progressive metal / hard rock

Royal Hunt

Collision Course: Paradox II
ZONA-ZERO
78
1 VOTO
78
+
Royal Hunt Collision Course: Paradox II
Publicación:
Marzo 2008
Sello:
Frontiers Records
Productor:
André Andersen
Género:
metal
Estilos:
progressive metal

Tracklist

  • 01. Principles of Paradox
  • 02. The First Rock
  • 03. Exit Wound
  • 04. Divide and Reign
  • 05. High Noon at the Battlefield
  • 06. The Clan
  • 07. Blood In Blood Out
  • 08. Tears of the Sun
  • 09. Hostile Breed
  • 10. Chaos A.C.

Miembros

  • Mark Boals: voz
  • André Andersen: teclados, guitarra
  • Marcus Jidell: guitarra
  • Allan Sørensen: batería
  • Per Schelander: bajo

Análisis

por el 08 Oct 2008
725 lecturas
Cuando me enteré que Royal Hunt había sacado “Collision Course” me entró un cierto resquemor en el cuerpo. No es que estos daneses fueran uno de mis grupos predilectos, pero sí les he etiquetado siempre como uno de los mejores grupos de power progresivo, o por lo menos de los menos cansinos, en buena parte, por D.C. Cooper, sin duda una de las mejores voces del mundo del metal y hard rock clásico y por “Paradox”, uno de los mejores discos del género. Este disco no sólo no cuenta con Mr. Cooper, sino que además es la segunda parte de aquel mítico disco y, así de primeras y con ejemplos recientes, segundas partes nunca fueron buenas.

El álbum en sí es una especie de obra conceptual sobre la eterna lucha entre el mundo cristiano y el musulmán, con el evidente choque de culturas y portada a juego. Como álbum conceptual, el disco es una especie de todo. No sólo porque ninguna canción no sobresale por encima del resto, sino porque está diseñado para que la transición entre canción y canción sea prácticamente imperceptible. Ya desde el comienzo de este melódico disco nos quedan claras unas cuantas cosas. Ni vamos a echar de menos a D.C. Cooper, ni André Andersen, teclista, compositor y único miembro original de la banda, ha perdido el “toque”.

“Principles Of Paradox” empieza a asentar las bases de lo que será el motor de los 10 temas. Rock progresivo muy variado, con buenos y variados ambientes y ritmos y un gran trabajo en las voces, donde Mark Boals (Yngwie Malmsteen, Ted Nugent) hace un trabajo excelente, descubriendo así que su tono casa perfectamente con la música del grupo. Es cierto que a veces aparecen sus típicos agudos en escena, pero no resultan estridentes y son realmente comedidos. Acompañando a Mark tenemos unos más que acertados coros y acompañamientos femeninos en algunos temas (“Tears Of the Sun” sería el mejor ejemplo), que hacen que el trabajo vocal del álbum sea realmente sobresaliente. Además la banda cuenta con las colaboraciones de Doogie White (Rainbow,) Ian Parry (Elegy), Kenny Lubcke (Narita) y Henrik Brockmann (Evil Masquerade), lo que termina de redondear el trabajo vocal.

Los ambientes creados por la banda, altamente sinfónicos y cuidados, permiten a André Andersen mostrar toda su destreza y buen hacer, pero sin resultar cargantes. Apoyado en todo momento por unos grandísimos músicos, el teclista de origen ruso y pasaporte danés da una clase de maestría con las teclas, pero no evita que nos fijemos también en el gran trabajo de las guitarras de Marcus Jidell. Tanto limpias como con sencillos pero efectivos riffs o con trabajados solos que no te hacen cambiar de canción las guitarras desprenden una constante sensación de candidez.

A pesar de que tiene cosas buenas, y muchas, el disco tiene ciertas pegas que no terminan de hacer de él una obra superior, como puedan conseguir bandas como Symphony X o Kamelot. Se echa de menos algunas partes más rápidas en algunos temas, que en ciertos momentos se quedan como a medio gas, y, pese a la excelente producción, los clichés del género siguen ahí, sin moverse un ápice.

El gran trabajo de la banda es innegable, pero es este un estilo que no gana muchos adeptos a día de hoy y “Collision Course” no va a ser un ejemplo de lo contrario, eso si, aunque no aporte nada nuevo, no encandile a nadie salvo los entusiastas del género, ni atraiga a hordas de melenas a los estantes de las tiendas, puedo decir que han superado mis expectativas, así que, bienvenidos de nuevo, Royal Hunt.


Lo Mejor: La atmósfera, la técnica a los instrumentos y, sobre todo, el trabajo vocal.

Lo Peor: No aporta nada nuevo y puede resultar aburrido a los que no estén acostumbrados a este tipo de música.
 


COMENTARIOS

0 Comentarios

 

DISCOGRAFÍA

RockZone - Ya disponible el número de Septiembre