Pyramid” o “Lite Feeders”.

En definitiva, un disco sorprendente, no sólo por su calidad sino por su inesperada emotividad, que hacen de este cuarteto un grupo muy a tener en cuenta en este 2007.


Lo Mejor: Su coherencia y su emotividad, capaz de lograr con tan sólo diez canciones lo que muchos han intentado con varios discos.

Lo Peor: Que no se quede sólo en un gran álbum de debut y que su siguiente trabajo supere a éste.
 


COMENTARIOS

1 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre