PELÍCULAS

por el 10 de Diciembre de 2013
Dos niñas desaparecidas es solo la primera pesadilla que nos plantea Prisioneros, al fin y al cabo la película es un laberinto, donde en cada esquina nos espera un nuevo terror. Lo nuevo de Denis Villeneuve es una obra increíble, pero por encima de todo es cruel y sin miramientos. 

Dirección:
Denis Villeneuve
Guión:
Aaron Guzikowski
Reparto:
Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal, Paul Dano, Melissa Leo, Viola Davis, Terrence Howard, Maria Bello, David Dastmalchian 

Nota:
 90
De lo primero que hablaré sobre esta sensacional película es de  su mayor defecto. Vale, no es un defecto implícito en el film, pero allí esta. Prisioneros no te seduce, no te atrae, no te da razones para echarle un vistazo. Al menos para el público más casual, ya que cualquiera que sepa quien es Denis Villeneuve sabía que aquí se estaba cociendo algo gordo.

De Prisioneros no te seduce su trailer, que se apunta a la moda de mostrar varios giros del guión. No te seduce la premisa, que podría ser la de una película de secuestros de Antena 3 en un domingo tarde. Y para acabar no te seduce su cartel, muy frío y genérico. Pero sinceramente, da igual. Quiero remarcar esto, da igual la mala publicidad que se le ha dado a Prisioneros, la película esta muy por encima de su trailer (que sí, te chafa un giro, pero es insignificante viendo el torbellino de sorpresas que hay) y es ridículamente superior a su premisa inicial. 


Tres momentos, tres planos y tres personajes. Eso es lo que necesitas para ver que estas delante de algo diferente, sobrecogedor y malsano.  La presentación de los tres protagonistas es toda una declaración de intenciones. Y aunque pueda parecer un detalle pequeño, la primera vez que aparecen en pantalla es de espaldas. No les vemos el rostro, por que al fin de cuentas no sabemos que piensan, quienes son ni de donde vienen. Son volátiles, extremos e imprevisibles, nunca sabremos su próximo paso, son tres personajes con un contraste moral que intimida. El primero en aparecer es Keller Dover (Hugh Jackman), apuntando con un rifle a un pobre cervatillo, un acto cruel que se vuelve terriblemente conmovedor al escuchar a Keller recitar una oración y al ver que es algo entre padre e hijo, teóricamente este sujeto es la victima de la película. El segundo en salir es Loki (Jake Gyllenhaal), un hombre tatuado, perforado, rapado por los lados y vestido como un macarra, escucha una llamada y se levanta. En efecto, este tío es un detective, el teórico salvador. El último es Alex Jones (Paul Dano), también de espaldas con las manos alzadas, temblando y sollozando, su aspecto grotesco da más bien pena, estamos delante del teórico malo.

Estas son las reglas del juego, a partir de aquí todo vale. Para empezar una escala de valores tramposa y cabrona, que nos hace balancear entre lo justo y lo pragmático, lo demente y lo apremiante. A toda esta complejidad hay que añadir también el elenco de tramas secundarias, con sus respectivas almas en pena buscando respuestas, redención, venganza o todo a la vez.  Desde los padres perplejos al jefe de policía berbenero, pasando por hermanos en shock y madres sedadas. El cura con infulas de justiciero es la guinda del pastel. Todos ellos prisioneros, de sus actos o de los actos de los demás. De mientras el trío protagonista vaga de aquí allá, buscando la verdad, topando con ella e intentando cambiarla. Si, a veces Prisioneros abandona demasiado la trama principal, pero es que la trama principal no es nada sin toda la oscura sociedad que se plasma en la película.


Nos adentramos en territorio SPOILER

El guión es cojonudo, así de claro. Diálogos para el recuerdo, giros imprevisibles y un final que te deja con un nudo en la garganta. Aún así su mayor virtud recae en una capacidad para mutar varias veces, lo que empieza como una película de secuestros pasa a ser una historia sobre decisiones incorrectas y la delgada linea que separa los buenos de los malos. Luego esto se transforma en una trama policíaca de asesinos en serie y acaba en un thriller lleno de incógnitas y pistas ocultas que se mantienen en tu cabeza mucho tiempo después de acabar las letras de crédito. Todo funciona como un reloj, todo esta mezclado y enriquece el conjunto, quizás su único fallo es mantener ciertas incógnitas en base a planos muy cortos y confusos. Un pelín tramposo no lo niego, pero también veo allí la intención de no darnos más información que la que pueda tener Loki o Keller. Ejemplifico esto con la irrupción de Loki en la casa del imitador, un personaje del que no conocemos nada. La sensación y el shock son perfectos y muy fieles. Loki se pone nervioso y no sabe que narices esta viendo ni que le puede esperar en la próxima habitación, en la próxima caja que abra. Es una secuencia llena de congoja y terror, lo es por que es inesperado, no estas preparado para entrar en casa de un maníaco. Como este ejemplo, muchos más en Prisioneros

Pero hay un detalle que puede conmigo, hay una chispa de auténtica genialidad en el guión. Ya avanzada la película hay una sola razón por la que no atamos cabos. Si, al final podríamos decir "si es que era evidente!" ¿Si lo era por que no lo vimos?, pues no lo vimos por que verlo significaba justificar la tortura de Keller a Alex. Estamos tan ocupados convenciéndonos a nosotros mismos de lo incorrecto de los actos de Keller, que no tenemos tiempo ni fuerza para admitir que si, que quizás va en la dirección correcta. Para resolver todo el misterio antes de que se nos de la respuesta (y cuando digo mucho antes no me refiero a escasos 2 minutos de la resolución), hay que ser muy frío. Hay que ir con Keller al 100%. Lo jodido es que probablemente ni así sabríamos la verdad, solo el azar y los errores humanos consiguen salvar a las niñas. Es algo cruel. 


Muchas comparaciones con grandes thrillers se han hecho y muchas más se harán. Desde Mystic River, con la que comparte la dualidad moral y sobriedad (se nota muchísimo la mano de Joel Cox, montador de Eastwood), Seven y su crueldad y crudeza (y la omnipresente lluvia, por supuesto), Fargo (Por aquí anda su director de fotografía, el crack Roger Deakins) o Zodiac (guión con arritmias y el laberinto de pistas). Lo que hay que dejar claro que aún teniendo muchas similitudes con varias obras maestras Prisioneros va por libre y puede mirarle de tú a tú a cualquiera de ellas. No quiero acabar sin mencionar a Aaron Guzikowski, un desconocido que ha parido un guión crucial e irrepetible, a Jóhann Jóhannsson y su banda sonora con organillos diabólicos y voces guturales escondidas y como no a Denis Villeneuve, cuya dirección se merece muchos más halagos de los que podría darle en pocas lineas.

  


COMENTARIOS

5 Comentarios

  • #5
    USER_AVATARel 14 de Enero de 2014
    dinamita
    La mejor peli que he visto del 2013. Redonda.
  • #4
    USER_AVATARel 11 de Diciembre de 2013
    condemor
    Buena película,pero.. excesivamente larga
  • #3
    USER_AVATARel 10 de Diciembre de 2013
    Wirrak
    La verdad es que me ha dado ganas de verla.
  • #2
    USER_AVATARel 10 de Diciembre de 2013
    eraser-head
    peliculón. se rumorea que la siguiente de Villeneuve que se ha estrenado este año también no es igual de buena, will see...
  • #1
    USER_AVATARel 10 de Diciembre de 2013
    rucius
    Muy buena crítica Puxi, a la altura de semejante peliculón, jeje..


Debes estar registrado para poder publicar un comentario


Entra en tu cuenta o regístrate