PELÍCULAS

por el 25 de Julio de 2012
La espera fue larga y demasiado dolorosa pero por fin el pasado viernes 20 de julio se estrenaba una de las peliculas más esperadas del último lustro, y no solo eso, sino que también el cierre de la segunda trilogía más importante de este siglo y la obra cumbre de las peliculas de súper héroes.

La resaca ha sido dura, pero ahora, por fin, podemos ver la verdadera magnitud de la obra de Christopher Nolan.
Tras 7 años, 3 películas y 456 minutos la sensaci&ón final para el aficionado del cine es de victoria por goleada. La trilogía de El Caballero Oscuro se ha desmarcado como un éxito rotundo en tiempos de crisis, y aunque no ha sido unánime, ha elevado esta obra por encima del propio personaje de cómic del que parte, o más bien, lo ha subido a otro nivel, a ese en el que solo estaban Superman y Christopher Reeve. El nivel de los iconos del cine.

¿Y quien es el icono de este nuevo Batman? Pues sorprendentemente en un "genero" tan personalista e iconográfico como el de los súper héroes, el verdadero héroe de esta obra se encuentra detrás de las cámaras. Y es que hablar de El Caballero Oscuro es hablar de Christopher Nolan. Un director del que veremos (si no lo estamos viendo ya) abusar de su nombre en cualquier cartel publicitario que se precie. "Dirigido por...", "Producido por...", "Del creador de...", o simplemente un "Nolan nos dijo que el guión le gustaba y nos guiño el ojo", todo valdrá para relacionarse con el nuevo rey Midas de Hollywood.

Lo bueno de Nolan es que es fácil escribir sobre él, es un tío tan fiel a si mismo que todo lo que hace tiene su relativa lógica dentro de su cine. Lo difícil es tener una opinión alejada de la confrontación que causan sus elecciones. Por que no hay que olvidar que aún sin tener un estilo visual propio, ni una dirección artística continuada, Nolan es un director muy singular, una virtud de doble filo pues a sus detractores no les faltan razones para lanzarle dardos. Lo que si no acabo de entender desde la neutralidad, es como al menos hay ciertos sectores sin un atisbo de optimismo hacía este director. En un momento en el que las súper producciones son planas y ordinarias los únicos que le dan aire fresco al asunto son Christopher Nolan y Peter Jackson. Y curiosamente sus cierres de trilogía son criticados por lo mismo, por ser más y mejor (en parte) de lo que ya presentaron con anterioridad ¿Y que mejor prueba que esta para ver la lealtad a su propia obra? Al menos a mí, me encanta ver como estos dos genios hacen y deshacen con el beneplácito de la Warner, Universal o la MGM de turno. Y lo mejor de todo, los números les avalan.



Eso sí, a toro pasado puede parecer ventajista todo esto. Nolan empezó bien, a secas, con Batman Begins, y solo el pelotazo de The Dark Knight ha justificado una tercera parte tan descomunal en tantos sentidos. Las claves para entender el éxito y la evolución del producto final de la trilogía se pueden enumerar fácilmente: Franja de público entre 15 y 35 años, optar por el realismo, la humanidad de los personajes, la sobriedad, el Joker, Hans Zimmer, publicidad viral y varios tics muy poco comerciales. Todo esto explica que por ejemplo Catwoman no tenga ni una sola referencia felina, que Bane no posea una fuerza biológicamente alterada o que por ejemplo TDK no tenga un final feliz.

Pero tener éxito no es lo mismo que conseguir calidad, y es en este punto, en el de la calidad, donde Nolan ha usado como nunca y de forma progresiva su mayor virtud como director, convertir todos sus errores en aciertos. O dicho de otra manera, excusar sus fallos con destreza. Y como ya he dicho anteriormente, Nolan es tan fiel a si mismo que abusa demasiado de esto, convirtiendo su mayor virtud en su mayor defecto.

Demasiadas cosas que hace Christopher Nolan pueden ser cuestionadas y se le pueden dar la vuelta, es por eso que acumula tantos críticos detrás suyo. Y a esta gente razones para crear discordia no les falta, lo que les falta quizás, son ganas de ver a que aciertos llevan los errores de Nolan.



Dejémonos de "mamandurrias" y vayamos al meollo, ¿estamos hablando de una trilogía bien hilvanada?, ¿Estas tres películas ganan en su conjunto?

2005, Batman Begins. 150 millones de dólares y el villano como tal solo "existe" en los últimos 25 minutos ¿Acierto o fallo?

De primeras es un fallo considerable, si uno coge "Batman Begins" y la descontextualiza, es una película realmente floja en su segunda mitad, Raás al Ghul es un villano con poca carisma y personalidad, y la liga de las sombras es una sociedad muy difuminada como para dejarla abandonada durante todo el nudo de la trama y después darle tanta importancia en su conclusión, además el espantapájaros no es capaz de aguantar el chaparrón.

Pero de segundas es un acierto, por que permite subrayar mucho mejor esos 40 minutos iniciales, que son simplemente fenomenales. Puedes recrearte en la creación de Batman, sin prisas y sin incoherencias morales.

Por desgracia, no creo que nadie considere muy loable mucho del metraje de Batman Begins, esa segunda mitad no sirve para enriquecer el conjunto y tampoco contiene ni de lejos las mejores secuencias de Batman.


2008, The Dark Knight, 180 millones para hacer una película hecha a espaldas de Batman Begins.

Otra vez el dilema nos asalta. Uno ve TDK y en lo último que piensa es en los acontecimientos de Batman Begins, incluso nos resbala que Katie Holmes ni aparezca, con tal de seguir viendo la nueva trastada del Joker somos felices. No repite ni villano, ni chica ni la Bat Cueva.

Así pues, si Batman Begins lo único interesante que tenía era la creación de Batman, y en TDK consiguen ser totalmente autónomos a esa película ¿en que situación queda Batman Begins? La situación es que la primera película de la trilogía aporta muy poco y ni siquiera sirve para ensalzar las siguiente, por que en TDK ni se la menciona y en TDKRises, curiosamente, sus peores puntos provienen de la herencia con la primera.

Esto claro está, parece un fallo gordísimo, pero todo esto a la vez es el principal factor para el éxito rotundo de TDK. Una película casi independiente de las otras dos, con una estructura adecuada, bien hilada, un final perfecto y un "continuará" que te deja totalmente satisfecho. Muy alejado de la "nueva" moda creada por Lost de dejar un suspense final exagerado, cosa muy tramposa por que las expectativas nunca se cumplen.

Incluso el Joker, y la mediática muerte de Heath Ledger ayudan a que TDK sea un oasis autónomo que no le pide cuentas a nadie. Pues el gran gancho de la película, su villano, no tendría continuidad en la secuela.

Al menos yo soy de los que piensa que Nolan no tiene suficiente poder dentro de la Warner como para no incorporar de nuevo al Joker en TDKRises. Y si de algo estoy convencido es que el cierre de trilogía hubiese sido peor con el Joker andando por allí.



2012, The Dark Knight Rises, 250 millones y la palabra "Joker" no aparece ni una sola vez en más de dos horas y media.

Nolan no es tonto, y si alguien tenáa dudas con este dato las ha despejado ya. El nombre de Rachel, Harvey Dent o Raás Al Ghul salen todas las veces que quieras, pero del Joker ni siquiera una mención ¡Incluso se cita a la familia de Jim Gordon antes que al payaso!

Y no es que Nolan renuncie del personaje de Heath Ledger, sino que no quiere ni un atisbo de nostalgia con TDK. TDKRises es una película que mantiene un equilibrio milimétrico entre el producto integrado en una saga y la obra independiente de otras películas.

Por desgracia todo lo bueno que coge del desenlace de Dos Caras, lo destroza con las referencias a la Liga de las sombras. La cúspide de todo esto es cuando Bane cede el protagonismo a Talia y por muy poco toda la película se va al traste.

Los guiones de las tres películas tienen alguna que otra peculiaridad que los une, lo primordial es que las tres se pueden resumir en una frase, "Batman no es un verdugo", "Batman no es un héroe", "Batman ya no puede existir". Además, hay ciertas frases muy recurrentes, como "O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en un villano" o "¿Por qué nos caemos? para aprender a levantarnos". Son coletillas que ayudan mucho a la iconografía de Batman, a sus valores, son ideas que de una manera u otra tienes en mente cuando ves cualquiera de las tres películas.

Mi conclusión en todo este aspecto es que la trilogía como obra compacta tiene muchos altibajos, carece de una planificación inicial (y si la hay, no lo parece), con un inicio que visto con el tiempo es decepcionante y aburrido, un nudo espectacular pero que gana enteros alejado de las otras dos películas, y un desenlace demoledor que tiene que fluctuar demasiadas veces entre la nostalgia y la novedad para ser mejor película.

Para mí está claro que la mejor película de la trilogía es TDKRises, pero quizás no sea el mejor film de Batman hecho por Nolan, espero que se entienda la contradicción.



No solo de continuidad en las tramas vive la dualidad de Nolan con sus aciertos y errores. La fotografía por ejemplo no se escapa de estos detalles.

La evolución de la gama cromática en las tres películas es muy evidente, primero un color cobre, después un azul oscuro y al final un blanco sucio. La tres películas tienen nula coincidencia en este aspecto y esto puede ayudar a no conseguir verlas de manera conjunta, como un todo. Pero lo que Nolan ha hecho con la fotografía va más allá.

El cobre de Batman Begins es totalmente crepuscular, marcando el inicio del personaje, la suciedad, los graffitis, una ciudad de Gotham sumada en el caos y la depresión. El humo muy importante, omnipresente casi, muy ligado visualmente al atentado que quiere hacer la Liga de las Sombras.

El azul oscuro en The Dark Knight, muy muy oscuro. La oscuridad inunda la película, y no es solo que Batman se desenvuelva mejor en ella, es que es una de las premisas de la película, como diría Harvey Dent "la noche es más oscura antes del amanecer".

Para acabar, la elección del blanco en The Dark Knight Rises. Quizás lo más esperado fuera un rojo purificador, pero es que el blanco y la iluminación diurna tienen una lógica aplastante. Batman no se deja ver a la luz del día, casi nunca, permitir eso significa que él ya no tiene nada que perder. Batman bajo el sol significa todo o nada. La nieve no es un elemento climatológico, es una metáfora, en realidad son cenizas. Gotham arde y cuando solo queden cenizas Bane y Talia habrán consumado su venganza.

El otro gran apartado técnico a revisar es el montaje, y desgraciadamente las 3 últimas películas de Nolan han estado marcadas por un gran debate en este aspecto.

Así, resumiendo, el montaje es apresurado, se pisa constantemente y ni siquiera deja reposo en las escenas más dramáticas. Las escenas de acción, sobretodo en TDK, confusas y poco elegantes, aunque con una mejora notable (la verdad es que es muy bestia) en TDKRises. Eso sí, con Origen de por medio se entiende. Una de las muestras de que Christopher Nolan mejora en algunos aspectos con los años.

¿Por qué montar de esta manera? No seré yo el defensor de corte de plano epiléptico, ni seré el detractor del montaje paralelo ni de los guiones rebuscados. Si, lo que quiero decir es que el montaje de Nolan esta totalmente subyugado a sus guiones. Origen era el camino a seguir, con sus fallitos. TDKRises fue el mejor ejercicio hasta la fecha de Nolan en este aspecto, y TDK desgraciadamente, tuvo un montaje producto de una gran ambición.

La ecuación es simple, cuantos más personajes más problemas en el montaje, y a cuantos más personajes en diferentes espacios en el mismo tiempo... más dolores de cabeza. Esta es la gran razón por la que el clímax final de TDKRises funciona mejor que el clímax de TDK. Vayamos a esa secuencia que ejemplifica todo el montaje paralelo de Nolan, la del asalto al edificio del Joker:

En unos quince minutos hay cinco personajes con protagonismo (Dos caras, Jim Gordon, Batman y Lucius Fox) y siete espacios donde transcurre la acción ¡siete! (callejón con Harvey Dent y Ramirez, la casa de Jim Gordon, la azotea con los SWAT y Gordon, los dos barcos, la sección I+D de Lucius Fox y el edificio en obras). Si a esto le sumamos que en cada barco se le da protagonismo a dos personajes en concreto, que en el mismo edificio están los rehenes vestidos de payasos, los mafiosos vestidos de rehenes, los SWAT bajando de la azotea y batman liándose a mamporros con el sonar incorporado... pues la complejidad como podéis ver es altísima.

La secuencia no acaba de funcionar del todo, pero visto lo que se pretendía, para mí, es un éxito.

Las tres películas (Batman Begins mucho menos), tienen siempre esta correa en el montaje. Nolan no puede quitar el pie del acelerador, sus guiones no se lo permiten y estoy casi seguro que si se parara a descansar en alguna secuencia el ritmo de la película se resentiría.

Y con esto no quiero excusar varios fallos o malas planificaciones que si posee esta trilogía. El salto de Bruce Wayne para salir del pozo o Jim Gordon demoliendo las columnas del tranvía con el Batmóvil, mis cagadas favoritas.


Para acabar con este artículo (más superficial de lo que en realidad se merecen las películas) hay que hacer hincapié en el legado que supone esta trilogía. No ha existido ni existirá una revisión semejante de un súper héroe. Y no es por ser pedante, pero es que Batman no admite comparación con casi ningún otro personaje de cómic. Era el héroe ideal para el director idóneo. Dieron en el clavo. El caballero Oscuro no admite comparación con sus coetáneos, creará escuela pero nadie se le va a acercar. Y por desgracia, será el último gran acontecimiento del cine antes de que el 1 de Septiembre el apocalipsis se cierne sobre las salas de cine españolas.
  


COMENTARIOS

2 Comentarios

  • #2
    USER_AVATARel 1 de Agosto de 2012
    PUXI
    Del señor Snyder no me espero nada, y si encima le endiñas a Superman... Soy un bicho raro que odia profundamente su adaptación de Watchmen, y que además 300 en su segundo visionado me parece bastante aburrida. Este hombre no ha ganado a nadie y le dan unos proyectos de la ostia, sin más. (Bueno, ayer vi El amanecer de los Muertos y me divertí de lo lindo, otra vez)
  • #1
    USER_AVATARel 31 de Julio de 2012
    inquiline
    Lo de la subida del IVA va a ser un golpe increíble para el cine y la música, a ver como se las apañan ambas industrias para que no les afecte tanto como se le presupone.
    Yo creo que TDK es la mejor sin más, pero me encantan las otras dos y el hecho de que haya un debate alrededor de cual es superior.
    Por último, yo tengo muchas esperanzas puestas en Zach Snyder como director de blockbusters, a ver que hace con Superman, una franquicia que siempre me ha parecido algo coñazo, sobretodo la se Singer, que me parece infumable.


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate