heavy metal / industrial metal / alternative metal / groove metal
 Rob Zombie
The Electric Warlock Acid Witch Satanic Orgy Celebration Dispenser
ZONA-ZERO
65
3 VOTOS
44
+
Rob Zombie The Electric Warlock Acid Witch Satanic Orgy Celebration Dispenser
Publicación:
Abril 2016
Sello:
Productor:
Género:
metal

MEDIA

Tracklist

  • 01. The Last of the Demons Defeated
  • 02. Satanic Cyanide! The Killer Rocks On!
  • 03. The Life and Times of a Teenage Rock God
  • 04. Well, Everybody's Fucking in a U.F.O
  • 05. A Hearse Overturns with the Coffin Bursting Open
  • 06. The Hideous Exhibitions of a Dedicated Gore Whore
  • 07. Medication for the Melancholy
  • 08. In the Age of the Consecrated Vampire We All Get High
  • 09. Super-Doom-Hex-Gloom Part One
  • 10. In the Bone Pile
  • 11. Get Your Boots On! That's the End of Rock and Roll
  • 12. Wurdalak

Análisis

por el 12 May 2016
695 lecturas
Más de uno no lo podrá creer, pero ya hace 21 años de “Astro Creep 2000”, el último y a la vez eterno trabajo de White Zombie, con un sonido propio en una época de gran eclosión musical del industrial con otros estilos, como en este caso el rock más sureño, por llamarlo de alguna manera.

Y es que desde entonces la vida de Rob Zombie ha dado muchas vueltas, sobre todo en lo que concierne a su carrera profesional como director, que empezó en 2003. El caso es que él, en el apartado musical, no ha dejado de editar discos en solitario, lo cual no debería sorprender mucho (él era también el creador principal en White Zombie) si no fuera porque en todos sus lanzamientos no aparenta mostrar el más mínimo ápice por editar algo rompedor o mínimamente especial. Su música parece más un hobbie con el que componer sentado en el porche en sus ratos libres, hasta que llegue la grabación de una nueva película.

De todas formas, el resultado podría ser peor, para qué engañarnos. Una escasa media hora le basta a Rob para meternos su groove hasta las orejas, y esta vez lo adereza de electrónica bastante salteada, sin llegar a ser nunca protagonista pues lo son riffs, como el del primer y mejor tema del disco, “The Last Of The Demons Defeated”, con ese “Electric warlock, acid witch” con el que la voz de Rob entra en un bucle enfermizo. Y es que aquí, cuando la deriva de la canción toma el camino dañino del rock y no se queda solo en un simple estribillo, es cuando nos lo pasamos bien. Por ejemplo, el gancho “The Life And Times Of A Teenage Rock God” sonaría de vicio con la mala leche del extinto grupo de “More Human Than Human”, pero no acaba de asestar un golpe certero. Cosa que sí consigue, por ejemplo, “Well, Everybody’s Fucking In A U.F.O.”, una vez más el artista y su mundo unidos en un tema de manera muy gráfica (y auditiva: riffs muy asesinos, chulería sureña, etc.).

Parte del ritmo en la parte intermedia del álbum lo llevan los teclados y los samples, y como antes decíamos, todo ello funciona cuando sobrepasa los límites de la prueba y el ensayo. Es ahí cuando notamos que el esfuerzo de Rob va algo más allá que el de un simple ocio, como en la acertada “Meditation For Melancholy”, que podría ser mucho más de estar en un proyecto más planificado.

A estas alturas nos basta con que “The Electric Warlock Acid Witch…” mantenga el nivel, y lo hace como mejor sabe, acercándose lo máximo posible a épocas más antiguas, donde su música sonaba fresca como una rosa. Tanto “In The Bone Pile” como “Get Your Boots On! That’s The End Of Rock And Roll” son temas de manual de instrucciones sobre cómo tocar el rock industrial de Rob Zombie.

En definitiva, el dispensador de orgías de sangre, momentos psicodélicos y calabazas de Halloween que ha editado Rob Zombie se parece mucho a lo que nos gustaría escuchar de él, pero sin su famoso e histórico grupo la leyenda no sigue creciendo como podría hacerlo.


Lo Mejor: El talento que siempre ha tenido y la locura de su mundo interior.

Lo Peor: No existe esfuerzo alguno por sacar un discazo, o es que simplemente le vale con esto.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre